Imprimir Republicar

Carta de la editora | 276

Conocimiento para todos

La revista Philosophical Transactions of the Royal Society, de la academia británica de ciencias, es el vehículo de divulgación de investigaciones científicas más antiguo en actividad. Fundada en 1665, con sus ejemplares vendidos a un chelín, tenía el objetivo de mostrar sistemáticamente un panorama de las novedades surgidas en el campo de la filosofía natural. Nacida de una iniciativa personal del primer secretario de la asociación, fundada cinco años antes, la revista Transactions se convirtió en una publicación oficial de la Royal Society en el siglo XVIII. Otras sociedades del conocimiento siguieron el mismo camino y, en el siglo XIX, las revistas científicas comerciales empezaron a proliferar.

La divulgación de los resultados de las investigaciones es esencial para el proceso de producción de conocimiento, pues permite que los datos y las ideas se discutan y se usen para el avance de las diferentes áreas. Hoy por hoy, miles de periódicos científicos divulgan anualmente millones de artículos que presentan los resultados de los estudios. Las revistas varían en las disciplinas contempladas, en los procedimientos de selección de textos, en las restricciones impuestas a la lectura de los artículos que publican y en la forma de circulación.

El mercado editorial científico es actualmente un negocio rentable: una investigación publicada en 2015 en la revista de acceso abierto PLOS ONE mostró que cinco editoriales comerciales fueron responsables del 50% de los artículos publicados en 2013. Una de ellas, la holandesa Elsevier, que tiene una cartera de 2.500 revistas, declaró utilidades por 900 millones de libras esterlinas tan solo de la rama del conglomerado dedicada a ciencia y tecnología en 2017.

Una importante limitación del modelo predominante es el cobro por la lectura de los artículos, una restricción que va a contramano de la lógica de difusión rápida y amplia del conocimiento, que es la base de su avance. Otro tema en cuestión consiste en que las investigaciones, al menos en el caso de las ciencias básicas, son masivamente financiadas con recursos públicos. La comunidad académica está desarrollando alternativas, como las revistas de acceso abierto, que ahorran a los lectores el pago de suscripciones, o las híbridas, en las cuales los artículos aparecen disponibles para los suscriptores, pero el autor puede pagar un canon extra para que su trabajo sea divulgado sin restricciones.

El movimiento por el cambio del sistema actual de comunicación científica ha ganado ahora un refuerzo de peso:  la Unión Europea (UE). El reportaje estampado en la portada presenta el Plan S, una iniciativa del bloque para asegurar que las investigaciones pagadas con dinero público estén ampliamente disponibles. Además de la fuerza de su propio presupuesto para la ciencia, de 100 mil millones de euros para el período de 2021 a 2027, la UE recibió el apoyo de instituciones filantrópicas como el Wellcome Trust y la Fundación Gates. Con previsión de entrar en vigencia en 2020, el Plan S todavía debe afrontar las críticas de una parte de la comunidad científica, que defiende la libertad de publicación, y la oposición de las editoriales comerciales, además de definir mecanismos de transición. Queda por saber si dicho plan logrará promover el cambio radical que está proponiendo.

*

El gobierno brasileño anunció, el 8 de enero, la salida del país del Pacto Global sobre Migración, ratificado en diciembre de 2018 por la Asamblea General de la ONU. El tema es controvertido y está sujeto a percepciones erróneas de la realidad. Datos del Ministerio de Relaciones Exteriores y del Ministerio de Trabajo muestran que Brasil es, en realidad, un país de emigrantes: hay 1,2 millones de extranjeros en el país y 3 millones de brasileños viviendo en el exterior. Para cuestionar estereotipos, un equipo multidisciplinario de la University College London y de la revista The Lancet revisó evidencias científicas sobre migración y salud, con resultados instigadores, tal como se leer en el reportaje que comienza en la página 74.

Republicar