Imprimir Republish

Especial

Un avance en la investigación de las enfermedades infecciosas

Estudios del ICB benefician a las poblaciones carentes

La investigadora Magda Maria Sales Carneiro Sampaio, del Departamento de Inmunología del Instituto de Ciencias Biomédicas (ICB) de la USP, aisló los anticuerpos presentes en la leche materna que defienden a los recién nacidos contra las diarreas, y su estudio se encuentra ahora en la fase de hallar una vacuna, usando lactobacilos genéticamente modificados. Es una investigación de gran impacto, que beneficia especialmente a las poblaciones carenciadas, cuyos niños son los más afectados por las diarreas. El departamento de Inmunología fue uno de los que recibió mayor volumen de recursos del Programa de Infraestructura para la reforma y modernización de los laboratorios. En total, el ICB recibió del Programa de Infraestructura cerca de 11.3 millones de reales.

Los recursos del Infra fueron utilizados en la recuperación de la red eléctrica de dos edificios del ICB (ICB 1 y 2), favoreciendo a los estudios de seis departamentos (fisiología, farmacología, histología, microbiología, parasitología y anatomía). El resto fue destinado al Departamento de Inmunología, para reformas estructurales, red de abastecimiento de agua y mobiliario. Un nuevo espacio, más amplio, pasó albergar 20 laboratorios. Además del estudio sobre los anticuerpos presentes en la leche materna, se beneficiaron otros estudios relacionados con los mecanismos de enfermedades infecciosas. “Los estudios en este campo están relacionados a la enfermedad de Chagas, esquistossomosis, leishmaniosis y paracoccidioidomicosis. Esta última, representa un riesgo enorme para las personas inmunodeprimidas”, dice Magda. Otras líneas de investigación desarrolladas en el departamento, se refieren a la inmunología aplicada al cáncer, inmunodeficiencias congénitas y varios tipos de alergias e inflamaciones.

Parasitología
Comandado por el profesor Erney Felicio Plessmann de Camargo, el Departamento de Parasitología del ICB de la USP también contabiliza avances en sus investigaciones. Camargo aplicó las inversiones del Infra en la reforma física de la mayoría de los laboratorios del departamento. Son estos, el de biología de desarrollo de nematoides, el de glicobiología de parásitos, que estudia los tripanosomátidos que provocan la enfermedad de Chagas y los agentes que causan tifus y enfermedades transmitidas por garrapatas. También están en la lista el de bioquímica de la Leishmania sp. y amebas de vida libre, asociadas a la meningoencefalitis, infecciones cutáneas y ceratitis, el de la leishmaniosis y el de la malaria, que estudia la bioquímica del protozoario Plasmodium falciparum y decodifica el genoma de P. vivax, además de los laboratorios de hanseniasis y enfermedad de Chagas.

El laboratorio del profesor Camargo fue el único que quedó fuera de las reformas. Allí se realizan estudios de vigilancia de enfermedades emergentes, como riquetsiosis, erliquiosis y borreliosis. El laboratorio cuenta con una base en el municipio de Montenegro, en Rondônia, donde fue instalado el Centro Avanzado de Investigaciones del Departamento de Parasitología del ICB. Este centro sirve a las investigaciones de todos los docentes del departamento. “Rondônia es un área de colonización reciente, con gran agresión al medio ambiente. El desequilibrio ecológico resultante de este proceso aumenta el riesgo de que el hombre desarrolle nuevas enfermedades, antes presentes apenas en el ciclo silvestre”, dice Camargo.

En el Departamento de Microbiología del ICB/USP, las reformas fueron coordinadas por los profesores Sebastião Timo Iaria y Carlos Martins Menck. Iaria fue el responsable de la sustitución de las redes eléctrica, hidráulica y de gas, y de las reformas generales de albañilería en todo el edificio del ICB 2, donde se sitúan diversos departamentos. Menck, profesor de microbiología, recibió una de las alas reformadas y partió para el montaje final de su laboratorio de ADN, instalando bancos y armarios, y en reformando las áreas afines, destinadas al lavado de material, electroforesis de ADN, cultivos de células bacterianas, bioquímica, aparatos multiusuarios y manipulación de sustancias radioactivas. También se creó un laboratorio de genoma, que participó de los proyectos de secuenciamiento de la Xylella, de la Xanthomonas citri, de la caña de azúcar y participa del secuenciamiento del Schistosoma mansoni (causante de la esquistosomosis).

Fisiología
En el Departamento de Fisiología y Biofísica, que reúne veinte laboratorios, además de las reformas generales se adquirieron equipos e instrumentos indispensables para la investigación como ultracentrífugas, congeladores con temperaturas de hasta – 85°C, para almacenamiento de material vivo y cabinas de flujo para material radioactivo. También se adquirieron aparatos de PCR, técnica para duplicación de DNA, y equipos de Northen Blot y Western Blot – técnicas usadas para la separación de ARN, proteínas y para clonación.

Los resultados del programa pueden ser medidos por el aumento de la producción científica del instituto. “A partir de 1995, el ICB tuvo un enorme salto en su producción científica”, dice Magda. Además del crecimiento del número absoluto de trabajos, las investigaciones ganaron en calidad, a juzgar por el aumento del índice de publicación, medido a partir de los datos del Institute for Scientific Information (ISI): el índice ascendió de 0.8 trabajo por investigador a 1.3 trabajos.

Republish