Imprimir Republicar

Egresados

Para recomponer vínculos

Universidades emplean plataformas para reunir a exalumnos y seguir sus trayectorias en el mercado laboral

La Universidad de São Paulo (USP) pretende acercarse a sus egresados, y para ello viene promocionando el uso del portal Alumni USP (bit.ly/USPalum), una especie de red social donde sus graduados y posgraduados pueden incrementar su red de contactos académicos y profesionales, reencontrarse con colegas y tomar conocimiento de oportunidades laborales y de investigación, entre otras posibilidades. La USP está interesada en hacer uso de la plataforma para enterarse al respecto de las trayectorias de sus exalumnos en el mercado laboral y evaluar la eficiencia de sus estrategias educativas.

La plataforma comenzó a testearse en 2013. A fines de 2016 pasó a ser abierta para la totalidad de los graduados y posgraduados de la institución egresados a partir de la década de 1970. Actualmente cuenta con alrededor de 21 mil exalumnos registrados, el 7% de los 286.901 estudiantes registrados que egresaron de carreras de grado y del posgrado (máster y doctorado) en la universidad, durante las últimas cinco décadas.

La mayoría tienen ahora entre 35 y 55 años de edad. La Escuela Politécnica (Poli) y la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias Humanas (FFLCH) son las unidades con más usuarios activos: 2.967 y 2.936 exalumnos, respectivamente. “Son cifras someras aún”, reconoce la odontóloga Marina Helena Gallottini, de la Facultad de Odontología de la USP y coordinadora de la oficina Alumni USP, responsable de la plataforma. “Alrededor del 40% de los usuarios vuelven a acceder al portal luego de registrarse”. La meta, según ella, es duplicar el número de participantes para el primer semestre de 2018 y promover un uso más asiduo de la red.

“Nuestra meta es mantener un canal de comunicación actualizado con nuestros egresados, haciendo de ello una herramienta de gestión que nos permita perfeccionar la formación de los alumnos actuales”, explica Gallottini. “Podremos utilizar esta iniciativa para identificar los puntos débiles de la capacitación que ofrece la universidad en relación con las exigencias del mercado laboral”. Ella explica que, tanto docentes como investigadores también podrán hacer uso de las informaciones de los perfiles de los exdiscentes que figuran en la plataforma para rendir cuentas al respecto de proyectos concedidos por agencias de fomento. La idea es que la información sobre la situación de los exalumnos en la academia o en el mercado laboral sirva para demostrar cuál fue el impacto de la inversión de las agencias en la formación de esos profesionales en la época en que eran estudiantes becados o participaban en proyectos de investigación.

El portal Alumni USP surgió a partir del iMinerva, una red creada en 2010 por el ingeniero informático Etienne Cartolano y el ingeniero electricista Fernando Josepetti Fonseca, miembro de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Poli. El objetivo era reunir a los estudiantes de ingeniería de diversas facultades públicas que participaron en intercambios internacionales durante su carrera. Poco más de dos años después de su creación, el IMinerva aglutinaba a unos 3 mil exalumnos. “Cuando el superintendente en ese entonces de la Superintendencia de Tecnología de la Información [STI] de la universidad, João Eduardo Ferreira, del Instituto de Matemática y Estadística de la USP supo de esa experiencia exitosa de la plataforma en la Poli, se mostró interesado en debatir cómo podría ampliarse esa herramienta para toda la universidad”, relata Fonseca, uno de los miembros del equipo responsable de la administración del portal. Junto a otros alumnos, ellos elaboraron una propuesta y la elevaron a la rectoría de la USP, que se interesó por la idea.

Queremos usar la plataforma para evaluar nuestras estrategias educativas, dice Marina Gallottini, coordinadora de la oficina Alumni USP

La empresa encargada del desarrollo del software de Alumni USP es iAlumni, una startup fundada por exalumnos de la Poli, entre los que figura Cartolano. La empresa está incubada en la STI, donde recibe ayuda para su desarrollo. “Estamos manteniendo conversaciones con inversores y trabajando en un plan de negocios para que otras universidades del país puedan utilizar el software que emplea el Alumni USP”, dice Cartolano.

Para incrementar la adhesión de los antiguos estudiantes, los investigadores realizan campañas publicitarias en las redes sociales y en medios de comunicación de la propia universidad. La idea es difundir los beneficios que ofrece la plataforma. Hoy en día, el egresado que se registra en el Alumni USP puede disponer automáticamente de un e-mail USP, y pasa a tener acceso al archivo digital en el Sistema Integrado de Bibliotecas, incluyendo al Portal de Periódicos de la Coordinación de Perfeccionamiento del Personal de Nivel Superior (Capes).

Esto puede ser importante para aquellos exalumnos que hoy trabajan en otras instituciones educativas y de investigación de Brasil y del exterior que perdieron el derecho al acceso a los archivos, resalta Fabiana Martins, docente de la carrera de grado y del posgrado en odontología de la Universidad de Santo Amaro, en São Paulo.

Ella obtuvo su doctorado en la Facultad de Odontología de la USP en 2013 y, desde 2016, está registrada en el Alumni USP. “Utilizo la plataforma para acceder al archivo digital de periódicos en el Sistema Integrado de Bibliotecas y enriquecer mi red de contactos”, dice. Ella hace hincapié en que el portal puede ser útil para estudiantes de otros estados y países. “Hace poco me contacté con un colega colombiano de mis tiempos del doctorado por medio del Alumni USP y estamos en tratativas por la posibilidad de cooperar en un proyecto de investigación”, comenta.

Otra de las posibilidades radica en establecer contacto entre recién graduados y profesionales experimentados en el mercado laboral, según el perfil y los intereses de cada uno. El cruce de los datos se basa en la información proporcionada por los propios usuarios, que pueden sincronizar su perfil en el Alumni USP con su página en la red profesional LinkedIn. “A partir de eso, el portal también se propone como una especie de vidriera de oportunidades, con anuncios de vacantes de empleo y colaboraciones de negocio y de investigación publicadas por los exalumnos”, explica Fernando Fonseca.

El vínculo entre universidades y sus exalumnos poco a poco empieza a ser valorado en Brasil

Según la abogada Maria Paula Dallari Bucci, de la Facultad de derecho de la USP, en el futuro, la plataforma podría convertirse en un elemento informativo del sistema de evaluación de la universidad con base en los datos que hacen referencia a la tasa de inserción de sus alumnos en el mercado laboral. “Además, la plataforma me parece prometedora, porque les permite a los alumnos que recientemente finalizaron el posgrado mantenerse vinculados con la universidad”, subraya. “Esto podrá ayudar a promover o facilitar la continuidad de las investigaciones que desarrollaron durante la carrera”, dice Dallari Bucci, que fue miembro de la comisión encargada de proponer el nuevo sistema de evaluación de la USP, en 2016.

El concepto de egresado está bastante difundido en las instituciones educativas del exterior, especialmente en Inglaterra y en Estados Unidos, en universidades tales como Oxford y Harvard, por ejemplo. En esos países, es común que las instituciones cuenten con apoyo financiero de antiguos alumnos que se destacaron en sus trayectorias académicas y profesionales. Aparte, los egresados elijen mantener los vínculos con las universidades a causa del prestigio que ellas conservan en la sociedad y en el mercado laboral, apuntalando una identidad que los diferencia. En Brasil, poco a poco se está empezando a valorar más ese vínculo.

Las asociaciones o comunidades de exalumnos, especialmente en las instituciones educativas públicas, son las formas más conocidas de vínculo entre egresados de una universidad. Sin embargo, en ocasiones, esas entidades se encuentran circunscriptas a algunos departamentos. Ese es el caso de la asociación de antiguos alumnos de las facultades de Medicina y de Derecho de la USP. Esas iniciativas surgen por decisión de los propios discentes, que las administran voluntariamente.

La USP no es la primera que creó una red para congregar a sus exalumnos. Otras instituciones educativas también cuentan con plataformas de ese estilo. Ese es el caso de la Fundación Getulio Vargas (FGV), cuya plataforma Alumni Eaesp ofrece una suscripción vitalicia que concede acceso libre a sus dependencias, a los servicios de la biblioteca y anuncio de vacantes en el centro de carreras, más allá de descuentos en libros y cursos. Otra institución que intenta aproximarse a sus egresados es la Universidad de Campinas (Unicamp), que en 2011 lanzó la Rede Alumni Unicamp. No obstante, el proyecto no prosperó. La universidad aduce que hubo problemas en torno al mantenimiento del software de la plataforma que hicieron inviable la continuidad de la iniciativa. La Unicamp pretende retomar ese proyecto en 2018, aunque no hay una fecha prevista para el lanzamiento.

Desde el final de 2014, la Universidade Estadual Paulista (Unesp) dispone de una plataforma de ese tipo, el Portal Sempre Unesp, fruto de un proyecto desarrollado por la Prorrectoría de Grado. “La idea surgió al comprobarse que la Unesp forma profesionales en diversas áreas del conocimiento, insertos en diferentes contextos, y que muchas veces, debido a la actividad cotidiana, pierden contacto con la universidad”, dice Marcelo Hashimoto, director de la División Técnica Académica de la Facultad de Ciencias de la Unesp, en el campus de Bauru, y uno de los responsables de la administración de la red. Él afirma que el mantenimiento del vínculo ayuda a la institución a evaluar sus planes de estudios a partir de la experiencia de sus egresados en el mercado laboral. “La participación de ellos en proyectos institucionales también puede ser enriquecedora”.

La plataforma de la Unesp cuenta con casi 10 mil egresados registrados, de un total de algo más de 50 mil graduados. Al inscribirse en el portal, los usuarios ingresan automáticamente en un banco de pasantías y empleos que está a cargo de la universidad, además de disponer de descuentos en la librería de la Editorial Unesp y en cursos presenciales y a distancia que ofrece la institución. “Para la universidad”, dice Hashimoto, “es bueno contar con un retorno y saber cómo fue el desarrollo profesional de sus exalumnos luego de su graduación. Eso sirve para evaluar el proceso de capacitación de los estudiantes”.

Republicar