Imprimir Republicar

Política C&T

Un consorcio contra la malaria

Onsa integra la red internacional de laboratorios que secuenciarán el genoma del Anopheles gambiae

Los laboratorios integrados a la Red ONSA (Organización para Secuenciamiento y Análisis de Nucleótidos) estructurada por la FAPESP participarán de un consorcio internacional que llevará a cabo el secuenciamiento genético del genoma del mosquito  Anopheles gambiae, el principal responsable por la transmisión de la malaria en África. El consorcio también estará integrado por Celera Genomics, de Estados Unidos; el Instituto Pasteur, de Francia; y el Laboratorio Europeo de Biología Molecular, con sede en Alemania, entre otros. El proyecto cuenta el apoyo do Programa Especial de Investigación y Capacitación de Enfermedades Tropicales perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS). La cooperación brasileña fue concertada en una reunión realizada al comienzo de marzo en el Instituto Pasteur, en París. De acuerdo con José Fernando Perez, director científico de la FAPESP, los términos de la participación brasileña aún no han sido definidos.

El proyecto tiene por objeto secuenciar integralmente este año los 260 millones de pares de base del genoma del Anopheles gambiae, utilizando la técnica shotgun, perfeccionada por Celera Genomics. El inicio del secuenciamiento será realizado por Celera Genomics y por el Centro Francés de Secuenciamiento (Genoscope). La reunión de los fragmentos del genoma también irá por cuenta de Celera Genomics, y la finalización estará a cargo del Genoscope y del Instituto de Investigación Genómica (TIGR), entre otros. La Red ONSA participará en la anotación del secuenciamiento, junto a otros siete laboratorios. El proyecto también prevé el secuenciamiento de otras variedades de mosquito transmisor de la enfermedad – conocida también como paludismo – entre ellas el Anopheles darlingi, existente en Brasil.

Tres organismos componen el ciclo de la enfermedad: el ser humano, el mosquito del géneroAnopheles (Anófeles) y el protozoario que causante de la dolencia, el Plasmodium falciparum, cuyo secuenciamiento genético está en fase de conclusión en Estados Unidos. El secuenciamiento del genoma del mosquito, junto al del parásito Plasmodium y el del hospedador humano les permitirá a los investigadores identificar nuevos mecanismos de control del ciclo de la malaria.

Vector agresivo
El paludismo afecta anualmente a 300 millones de personas, principalmente en la región subsahariana, y es responsable por la muerte de un millón de niños. El Anopheles gambiae es su principal vector. Su incidencia crece junto con la población del mosquito, que ha desarrollado resistencias a los insecticidas. El mosquito africano es un pariente cercano del Anopheles darlingi, transmisor de la enfermedad en Brasil. “la principal diferencia entre ellos es que el gambiae es mucho más ávido y agresivo. Pica más y por un mayor lapso de tiempo”, explica Marcos Boulos, jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas y Parasitarias de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (FMUSP).

Mientras que el darlingi ataca generalmente al comienzo de la noche, el gambiae hace sus víctimas ya adentrada la noche y hasta el amanecer. El resultado de ello es que en Brasil el número de víctimas es mucho menor – 600 mil personas en 1999 – y la mortalidad es baja. “Por lo menos en un 80% son casos benignos”, dice Boulos. La región nordeste de Brasil ya ha convivido con el Anopheles gambiae en el comienzo del siglo XX, más o menos por la década del 30. El mosquito fue erradicado, segundo Boulos, en una de la mayores victorias en Salud Pública en Brasil, con el apoyo de la Fundación Rockfeller.

Republicar