Imprimir Republicar

Medio Ambiente

Menos ozono sobre los trópicos

NASA Ozone Watch La capa de ozono sobre la Antártida (la mancha azul en el área punteada) aumentó un 20% desde 2005 a la actualidadNASA Ozone Watch

Mediante mediciones satelitales, científicos de la agencia espacial estadounidense (Nasa) recabaron evidencias de una recuperación del 20% en la capa de ozono sobre la Antártida en 2016, en comparación con los registros de 2005. Esto ocurre como consecuencia de la aplicación del Protocolo de Montreal, que en 1987 prohibió la emisión de clorofluorocarburos (CFCs), compuestos que afectan la formación de ozono en la alta atmósfera (Geophysical Research Letters, 4 de enero). A pesar de este avance, la capa de ozono no se está recuperando en las latitudes bajas, entre los 60 grados norte, que corta la región central de Canadá, y los 60 grados sur, entre América del Sur y la Antártida, según datos aportados por otro estudio, elaborado por investigadores de Europa, Estados Unidos y Canadá (Atmospheric Chemistry and Physics, 6 de febrero). “Los daños potenciales en bajas latitudes podrían ser mayores que en los polos, porque en esas regiones habitan más personas y es más intensa la radiación ultravioleta”, dijo Joanna Haigh, investigadora del Imperial College London y coautora del estudio en un comunicado. Todavía no hay explicaciones para la reducción de la capa de ozono en bajas latitudes. Una de las posibilidades indica un cambio en el patrón de circulación atmosférica que estaría reduciendo el ozono en los estratos bajos de la atmósfera entre los trópicos y las regiones de latitud media. La capa de ozono filtra la radiación ultravioleta del Sol y protege a plantas, animales y seres humanos de los daños en el ADN.

Republicar