Imprimir Republicar

Reseñas

El río de mi tierra desemboca en mi corazón

Rio das Velhas – Memória e Desafios / Marco Antônio Tavares Coelho / Editora Paz e Terra, 205 páginas / R$ 30,00

Una obra con las historias y los problemas de un afluente del São Francisco

La Sierra do Espinhaço atraviesa el territorio de Minas Gerais de norte a sur, dividiendo porciones muy bien demarcadas del relieve de ese estado brasileño. Su nombre deriva de su forma (espinazo, columna vertebral), y le fue dado por el barón de Eschwege al particularizar ese tramo de la Sierra Geral. En su borde occidental, también reproduciendo el sentido predominante, corre el Río das Velhas, a través de una extensión de 761 kilómetros, en un itinerario plagado de formas caprichosas, para ir al encuentro del cauce del río São Francisco, del cual constituye uno de sus principales afluentes. Este río representa la “espina dorsal” del estado; el eje de su población y una importante vía de comunicación a lo largo de su historia. En el área de su cuenca se encuentran varias de las principales ciudades de Minas, como la pionera Sabará y la actual capital del estado: Belo Horizonte, con sus cuatro millones de habitantes.

Ese espacio conoció de manera precoz las actividades de minería llevadas a cabo en suelo brasileño, con la extracción del oro, los diamantes y posteriormente el mineral de hierro. La ganadería, desde los albores de la colonización, y en tiempos más recientes también la agricultura de la soja, forman parte de la vida económica regional. La primera red de ciudades de Brasil se estructuró en gran medida en el vale del Río das Velhas, el cual es hoy en día sede de un significativo polo industrial. Tales características tienen un fuerte reflejo en los paisajes y en las condiciones ambientales observables en la actualidad, con relevancia para los impactos sobre el propio río, que muestra niveles de contaminación bastante elevados y una visible disminución de su caudal. Una combinación perversa del uso intenso de las aguas y el poco cuidado con los ríos configura la situación actual.

Todos los temas enunciados anteriormente están presentes en Rio das Velhas – Memórias e Desafios, de Marco Antônio Tavares Coelho. Tomando el río como  eje de argumentación, el autor comenta la historia, la geografía, la economía, las luchas sociales y la movilización ambientalista de la región, entremezclando los resultados de una rica revisión bibliográfica con su conocimiento personal del campo traducido en memorias, vivencias e historias de los lugares analizados. A través de un texto fluido y agradable, en el cual la sensibilidad literaria camina de la mano del rigor histórico, visitamos el pasado y el presente de esa porción central del territorio de Minas Gerais, conociendo a sus personajes y sus coyunturas, en un trayecto que se abre hacia el futuro como desafío para recuperar un patrimonio ambiental amenazado.

El optimismo (nada ingenuo) de aquéllos que en la práctica luchan por las causas democráticas en el país se expresa en cada página del libro, en el cual la simpatía por la perspectiva popular se asocia al realismo político del militante, en donde el examen de los procesos objetivos de explotación y destrucción de los lugares y de las personas se combina con la sensibilidad afectiva relativa al espacio natal (enriquecida con la lectura del paisaje local de los poetas de Minas y en las ilustraciones de Maria Helena Andrés). La vida fluye –como un río (según la metáfora de Heródoto)– en el Recogimiento de las Muchachas en Macaúbas, en los antiguos reductos del esclavos fugitivos (quilombos) del São Francisco, en los baños en la Laguna Santa, en las reuniones de los liberales en el teatro de Sabará, en las huelgas de la mina de Morro Velho, en la planificación de la nueva capital del estado y en la actual lucha por la recuperación de la Laguna da Pampulha.

El libro termina con la discusión de temas contemporáneos, como el polémico proyecto de transposición de las aguas del río São Francisco. E informa sobre el Proyecto Manuelzão de movilización ambiental por la defensa del Río das Velhas. Un final adecuado para una obra dedicada “a todos aquéllos que están comprometidos con la causa de los ríos –la sangre de la tierra”.

Antonio Carlos Robert Moraes es geógrafo, sociólogo y profesor asociado del Departamento de Geografía de la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias Humanas de la Universidad de São Paulo.

 

Republicar