Imprimir Republicar

Tecnociencia

Un plástico inteligente cambia de forma con la luz

Imagínese una flor que se abre cuando recibe la luz del sol. En un trabajo que copia esta sensibilidad, ingenieros del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), Estados Unidos, e investigadores del Instituto de Tecnología y Desarrollo de Equipamientos Médicos, de Alemania, crearon el primer plástico que puede deformarse y fijarse temporalmente en un molde por medio de un foco luminoso. Estos materiales programables cambian de forma cuando son afectados por cierta luz, en determinada longitud de onda, y vuelven a la forma original cuando son afectados por la luz en otra longitud de onda. Este descubrimiento, informado por Nature, en la edición del 14 de abril, podrá tener potencial de aplicación en varios campos, incluyendo cirugías mínimamente invasivas. En estos casos, por ejemplo, un médico podrá colocar un hilo de plástico dentro del cuerpo mediante una pequeña incisión. Cuando se lo activa por medio de una sonda de fibra óptica, este fino hilo puede transformarse en un dispositivo con formato de sacacorchos para mantener las venas abiertas. Los plásticos con “memoria de forma” –aquellos que cambian la forma en respuesta a un incremento de la temperatura– son muy conocidos. En 2001, Robert Langer, docente del MIT, y Andreas Lendlein, ex investigador visitante del MIT, presentaron una primera versión de este material biodegradable en la Proceedings of the National Academy of Sciences. Ellos también son autores del presente estudio, en conjunto con los alemanes. “Ahora, en lugar del calor, podemos inducir el efecto memoria de forma en polímeros con luz”, dijo Lendlein. La clave del trabajo es el interruptor molecular, o un grupo molecular fotosensible que se injerta dentro de una red polimérica.

Republicar