Imprimir Republicar

Diseño Industrial

Sueño de consumo

Mini lavadora de ropas puede transportarse en un automóvil y colgarse en el techo o en la pared

Una lavadora de ropas liviana, pequeña y barata, que puede transportarse en el baúl de un automóvil, es el sueño de muchos consumidores. Y si, además de ser portátil, pudiera encajársela en la pared o en el techo y funcionar como una secadora, mejor todavía. Ésta es la propuesta de un mini lavarropas que se encuentra en fase final de desarrollo a cargo de los diseñadores Marcelo Monteiro y Ricardo Mondella, de la empresa Santos Dumont, y tiene como principales innovaciones la creación de un motor eléctrico con formato anular y un control remoto.

El proyecto de la minilavadora, financiado por el Programa de Innovación Tecnológica en pequeñas Empresas (Pipe), de la FAPESP, tuvo su inicio en mayo del 2004 como un despliegue de un proyecto llamado Doble Sentido, que previó la la creación de una lavadora con un cesto de lavado esférico para girar simultáneamente en sentido vertical y horizontal con el auxilio del nuevo motor. El Doble Sentido fue realizado entre 1998 y 2003, patrocinado en parte por la empresa Multibrás, fabricante de electrodomésticos que incluye a las marcas Brastemp y Cónsul.

“El hecho de que el cesto gire en doble sentido aumenta la fricción entre el agua y la ropa, acelerando el proceso de lavado con la consecuente reducción del consumo de agua y energía”, dice Monteiro, graduado en diseño industrial en la Fundación Armando Álvares Penteado (Faap). La empresa costeó la construcción del primer prototipo y el mantenimiento de las patentes internacionales de la lavadora esférica.

Cesto esférico
Para poner en práctica las innovaciones sugeridas para la lavadora, se idearon varias soluciones durante la construcción del prototipo. Una de las cuestiones levantadas durante el proceso era como hacer un cesto esférico girar en doble sentido, o sea, en torno de los dos ejes simultáneamente sin el auxilio de engranajes. Para resolver eso, surgió la idea de incorporar el nuevo motor directamente en la superficie del tanque y del cesto de ropas.

El concepto del motor eléctrico anular está basado en un rotor, un mecanismo giratorio en forma de anillo compuesto por imanes permanentes. Para garantizar la selladura al agua y el aislamiento de la corriente eléctrica, se previó el encapsulado o la inyección de las partes del motor, durante el proceso de fabricación.

Concluida la primera fase de desarrollo, Monteiro decidió dar continuidad al proyecto. A la idea original del motor anular se le incrementaron otras innovaciones, tales como un chip para activar el producto solamente en el acto de la venta, que funciona como un instrumento para impedir el robo de cargas, además de permitir al fabricante mapear la compra y la venta del producto, y un control remoto con timer, que puede conectarse o desconectarse de la lavadora.

Un sólo control remoto, uno de los componentes más caros del nuevo producto, puede usarse en dos lavadoras. Tener dos máquinas facilita la vida de las personas a las que no les gusta o no pueden mezclar prendas de vestir, como los profesionales de la salud que lavan separadamente sus ropas del trabajo. Otra novedad es la posibilidad de que la lavadora tiene un doble papel y funciona también como un secarropas. Para que eso ocurra, basta acoplar al final del ciclo de lavado un accesorio parecido a un cartucho de impresora que posee una resistencia y una veleta responsable por la inyección de aire caliente en el tanque. Productos para la higiene de ropas, como el detergente, el suavizador y el blanqueador, también pueden fabricarse en forma de cartuchos o cápsulas con medidas adecuadas para un buen lavado. De esta forma, el consumidor podrá recargar el producto en la cantidad deseada. Por el momento, aún no hay previsión de cuándo este mini lavarropas saldrá al mercado, pero las negociaciones en ese sentido ya están haciéndose con algunas empresas del sector.

Menor consumo
“La mini lavadora fue concebida inicialmente para una capacidad de 3,5 kilos de ropas. Pero puede adaptarse su tamaño para lavar hasta 8 kilos”, dice Monteiro. La selección de la mini máquina ocurrió por una cuestión de lógica de mercado. En las grandes ciudades brasileñas y en el exterior es cada vez mayor la cantidad de personas que viven solas en casas cada vez más pequeñas. Por lo tanto, un mercado potencial para una lavadora de pequeñas dimensiones que reduce en 40% el peso, el tamaño y el volumen de las lavadoras actuales y consume menos agua y energía. Las lavadoras convencionales de 5 kilos consumen en promedio 230 litros de agua en el proceso de lavado. Con la mini, ese consumo se reduce en alrededor del 30%.

“Una de las grandes ventajas del proyecto es con respecto a la simplicidad constructiva proporcionada por el nuevo concepto de motor eléctrico anular”, dice Monteiro. Con eso casi todos los componentes mecánicos necesarios para el movimiento del cesto son eliminados, como correas, poleas y transmisiones, tornando la asistencia técnica extremadamente simple y el producto 90% reciclable. El concepto del motor también elimina el eje con las aletas utilizado en las lavadoras convencionales, que muchas veces daña a las ropas disminuyendo la útil de los tejidos.

En función del peso de la mini, unos 9 kilos en total, fue creado un nuevo concepto de suspensión para la lavadora, parecido a una almohada, que podrá desempeñar simultáneamente la función de los muelles, del contrapeso y de los pies. La almohada, concebida para ser inflable y confeccionada en materiales tales como polímero o goma, podrá servir aún  como un recipiente de agua al final del lavado. El agua pasa por un filtro en la almohadilla, en donde permanece hasta que se la utilice nuevamente.

Formas variadas
La pequeña cantidad de componentes mecánicos simplifica la fabricación y reduce considerablemente el costo final del producto en entre un 30% y un 35%. Con eso, el precio al consumidor caería bastante y se ubicaría  próximo del precio de venta de las lavadoras semiautomáticas, los populares tanquecitos.  En Brasil, el mercado de lavarropas semiautomáticos es casi dos veces mayor que el mercado de los automáticas, de alrededor de 1,1 millón de máquinas por año. Ese es uno de los nichos de mercado de interés para la minilavadora, que puede fabricarse tanto en el formato cilíndrico como en el esférico. “Depende de la opción del fabricante”, dice Monteiro. “Una de las ventajas del proyecto radica en que hace posible una gran variación de formas, colores y materiales.”

El proyecto envuelve no sólo un nuevo concepto de fabricación sino también de comercialización. Uno de los de negocios propuestos es el aproximar a ambas puntas de la cadena productiva. “El menorista, si lo desea, no necesita comprar, transportar ni almacenar el producto, sencillamente simula la venta al fabricante que factura y entrega directamente en la casa del consumidor”, dice el investigador. Esa relación es posible habida cuenta de la simplicidad de construcción del producto.

El conjunto de innovaciones técnicas y conceptuales de la mini se extiende a las lavadoras y secadoras convencionales para 4, 5 y 6 kilos y a varios otros electrodomésticos, aumentando el potencial comercial del producto, incluso en lo que se refiere al mercado externo. Por eso ellas ya se encuentran protegidas por patentes nacionales e internacionales en Estados Unidos, Europa, Japón, Canadá, México, China, India.

Las innovaciones relacionadas con el proyecto van más allá y engloban la posibilidad de crear una bolsa electrónica de valores para productos industrializados, en la que se comercializarían y cambiarían las acciones de productos y no más de una empresa. “Esas acciones podrían vincularse directamente con la compra del producto o estar a disposición antes del lanzamiento, permitiéndole así a las empresas la captación de recursos para su desarrollo”, dice Monteiro. Una nueva patente internacional ya está en camino para garantizar negociaciones futuras en las bolsas de valores.

El Proyecto
Minilavadora de ropas (nº 03/13142-6); Modalidad Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (Pipe); Coordinador
Marcelo Monteiro – Santos Dumont Criação y Design; Inversión R$ 219.691,00

Republicar