Imprimir Republicar

Tecnología

La llave para guardar secretos

Un laboratorio de Santa Catarina domina la técnica de criptografía, para proteger las informaciones de la red virtual

Hacer una compra con tarjeta de crédito o pagar las cuentas vía internet son dos situaciones que exigen una buena cuota de seguridad. Tanto por parte de quien ingresa como de quien vende el servicio o el producto. Siempre es posible imaginar que existe un hacker en cada esquina de la red mundial, a la espera de una oportunidad de robar la confianza y el dinero ajeno. Por tal motivo, los consumidores y las empresas que desean tener una garantía de la autenticidad de quien ingresa a su sitio dependen cada vez más de la criptografía.

Esta técnica permite mezclar los datos de manera tal de hacerlos ilegibles para aquéllos que no tiene la llave para descifrarlos. El dominio de esta tecnología fue recientemente logrado por el Laboratorio de Seguridad en Computación (LabSec), del Departamento de Informática y Estadística de la Universidad Federal de Santa Catarina. “Concluimos la captación del conocimiento sobre algoritmos (métodos de resolución de reglas y operaciones matemáticas) existente en los sistemas estadounidenses, los más utilizados en el mundo”, cuenta Ricardo Felipe Custódio, supervisor del LabSec. “de esta manera, ya hemos arribado a soluciones para el uso de la criptografía en internet y en las redes internas de empresas y gobiernos.”

Algunos de los más importantes campos de aplicación son la certificación digital, la firma digital y el e-mail seguro. El certificado es un archivo de computadora con informaciones – nombre, dirección y llave criptográfica de su titular, además de indicación del órgano certificador – que confirma la identidad de personas y máquinas. Es fundamental, por ejemplo, en el acceso online a un extracto bancario o en el receptor de informaciones financieras en las áreas seguras de tiendas y negocios virtuales, para el pago de compras. La firma, que se basa en el certificado, puede utilizarse para el envío de documentos por e-mail , para asegurar la autenticidad de su origen y la integridad de su contenido, que llegará al destinatario sin ninguna alteración. Por último, el e-mail seguro acrecienta una garantía adicional: la de que nadie podrá abrir el mensaje, excepto su destinatario original.

Concebida para proteger informaciones confidenciales en los tiempos del Imperio Romano, la encriptación adquirió tal relevancia con la comunicación entre computadoras que el gobierno norteamericano la trata como una cuestión de seguridad nacional. Durante décadas, prohibió la exportación de productos de la llamada criptografía fuerte, un concepto que varía de acuerdo con la evolución tecnológica. Estados Unidos solamente ablandó un poco la legislación en 1999, por la fuerte presión de la industria de software , que comenzó a perder mercado a manos de países con sistemas criptográficos propios, como Suiza e Israel.

Transferencia tecnológica
El LabSec fue montado en 1999, por iniciativa de seis profesores anteriormente ligados al Laboratorio de Computación Algebraica y Simbólica, y, al final de este año, habrá otorgado el título de máster a 20 alumnos. Tiene proyectos innovadores en todas las áreas en las cuales el uso de la criptografía es intenso, y algunos de éstos han sido adaptados a las necesidades del mercado.

Para dar cuenta de esas adecuaciones, siempre con el objetivo de simplificar la implementación y el uso, la UFSC firmó un contrato de transferencia de tecnología con la empresa de base tecnológica Bry, de Florianópolis, al final del año pasado. Desde entonces, Bry le paga un valor fijo mensual a universidad, a título de adelanto deroyalties , que corresponderán al 5% de los ingresos brutos por ventas. “Nuestro objetivo no es comercializar soluciones para los usuarios finales, sino integrarlas, como componentes, en paquetes de productos y servicios de nuestros potenciales clientes”, anuncia Carlos Roberto De Rolt, director presidente de Bry.

Forma parte del trabajo de la empresa, aquello que De Rolt llama “produtización”: funciones de marketing que implican, además de la divulgación de las tecnologías del LabSec, la adaptación de documentos técnicos, como los manuales y archivos de ayuda, el desarrollo de interfaces gráficas y, en las soluciones de hardware, también de prototipos. Fundada a mediados de 2000 con el apoyo de un inversor de aquellos que financia los primeros pasos de un emprendimiento, también conocido como angel investors , Bry está finalizando negociaciones para lograr un significativo aporte de capital de riesgo que, si las expectativas de De Rolt se confirman, llegará en agosto. Sus estudios de mercado proyectan ingresos superiores los 30 millones de reales dentro de tres años y de más de 100 millones al final de esta década.

Uno de los puntos destacados entre las tecnologías desarrolladas en el LabSec es una registradora de documentos electrónicos que permite establecer un ancla temporal para el documento, asegurando que el mismo no fue alterado a partir de una determinada fecha y horario, uno de los mayores problemas en la transmisión de documentos oficiales en red. “Esa tecnología, a la cual denominamos “método del árbol sincronizado”, está atrayendo la atención del Massachusetts Institute of Technology (MIT)”, observa Custódio, de la UFSC. En lugar de exigir que el reloj de las máquinas, tanto del receptor como del emisor del documento, opere al unísono – un objetivo más que improbable -, el método establece el concepto de datación relativa, es decir, que los documentos son vinculados los unos a los otros, como en una cadena, dotándolos de una referencia común: el ancla temporal. Sin esta diferencia, las registradoras disponibles hoy en día – fabricadas por la estadounidense Datum y por la alemana Time-Proof- tienen un precio de alrededor de 35 mil dólares, sin contar los impuestos de importación, el flete y el seguro.

La registradora – bajo el nombre de Bry PDDE -, que desde su finalización en 1999 ya ha incorporado mejoras y nuevas versiones, tiene un usuario en el sector privado y desde agosto se encuentra a prueba en el Tribunal Superior del Trabajo de Santa Catarina. “Se trata de un producto de alto potencial en las áreas jurídica y tributaria, dada la confiabilidad que sería agregada a las actividades del personal del área contable en el envío electrónico de documentos oficiales”, afirma De Rolt. Este equipamiento no se limita a registrar la fecha y el horario de entrada de mensajes en la red del usuario – también impide alteraciones de contenido y se autodestruye ante cualquier tentativa de violación física. Al margen de la acción de Bry, el LabSec ha tenido conversaciones con el gobierno federal para la adopción de la registradora en la prestación de servicios de gobierno electrónico.

Otras tecnologías del LabSec que ya se han transformado en productos comerciales, son el Bry AC, un sistema para autoridades certificadoras – una función que, en el ámbito de la iniciativa privada, puede ser ejercida por una empresa en comunicación con clientes, proveedores y socios, por ejemplo, y, en el ámbito público, depende de la concesión gubernamental, y está en fase de reglamentación -, y el BrySigner. Este último es un software de firma digital que realiza operaciones básicas, tales como autenticar la autoría y el contenido de documentos.

“En su intranet, la UFSC actúa como autoridad certificadora y utiliza firmas digitales”, dice Custódio. Una intranet, por definición, utiliza tanto la red interna del usuario como internet para brindar acceso a los usuarios autorizados, dentro de las instalaciones del usuario o fuera de ésta. Otro producto disponible es el BryDeal, que controla la votación en elecciones promovidas por agremiaciones y en investigaciones promovidas por empresas, entre otras aplicaciones, para evitar duplicidades.

Escribanía o registro civil virtual
El LabSec tiene muchos proyectos que en breve pueden rendir frutos. El de mayor relevancia es un sistema de registro civil o escribanía virtual, que trasladaría al mundo digital todos los servicios notariales del mundo de ladrillos y cemento. “Un equipo de 30 personas está identificando todos los procesos de los registros civiles y escribanías”, comenta Custódio. Una de las primeras aplicaciones asegurará la emisión de certificados de nacimiento en los hospitales, contribuyendo para reducir el vergonzoso número de brasileños no registrados.Entre otras promesas de innovación figuran también la aplicación de la registradora a la comunicación de voz en centrales de atención, el uso de la criptografía en la telefonía fija y móvil para evitar los “teléfonos pinchados” y un sistema de consulta de crédito que, al exigir la identificación de la persona objeto de análisis, aseguraría e derecho al secreto.

Republicar