Imprimir Republicar

Carta del editor | 64

De las estrellas a la tierra firme

Hay temas científicos que son particularmente fascinantes, y realmente excitantes para los legos, por la extraordinaria apertura que proporcionan a la imaginación o a la libre especulación. Por la propia aventura de pensamiento que representan, parecen proponer a cada uno que, por algunos minutos, se transforme un poco en un científico, un poco en un filósofo y un poco en un artista, todo al mismo tiempo, para de este modo ejercer personalmente una de las más lúdicas y placenteras potencialidades humanas: explotar su capacidad imaginativa y de pensamiento hasta el limite.

Es sobre uno de estos temas que el reportaje de tapa de esta edición de Pesquisa FAPESP arroja luz al relatar las más recientes contribuciones de un grupo de físicos de la Universidad de São Paulo – en colaboración con especialistas de la Universidad Federal de Río de Janeiro y del Instituto Tecnológico de la Aeronáutica – para la comprensión del funcionamiento de las partículas elementales de la materia. Partiendo de los resultados experimentales de investigadores alemanes, con los cuales más adelante establecerían una fecunda cooperación, ellos construyeron una teoría capaz de abarcar los varios tipos de movimientos del núcleo atómico, que se presentan en dependencia de la carga de energía a la que son sometidos. Que el núcleo del átomo se mueve, contrariamente a lo que había establecido el modelo de 1920, se sabía desde hace por lo menos cinco décadas. Pero un modelo que da cuenta tanto de las oscilaciones colectivas de las partículas nucleares como de los movimientos caóticos que se instalan a continuación es una hazaña novísima. Y, como se podrá constatar na reportaje, se trata de un hecho teórico que promete incluso una mejor comprensión sobre la evolución de las estrellas. De allí la gran fascinación que ejerce, al fin y al cabo, de cada explosión solar o de cualquier estrella surgen los átomos de los cuales estamos constituidos y, de esa forma, nuestro origen más remoto aparece implicada en la evolución del conocimiento al respecto del núcleo de los átomos.

De las estrellas se puede saltar al terreno más firme de la innovación tecnológica. La cobertura del 3º Venture Fórum, realizado en São Paulo durante los días 18 y 19 de abril, sirvió de pretexto para un extenso reportaje que muestra cómo los proyectos de innovación tecnológica, desarrollados por pequeñas empresas brasileñas y muy exitosos en las etapas de investigación, ya comienzan a atraer al capital de riesgo, nacional o internacional. Capital, dígase de paso, indispensable en la actual coyuntura económica para que los nuevos productos que tales proyectos generaron entren en el circuito normal del mercado, y creen utilidades y empleos. Es exactamente por comprender esa necesidad y, al mismo tiempo, por la convicción de que la investigación para la innovación tecnológica, elaborada de modo preponderante en el ambiente empresarail, es crucial para el desarrollo socioeconómico de Brasil, que la FAPESP, como otras instituciones de fomento, ha procurado aproximar a los emprendedoresque apoya, vía programas como el PIPE, a los inversores de riesgo.

Esta edición de Pesquisa FAPESP trae también el segundo suplemento especial de una serie que muestra los resultados del Programa de Recuperación y Modernización de la Infraestructura de Investigación del Estado de São Paulo, llamado sencillamente Infra. El esfuerzo emprendido desde 1995 por la Fundación para ayudar a São Paulo a disponer de instalaciones de investigación acordes con un gran centro de producción científica y tecnológica fue gigantesco, pero sus resultados son brillantes y tienen impacto sobre la calidad de la investigación que se hace en São Paulo.

Republicar