Imprimir Republicar

Ciencia

Un marcador para detectar cáncer

Una proteína puede identificar el cáncer de vejiga con precisión en un análisis de orina

Con el objetivo de saber ya en el momento del diagnóstico cual será la evolución de la enfermedad en cada paciente – lo que simplifica la elección del tratamiento -, el urólogo Marco Aurélio Silva Lipay, de la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp), estudió la glicoproteína CD44 como marcador molecular para el cáncer de vejiga. La substancia, que participa en la arquitectura de los tejidos y une las membranas de las células – como el cemento en una pared -, ya es usada en diagnósticos de cánceres de riñón y de mama. Según Lipay, cuyo estudio fue financiado por la FAPESP, el cáncer de vejiga es el cuarto en grado de incidencia en Estados Unidos, donde se diagnostican cerca de 50 mil nuevos casos por año. En Brasil, la estimación oficial fue de 7.550 nuevos casos en 1999, “pero ésta puede estar subestimada”.

Cuando la glicoproteína CD44 no aparece expresada en un tejido, es señal de que existe una desorganización en su estructura, pues las células empiezan a desprenderse desordenadamente. Como el cáncer es una enfermedad consistente en la multiplicación desordenada de células, se supone que la falta de un elemento integrador, como la CD44, apunta un mal pronóstico, pues el grado de agresividad del cáncer está directamente relacionado con la producción de células metastásicas que se desprenden del tumor original.

El método de la CD44, que todavía se encuentra en fase experimental, depende de la biopsia, es decir, del retiro de una muestra de la región afectada para su análisis. Lipay pretende aumentar la sensibilidad del test y hacerlo no invasivo, detectando la presencia o ausencia de la CD44 en la orina. Una vez recogida la orina, se efectúa una centrifugación para obtener las células que se desprendieron de la mucosa interna de la vejiga. El ARN (ácido ribonucleico) de esas células es extraído y amplificado por reacción en cadena de polimerasa. Si la CD44 aparece expresada, el ARN que promueve su producción también será amplificado por la reacción.

Alteraciones genéticas
Lipay dice que el gen que codifica a la glicoproteína CD44 está mapeado en el brazo corto do cromosoma 11. “Existen otros marcadores de tumores de vejiga en estudio. Lo ideal sería que tuviéramos un único marcador”. El cáncer de vejiga comienza generalmente en la mucosa y, en el momento del diagnóstico, es imposible saber si el paciente se curará o no. “El cáncer es una enfermedad genética a nivel somático: o sea, antes que ésta manifieste, la célula pasa por diversas etapas de alteraciones moleculares”, explica.

La geneticista Mônica Vanucci Nunes Lipay, que dirigió el proyecto juntamente con el urólogo Flávio Hering, ambos de la Unifesp, acrecienta: “Factores no genéticos, como el tabaquismo, pueden interferir en el proceso, facilitando esas alteraciones. El cáncer es una enfermedad de múltiples pasos. Si un individuo tiene una alteración genética que indica una tendencia al desarrollo de la enfermedad, pero no es expuesto a los agentes agresores, puede ser que nunca desarrolle el cáncer”.

Lipay continuará en su línea de investigación rumbo a la creación de un pool de marcadores tumorales que representen el cuadro real del paciente.

EL PROYECTO
Estudio de la Expresión de Glicoproteína CD44 Estándar con Técnica Inmunohistoquímica como Factor Pronóstico en la Neoplasia Urotelial de la Vejiga
Modalidad
Auxilio a proyecto de investigación
Coordinador
Flávio Luiz Ortiz Hering – Unifesp
Inversión
R$ 36.043,75

Republicar