guia do novo coronavirus
Imprimir Republicar

Tecnociencia

La ingeniería correcta para la basura urbana

Nada como la simplicidad para resolver problemas aparentemente insolubles. El destino de la basura urbana, uno de los grandes dolores de cabeza de cualquier alcalde, recibió algunas ideas generadas en la Escuela de Ingeniería de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) que podrán ser imitadas por todos los pequeños municipios de entre 20 mil y 30 mil habitantes. El equipo de la profesora Liséte Lange, del Departamento de Ingeniería Sanitaria de dicha universidad, decidió inscribirse en el Programa de Investigación en Saneamiento Básico (Prosab), vinculado al Ministerio de Ciencia y Tecnología, para crear alternativas de disposición de residuos sólidos para pequeñas comunidades.

“Resolvimos realizar un experimento a escala real y concretamos un convenio con la alcaldía de Catas Altas, un municipio del interior de Minas Gerais, de 5 mil habitantes”, dice Liséte, coordinadora del proyecto. El trabajo consistió en usar un terreno de 38 hectáreas para depositar la basura de la ciudad. Pero a diferencia de los basurales comunes, en éste se aplicaron todas las técnicas de ingeniería para evitar problemas ambientales y sanitarios. En dicho terreno de 38 hectáreas se abren fosas con forma de trapecio, de 5 metros en la parte más alta y 3 metros en la parte baja. Se cava un agujero de 3 metros de profundidad, que recibe un sistema de drenaje.

Se construyen tubos con garrafas PET (de plástico) para liberar los gases ocasionados por la descomposición del material. Incluso el compactado de la basura que va a la fosa se efectúa con un rolo manual muy barato, creado por el equipo de la universidad. En la fosa caben 1,8 toneladas de residuos (rellenarla demora entre tres y cuatro meses). Una vez llena, la fosa es cubierta y se plantan encima gramíneas. “Las 38 hectáreas estarán agotadas en 15 años”. Cuando la recolección selectiva de residuos empiece a funcionar en la ciudad, ese plazo se extenderá a 20 años. El proyecto le costó apenas 45 mil reales a la municipalidad de Catas Altas durante el primer año (2001), pero este valor se reducirá en 2002 porque la mayor parte de la inversión en infraestructura ya esta hecha.

Republicar