Imprimir Republish

Tecnociencia

La expansión de la soja perjudica al Cerrado

Destrucción de la vegetación nativa, comprometimiento de importantes cuencas hidrográficas, mayor concentración en la propiedad de la tierra y reducción de puestos de trabajo agrícola. Ésas son las consecuencias de la gran expansión de los cultivos de soja en la región conocida como Cerrado (sabana esteparia). Dichas conclusiones se encuentran en el estudio Expansión Agrícola y Pérdida de la Diversidad en el Cerrado: Orígenes Históricos y el Papel del Comercio Internacional, lanzado en febrero por WWF Brasil (Fondo para la Naturaleza), en Brasilia. Brasil es el segundo productor mundial de soja, y el 45% de ella sale del Cerrado, en la región de la sabana central del país. De los cerca de 30 millones de toneladas de soja producidas anualmente, la mitad se exporta. El trabajo de los investigadores muestra que entre 1985 y 1996 se registró una reducción del 19% de los puestos de trabajo en la región centro-oeste, mientras se elevaba el número de propiedades de entre 100 y 1.000 hectáreas. El Cerrado tiene hoy un 20% de su área original. “Queremos que Brasil sea el mayor productor de soja y de carne bovina del mundo, pero la producción y el sistema de transporte deben ir acompañados con prácticas conservacionistas”, advierte el técnico de WWF Álvaro Luchiezi Jr. Y ejemplifica: “Las nacientes de las tres principales cuencas hidrográficas brasileñas se encuentran situadas en el Cerrado”. Luchiezi sugiere efectuar una distribución en zonas ecológicas y económicas en la región.

Republish