Imprimir Republicar

Cs. Atmosféricas

¿Quién ha escuchado hablar de tempemotos?

El huracán Gonzalo, cerca de las islas del Caribe, cuando alcanzó su intensidad máxima, en octubre de 2014

US Naval Research Laboratory

Científicos de Estados Unidos han identificado un nuevo fenómeno geológico: vibraciones del piso rocoso de los océanos provocadas por huracanes, ciclones y otras tempestades intensas. “Nosotros los llamamos stormquakes”, comentó el geofísico Wenyan Fan, de la Universidad del Estado de Florida, al sitio web de noticias de la Unión Geofísica Americana (AGU). La palabra stormquake resulta de la fusión de storm (tempestad) y earthquake (terremoto). Sería algo como tempemoto. Analizando datos sísmicos registrados entre 2006 y 2019, Fan y otros cinco colaboradores observaron que fenómenos atmosféricos intensos, tales como los huracanes Bill, de 2009, y Gonzalo, de 2014, generaban ondas sísmicas en el piso oceánico que se propagaban por miles de kilómetros (Geophysical Research Letters, 14 de octubre). Las tempestades transfieren energía al océano, generando olas. Estas, por su parte, interactúan con el piso rocoso cercano a la costa, haciéndolo vibrar. En el período estudiado, se registraron 10 mil tempemotos en la costa este de América del Norte. Los mismos ocurren en áreas específicas, posiblemente como consecuencia del relieve del piso oceánico. Algunos tempemotos causan vibraciones tan intensas como las de terremotos de magnitud 3,5 en tierra firme. Pero no todas las tempestades intensas provocan tempemotos. Los investigadores sospechan que este fenómeno es común también en el oeste de Europa y de Australia.

Republicar