Imprimir

Estrategias

Capacidad para probar los satélites

De máxima en octubre de 2006 entrará en órbita el nuevo Satélite Sino-Brasileño de Recursos Terrestres (CBERS), fruto de una sociedad de 16 años entre Brasil y China, destinado a realizar monitoreos ambientales, urbanos y agrícolas. Una novedad en el CBERS 2B (cuyos precursores son el CBERS 1 y el CBERS 2) es que se lo armará y probará íntegramente en Brasil. El anterior, que entró en órbita en el 2003, tuvo que pasar por pruebas acústicas en China.

La falta de una cámara grande para ensayos térmicos hizo que el satélite tuviera que ser desmontado y testeado en dos pedazos, un procedimiento que no es el ideal. El problema de los ensayos acústicos se resolvió en 2002, cuando el Laboratorio de Integración y Pruebas del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe, sigla en portugués), con sede en San José de los Campos, pasó a contar con una cámara reverberante.

En 2006 deberá disponer de una cámara grande para ensayos térmicos en vacío. El satélite comenzará a construirse en el segundo semestre de 2005. Después se lo llevará al Centro de Lanzamiento TSLC, en China. La construcción del CBERS 2B no estaba prevista en el cronograma original. La idea era reemplazar al CBERS 2, que aún tiene dos años de vida útil, por el CBERS 3, de tecnología más avanzada. “Como el CBERS 3 recién estará listo en 2008, se optó por armar un satélite similar a los anteriores, para darle continuidad al programa”, dice Carlos Lino, gerente de montaje, integración y pruebas del CBERS.

Republish