Imprimir Republicar

Geología

El continente escondido en Europa

El macizo montañoso Gran Sasso, en la región central de los Apeninos, en Italia: un vestigio de la Gran Adria

Wikipedia

Las rocas de algunas cadenas montañosas del Mediterráneo, tales como los Apeninos, en Italia, y los Alpes Dináricos, en los Balcanes, son las únicas porciones remanentes no sumergidas de un continente antiguo que chocó con el sur de Europa hace aproximadamente 120 millones de años (Gondwana Research, 3 de septiembre). La Gran Adria, tal como denominaron los geólogos a esa masa terrestre con una superficie similar a la cuarta parte de Brasil, colisionó con el Viejo Mundo, se partió en pedazos y actualmente se encuentra, en su mayor parte, debajo de Europa Meridional. Un grupo internacional de geólogos reconstruyó la historia de ese continente desaparecido a partir de datos paleomagnéticos de 2.300 yacimientos arqueológicos diseminados por el sur de Europa, el norte de África y Oriente Medio. Según el estudio, hace 240 millones de años la Gran Adria formaba parte de Gondwana, un supercontinente austral que incluía las masas de tierra que actualmente pertenecen a África, América del Sur, Australia, la Antártida, la India y la península arábiga. En ese período, esta se desprendió de Gondwana e inició una lenta deriva, a una velocidad de 3 ó 4 centímetros por año, en dirección a su colisión final en el Mediterráneo. “Las partes de la Gran Adria que aún pueden verse también incluyen a las penínsulas de Apulia (Salento) y de Gargano y al valle del Po (llanura Padana), en Italia; la península de Istria, en Croacia; el oeste de Grecia; la isla de Creta; los montes Tauro, en Turquía, y el propio mar Adriático”, dice el geólogo Douwe van Hinsbergen, de la Universidad de Utrecht, en Holanda, autor principal del trabajo.

Republicar