Imprimir Republicar

paleontología

El dolor del perezoso

Un perezoso gigante que vivió hace decenas de millones de años donde hoy se extiende el sertón de Pernambuco debe haber soportado durante mucho tiempo un enorme dolor en el pescuezo. El paleontólogo Fernando Henrique de Souza Barbosa identificó una extensa lesión ósea en la segunda vértebra de la columna del animal, un cuadrúpedo terrícola con casi seis metros de longitud y con un peso cercano a las cinco toneladas, que era mayor que un elefante. El geólogo José Lins Rolim, profesor hoy jubilado de la Universidad Federal de Pernambuco (UFPE), halló la vértebra fosilizada del perezoso terrestre Eremotherium laurillardi al comienzo de los años 1970 en un depósito de fósiles, un tipo de depresión en rocas graníticas frecuente en el nordeste, cubierta por sedimentos de tanto en tanto. El ejemplar, ahora a resguardo en el museo de paleontología de la UFPE fue estudiado por Barbosa y dos colegas (International Journal of Paleopathology, edición de septiembre). “Es probable que haya convivido con un dolor muy severo”, dice Barbosa, alumno de doctorado en la Universidad Federal de Río de Janeiro. La lesión que él identificó es una osteofitosis, un tipo de artrosis que produce el popular pico de loro, signado por un engrosamiento del hueso en el borde de la articulación. Se trata de un raro hallazgo. “Si encontrar fósiles ya es difícil, aún lo es más encontrar uno con un problema que aparece en la articulación y al que le lleva tiempo afectar al hueso”, dice.

Republicar