Imprimir Republicar

Tecnociencia

Los pequeños agujeros de un tamiz

Un nuevo proceso destinado a la obtención de tamices con agujeros sumamente pequeños, que pueden llegar a ser del orden de las decenas de nanómetros (un nanómetro equivale a un milímetro dividido por un millón) fue patentado por un grupo de investigadores del Instituto de Física de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp), coordinado por la profesora Lucila Cescato. Esta técnica emplea se vale de proceso similar al empleado en la producción de CD’s y DVD’s, donde una matriz de resina, grabada con láser en relieve, sirve como molde para la deposición de níquel. A la membrana metálica resultante se le hacen alrededor de un millón de orificios regulares por milímetro cuadrado, que pueden obstruir el paso de las menores bacterias. Esta regularidad hace que estos tamices tengan mejor calidad que los filtros porosos, que poseen agujeros irregulares. Esta zaranda podrá usarse en sistemas de microfiltrado y para la separación de materiales en las industrias farmacéuticas y alimenticias. Otros usos se refieren al filtrado de agua en instrumentos de hemodiálisis y a la separación de fragmentos de ADN. Asimismo, como las matrices se producen en relieve, es posible fabricar un molde con el relieve invertido y estampar los tamices en materiales biocompatibles, ampliando así sus aplicaciones.

Título
Proceso destinado a la fabricación de tamices submicrométricos
Inventores
Edson José de Carvalho, Luís Enrique Gutierrez Rivera y Lucila Helena Deliesposte Cescato
Titularidad:
FAPESP/ Unicamp

Republicar