Imprimir Republicar

Arqueología

En los bordes de Atacama, escenas de pesca

Escena de captura de ballena encontrada en el barranco Izcuña fue pintada hace unos 1.500 años

Benjamín Ballester/ Universidad Paris I Pantheón-Sorbonne

Los pueblos que habitaron el litoral norte de Chile antes de la llegada de los colonizadores europeos habrían sido hábiles pescadores y cazadores de animales marinos. Posiblemente, salían solos en pequeñas balsas para arponear ballenas, espadartes y tiburones o capturar leones marinos y tortugas. “Ésa ha de haber sido una actividad solitaria, realizada por los individuos más aptos”, sostiene el arqueólogo chileno Benjamín Ballester, investigador de la Universidad de París I Pantheón-Sorbonne, en Francia. Esta interpretación se basa en el análisis de material arqueológico recogido por otros investigadores y en el examen de 328 pinturas que Ballester descubrió recientemente en la región de El Médano, entre las ciudades de Antofagasta y El Paposo, en el norte de Chile. Las imágenes están grabadas en 24 bloques de roca distribuidos por un tramo de 5 kilómetros (km) del barranco Izcuña, un canal creado para el escurrimiento de agua que se extiende desde la falda de la cordillera a la llanura costera. Las pinturas más comunes son figuras simples, en forma de peces, seguidas de balsas y escenas de captura. Las figuras humanas están casi ausentes. En las escenas de pesca, aparecen solitarias en la balsa, con una presa arponeada, casi siempre mayor que el barco (Antiquity, febrero). “Este estilo coloca a la presa intencionalmente como protagonista, tal como lo evidencian las representaciones detalladas de la anatomía y fisiología de los animales”, escribe Ballester. Las pinturas datan de hace 1.500 años.

Republicar