Imprimir Republicar

Geología

Los leves terremotos brasileños

Mariana, en Minas Gerais, afectada por un sismo en 2015

Wikimedia Commons

Brasil no se caracteriza por padecer terremotos con gran poder de destrucción. Hasta no hace mucho, era común que se dijera que el país estaba bendecido por hallarse libre de sismos. Los temblores que se detectaron en los últimos años, como el que en 2015 afectó a la localidad de Mariana, en el estado de Minas Gerais, indican que eso no es cierto. Los terremotos en Brasil son de baja y mediana magnitud, al igual que los del centro-oeste de Estados Unidos y los del interior de Australia. Esas regiones de los tres países tienen en común el hecho de ser áreas en las cuales la litósfera, la capa más superficial del planeta, es más estable, y estas áreas coinciden con el interior de las placas tectónicas, los inmensos bloques en los cuales se divide la litósfera. “Creíamos que los sismos tendrían las mismas características en el interior de esos países”, comenta el geofísico Marcelo Assumpção, de la Universidad de São Paulo (USP). Eso no fue lo que observó junto al geofísico Caio Ciardelli, a quien supervisa en su doctorado. Al analizar los datos de seis temblores que se registraron entre 2010 y 2015 e informaciones de otros 16 que ocurrieron previamente, ellos establecieron el perfil de los terremotos brasileños, que presentan ciertas particularidades. Ellos se originan en regiones más cercanas a la superficie, entre uno y diez kilómetros (km) de profundidad, y liberan menos tensión, generalmente acumulada en fracturas más extensas en las rocas que los temblores de los otros dos países (Journal of South American Earth Sciences, 29 de enero). A partir de estas características, los terremotos brasileños deberían ocasionar menos daños que los estadounidenses y los australianos. “Pero esto no es así porque aquí las casas y otras construcciones no están preparadas para soportar los temblores”, explica Assumpção.

Republicar