Imprimir Republicar

Ingeniería de materiales

Un pegamento a prueba de agua

Un producto de alto poder adhesivo tiene varias aplicaciones en la construcción civil y en el consumo

HÉLIO DE ALMEIDASin ninguna campaña publicitaria, en tan sólo tres meses de 2005 se vendieron tres mil tubos del pegamento Pesilox, de alto poder de adherencia y resistente al agua. Las compras ascendieron a más de 100 mil reales, realizadas principalmente por clientes que ingresaron al sitio de la empresa Adespec – Adesivos Especiais, en funcionamiento en las dependencias del Instituto de Investigaciones Tecnológicas (IPT, sigla en portugués) de São Paulo. Las instalaciones se resumen a dos salas sencillas, una ocupada por la directora de la empresa, la ingeniera química Wang Shu Chen, y la otra por el reactor, un aparato donde las sustancias químicas que componen la formulación se procesan hasta transformarse en un líquido blanco viscoso, listo para envasar. Ambas están separadas por pasillos donde las paredes funcionan como una especie de muestrario, ocupadas con diversos materiales, tales como yeso, madera, espejos y fórmica, pegados con esta cola.

La historia de éxito de Adespec se inició a comienzos de 2001, cuando empezó sus actividades albergada en el Centro Incubador de Empresas Tecnológicas (Cietec), instalado en la Ciudad Universitaria de São Paulo. Pero lo que motivó la creación de la empresa para desarrollar nuevos productos fue un problema de salud enfrentado por Wang algunos meses antes, cuando todavía trabajaba como gerente de desarrollo de una gran empresa fabricante de pegamentos. Luego de dedicarse durante más de dos décadas a centros de investigación de multinacionales del sector, fue a trabajar en una empresa que producía básicamente pegamentos a base de solventes y vio que su carga de glóbulos blancos, las células responsables de la defensa del organismo, caía un 30% en tan sólo tres meses como consecuencia de la proximidad con solventes como el tolueno, el acetato de etilo, etc. “Y eso pese a que yo no tenía contacto directo con esos productos, debido a la función que ejercía”, dice la investigadora.

El problema de salud hizo que empezase a estudiar la relación entre los solventes y sus efectos en el organismo humano y en el ambiente. “Constaté que existen leyes en varias partes del mundo que restringen o prohíben el uso de esos productos, mientras que en Brasil son aún tímidas las iniciativas en ese sentido, pese a los avances de los últimos años”, dice. Como cada kilo de pegamento a base solvente se compone de 800 gramos de solvente, esto significa que cuando el producto se aplica para poner fórmica en un armario, por ejemplo, la sustancia química durante mucho tiempo quedará evaporándose en el aire, con perjuicios al medio ambiente y a la salud. En la misma fase en que desarrollaba sus estudios sobre el tema, la investigadora tuvo contacto con algunos clientes que estaban en busca de alternativas a los pegamentos a base de solventes vendidos en Brasil. Esta conjunción de factores fue esencial para el desarrollo de pegamentos, impermeabilizantes y selladores de alto rendimiento y costos competitivos, sin solventes ni ningún otro compuesto orgánico volátil.

El primer resultado concreto surgió en 2003, cuando la empresa presentó el pegamento Prego Líquido, que no utiliza solventes o sustancias tóxicas en su formulación y elimina la necesidad de agujerear, atornillar o clavar. Este producto puede emplearse en la construcción civil para la fijación de zócalos, marcos decorativos, cuadros, espejos y tuberías de PVC. Se usa también en paredes de yeso en placas (dry wall), que son muy porosas y en las cuales no pueden usarse tarugos, tornillos y clavos para la fijación de pisos de cerámica, madera, encolado de fórmica, poliestireno expandido o paredes con azulejos.

Aunque la fijación suceda inmediatamente después de la aplicación, el proceso de secado completo, también llamado cura, tarda de una a tres semanas porque el producto es a base de agua. Pero esta demora vale la pena. El Prego Líquido [clavo líquido, en portugués] resiste a temperaturas de 200 a 250° sin ningún problema. Los ensayos destinados a comprobar las propiedades del producto, tales como su resistencia a la tracción, al impacto, al envejecimiento y a la impermeabilidad se llevaron a cabo en los laboratorios del Instituto de Investigaciones Tecnológicas y del Instituto de Investigaciones Energéticas y Nucleares (Ipen). El mismo año que lanzó Prego Líquido, Adespec ascendió a la categoría de graduada en el Cietec y se convirtió en una empresa asociada. Fue cuando suscribió un convenio de cooperación técnica con el IPT, que le permite a la empresa ocupar un espacio temporal en sus dependencias.

Con el lanzamiento comercial del producto, la empresa pasó a dedicarse integralmente al desarrollo de Pesilox Fixtudo, un pegamento sellador más avanzado que reemplaza con ventajas a la silicona y al poliuretano, agregándole propiedades extras. “El Pesilox sirve para pegar todo tipo de materiales, incluso pisos que han de lavarse y áreas sujetas a mucho tránsito de personas”, dice Wang. La principal diferencia del pegamento con relación al Prego Líquido es el tiempo de secado, que es mucho más rápido. Son varias formulaciones, con intervalos de secado que oscilan entre nueve minutos y una hora, dependiendo de la aplicación. Para desarrollar el Pesilox, a Adespec elevó un proyecto a la FAPESP, en el marco del Programa Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (Pipe), que permitió la compra de un reactor y el comienzo de la planta piloto para la investigación de pegamentos y selladores exentos de solventes y basados en polímeros de alto rendimiento: los poliéteres siloxanos.

Una muestra práctica de la resistencia del material son los miles de pies que diariamente atraviesan el piso del descenso de trenes en la estación Luz del metro de São Paulo, donde se lo aplica. Ensayos de comparación llevados a cabo con los selladores encontrados en el mercado mostraron que el Pesilox pega metal, plástico, madera, tela, granito y piedra; y todo con eficiencia. “Es el único pegamento a prueba de agua”, dice Wang. Esta propiedad permite el arreglo de azulejos rotos de piscinas de clubes, hoteles y condominios sin necesidad de vaciarlas. Basta con sumergirse y pegar la pieza dañada. Una de las ventajas del Pesilox en relación con los pegamentos encontrados en el mercado es que en contacto con la humedad y el agua el producto aplicado no aumenta de tamaño ni forma ampollas. La fórmula no es revelada por la investigadora, pero la base de la composición es el poliéter modificado. En su formulación van también plastificantes y antioxidantes, además de agentes estabilizadores y absorbentes de luz y un catalizador.

Como el producto se solidifica al entrar en contacto con la humedad del aire, el ambiente donde se lo prepara debe estar seco. Por eso se requiere un cuidado para retirarlo del reactor, cuando se lo coloca en otro aparato, fabricado a medida para separar el líquido que se pondrá en el envase. El Pesilox puede también utilizarse en la industria y en la construcción civil como sellador y como junta de movimiento de edificios existentes entre dos paredes o con el techo. Cuando se lo aplica como sellador en la pila o el piso del baño, por ejemplo, tiene también la ventaja de que puede pintárselo. El producto puede aplicarse con espátula o pincel, y los excedentes se retiran fácilmente con un paño seco, con un papel o hasta con la mano.

Nuevas fórmulas
Además de los envases con 360 gramos de Pesilex, con el producto estándar, otras formulaciones están en camino de salir al mercado, con diferentes tiempos de secado del producto, dependiendo de la aplicación. Las mismas se desarrollaron con base en demandas de empresas y por ahora solamente se suministran a pedido. Los ensayos mostraron que el producto también puede emplearse para pegar zapatillas, telas, velcro y otros varios usos en el hogar. Son aplicaciones que han atraído la atención de los fondos de inversión de capital de riesgo y de una multinacional de fórmica estadounidense, que está haciendo ensayos de pegado con Pesilox.

La planta piloto instalada en el IPT logrará producir la cantidad necesaria para que el producto sea distribuido en el mercado en otros formatos, tales como envases de aluminio con cantidades menores. Por ahora salen diariamente del reactor dos lotes de 52 kilos cada uno, vendidos principalmente a constructores o consumidores que se acercan a Adespec. Para el año que viene los planes incluyen la distribución comercial en las grandes cadenas minoristas. Para eso fue esencial la elección de la empresa para integrar el Programa de Apoyo a la Investigación en Empresas (Pappe), una iniciativa del Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCT), realizada por la Financiadora de Estudios y Proyectos (Finep) en sociedad con la FAPESP.

El financiamiento del Pappe, que se destina a la fase de producción, se utilizó para la compra de un reactor capaz de producir diariamente dos lotes de 100 a 150 kilos cada uno de Pesilox. El mercado promete. Un relevamiento llevado a cabo por la investigadora muestra que en Brasil el consumo domiciliario de pegamentos es de unos 80 millones de pomos por año. “Según nuestras cuentas, creemos que tener un 10% de ese mercado, u 8 millones de pomos por año, es bastante factible”, dice Wang.

Carrera premiada

En la corta trayectoria desde su creación en 2001, Adespec ha recibido muchos premios. El último se le entregó a finales de noviembre durante el II Fórum de Inversores de Negocios Sostenibles, organizado por el Programa New Ventures Brasil, en razón del modelo de negocio presentado y por su contribución al desarrollo sostenible en Brasil, porque los pegamentos que produce no ocasionan perjuicios al medio ambiente y a los consumidores. Otras dos empresas también fueron galardonadas: Tramppo Lighting, que actúa en el reciclaje de lámparas y es residente en el Centro Incubador de Empresas Tecnológicas (Cietec), y la Empresa Brasileira de Reciclagem, de Santos, que utiliza plásticos reciclados en reemplazo de la madera en la construcción civil.

El Programa New Ventures Brasil es una iniciativa del Instituto de Recursos Mundiales (WRI), ejecutada en Brasil por el Centro de Estudios de Sostenibilidad de la Fundación Getúlio Vargas (FGV) en sociedad con el Banco ABN Amro Real y la empresa Natura. Actuando en Latinoamérica desde 1999, este programa distingue a emprendimientos sostenibles mediante la concesión de apoyo técnico en la formulación de planes de negocios y el estímulo a inversiones privadas en el sector. Durante el foro, los planes de negocio de los emprendimientos seleccionados se elevaron ante un jurado compuesto por expertos, que se encargó de elegir a los ganadores.

También en 2005, Adespec se destacó entre los vencedores de la etapa regional Sudeste del Premio Finep de Innovación Tecnológica, en la categoría Pequeña Empresa, concedido por la Financiadora de Estudios y Proyectos dependiente del Ministerio de Ciencia y Tecnología. En 2004, un año después de salir de la incubadora del Cietec, la empresa recibió el Premio Nacional Anprotec de mejor Empresa Graduada, concedido por la Asociación Nacional de Entidades Promotoras de Emprendimientos Innovadores.

El Proyecto
Desarrollo de pegamentos y selladores a base de poliéteres sililterminados para su uso en industrias y construcción civil (nº 01/09239-9); Modalidad Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (Pipe); Coordinadora Wang Shu Chen – Adespec; Inversión R$ 345.424,00 (FAPESP) y R$ 500.000,00 (Pappe-MCT)

Republicar