Imprimir Republicar

Genética

Un gen facilita la adicción al crack

Una alteración en un gen parece estimular la preferencia de los adictos a la cocaína por la versión más nociva de la droga: el crack, la cocaína en piedra, que generalmente se fuma. Investigadores de la Universidad de São Paulo (USP) y de la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp) arribaron a esa conclusión al comparar las alteraciones más frecuentes en el gen que almacena la información para producir la enzima butirilcolinesterasa (BCHE) y los hábitos de consumo de 698 dependientes de la cocaína de la capital paulista. La BCHE, que es sintetizada principalmente por el hígado, degrada la cocaína en la sangre, transformándola en dos compuestos inertes. Por eso, cuanto mayor es la cantidad de la forma activa de la enzima, resulta menor la dosis de la droga que llega al cerebro y menos intensos sus efectos. Los investigadores compararon la frecuencia de tres mutaciones en el gen de la BCHE con la forma preferida de consumo de la cocaína: aspirada (en polvo), inhalada (crack) o ambas. Notaron que los usuarios con una mutación específica ‒la rs1803274, que reduce la actividad de la enzima‒ en las dos copias del gen de la BCHE eran más propensos a consumir el crack que la cocaína en polvo (PLOS ONE, 27 de noviembre). Tal mutación no sería la causa directa de la dependencia, pero influiría en la preferencia por la cocaína inhalada.

Republicar