Guia Covid-19
Imprimir Republish

Tecnociencia

Compañeros de larga data

Los gusanos intestinales denominados helmintos conviven con animales y seres humanos desde hace mucho tiempo y pueden indicar hábitos –o cambios de hábitos– alimentarios de pueblos antiguos.

Los registros más antiguos de helmintos de animales en vestigios arqueológicos de origen humano son de huevos de verme intestinal Taenia sp., y del parásito de los canales biliares Fasciola sp. en Chipre, que datan de alrededor de 9.500 años atrás. De acuerdo con un trabajo coordinado por Luciana Sianto y Adauto Araújo, de la Escuela Nacional de Salud Pública perteneciente a la Fundación Oswaldo Cruz, en Brasil existen tan sólo tres registros de helmintos de animales en vestigios arqueológicos humanos. Los más antiguos son huevos de los parásitos intestinales Acanthocephala, hallados en Minas Gerais, con edades estimadas entre 1.325 y 4.905 años (Revista del Instituto de Medicina Tropical de São Paulo). También en Minas Gerais se encontró el primer registro en el país de infección con el helminto Echinostoma sp., común en Asia y transmitido por el consumo de peces y moluscos crudos.

 

Republish