Imprimir Republicar

Educación

Comprensión conceptual

Una herramienta digital revela la estructura de textos y promueve la mejora del aprendizaje

En el ejemplo de al lado, se utiliza este reportaje para mostrar de qué modo el software Sobek extrae los conceptos principales del texto y muestra gráficamente su grado de importancia y sus interrelaciones

DANIEL BUENO En el ejemplo de al lado, se utiliza este reportaje para mostrar de qué modo el software Sobek extrae los conceptos principales del texto y muestra gráficamente su grado de importancia y sus interrelacionesDANIEL BUENO

La dificultad en la expresión escrita de los estudiantes es uno de los puntos más problemáticos de la enseñanza en Brasil (y no sólo acá), tal como indican numerosas evaluaciones nacionales e internacionales. Con esta cuestión en la mira, el profesor Eliseo Reategui, de la Facultad de Educación de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFRGS),  en el marco de un proyecto iniciado en 2010 con la ayuda de sus alumnos, creó una herramienta digital capaz de extraer automáticamente los conceptos principales de un texto y mostrar gráficamente su grado de importancia y sus interrelaciones. Este proceso se conoce como minería de textos.

Se puede acceder gratuitamente a esta herramienta, disponible en portugués e inglés ‒su nombre es Sobek (nombre de una divinidad egipcia que simboliza fuerza, devastación y reconstrucción)‒ en el sitio web de la universidad. Cualquier texto que se ingresa a ella es descompuesto en sus conceptos principales, representados por medio de un grafo, un diagrama formado por nodos (los conceptos aislados en cuadros) y aristas (los trazos de enlace). El método es estadístico, por ende, la importancia de los conceptos se mide según la cantidad de veces que una misma palabra se repite en el texto. Hay filtros que descartan las palabras frecuentes que, no obstante, no generan sentido aisladamente, tales como artículos y preposiciones.

El modelo utilizado para la extracción de conceptos fue el del algoritmo de Schenker, creado en 2003. Con todo, Sobek exhibe una representación simplificada que torna a la lectura más concisa y accesible. “El desarrollo de esta herramienta tuvo siempre una visión educativa que se adaptó para servir de apoyo a la práctica de la lectoescritura, aunque puede servir para otros usos, incluso comerciales”, dice Reategui. “El punto más fuerte es la identificación del tema o de los principales temas que se encuentran en el texto”. Ésa es la clave para la detección de deficiencias de cohesión y unidad.

En ese aspecto, Sobek crea ambientes de aprendizaje útiles para analizar textos producidos por los alumnos, como así también para trabajar con textos ya existentes durante ejercicios de lectura. La tarea de evaluación y reorganización de conceptos puede quedar en manos de los propios alumnos, de los docentes o realizarse conjuntamente: son posibilidades que se abren por la adaptabilidad de la herramienta a distintos momentos educativos, desde el período posterior a la fase inicial de la alfabetización hasta las etapas de posgrado.

La interacción del alumno con el sistema no comienza sólo después de la generación do grafo, sino durante el proceso funcional, cuando el usuario selecciona y refina la base de conceptos –al contrario de lo habitual, una profesora de inglés puede querer ver las preposiciones para evaluar el uso que sus alumnos hacen de esas partículas, por ejemplo– y posteriormente, en la etapa de ajuste del grafo, mediante la eliminación y la inclusión de conceptos según sean o no relevantes, lo cual se hace manualmente. Esta etapa le permite al usuario ajustar con mayor precisión el análisis del texto de acuerdo con sus finalidades específicas. “Desde el punto de vista educativo, si el primer grafo correspondiese íntegramente a lo deseado, el proceso no sería tan interesante”, dice Reategui. “Esos momentos de reflexión le permiten al alumno penetrar en el texto de manera más profunda, construyendo poco a poco la red de relaciones necesarias para poder estructurar su propia escritura.”

Así es como se establece un proceso estructurado e interactivo que permite un abordaje constructivista del aprendizaje, en conformidad con la descripción del desarrollo intelectual humano introducida por Jean Piaget (1896-1980). Para el psicólogo suizo, no se transmiten conocimientos. Quien aprende lo hace a través del análisis y la reorganización de conocimientos ante una situación nueva. “Se apunta con Sobek a una práctica no demasiado directiva, que se basa esencialmente en la acción reflexiva del alumno, a partir de su visión y de sus experiencias”, explica Eliseo Reategui.

Minería de textos
Según el investigador, en Estados Unidos el uso de diagramas y otros modos de organización gráfica en producción textual suele concentrarse en las etapas de estructuración y planificación del texto, durante el proceso denominado de pre escritura. Esto se debe a la idea de que ése es el trabajo principal y conceptualmente más complicado de la creación. No obstante, Reategui entiende que la utilización usual en Brasil de la minería de textos vía Sobek es más dinámica, pues implica un “vaivén” que se traduce en un compromiso por parte de los alumnos.

Se está probando esta herramienta en diversas áreas. Alumnos participantes o cercanos al Centro Interdisciplinario de Nuevas Tecnologías en Educación (Cinted) de la UFRGS estructuraran proyectos pilotos en escuelas de ese estado sureño. Hay registros de actividades relacionadas con la alfabetización y con la construcción de textos, pero también como recurso, por ejemplo, para la comprensión conceptual en clases de ciencias (para la descripción de la fotosíntesis, por ejemplo). “Los docentes de esas escuelas se convierten en multiplicadores”, dice Reategui. “No contamos con un seguimiento sistematizado de lo que se hace, pero ésa es una etapa importante que aún debe concretarse. Un anhelo nuestro es crear una comunidad de docentes online para el intercambio de experiencias.”

Por estar disponible sin restricciones en internet, la utilización de la Sobek es igualmente irrestricta. Recientemente, un estudiante de España entró en contacto con el Cinted para presentar una versión que desarrolló, capaz de ejercer la minería textos en idioma español. Y una profesora de Mozambique, en una actividad volcada a la práctica de narraciones con niños de los primeros grados de la enseñanza básica, en lugar de trabajar únicamente con la generación de conceptos, tuvo la idea de usar la configuración de Sobek que busca también imágenes en internet en tiempo real. “La tecnología digital forma parte del día a día y resulta fundamental para motivar a los niños”, dice Reategui. “Los docente necesitan echar mano de una diversidad de estrategias permanentemente para mantener el interés de los alumnos.”

Actualizaciones y perfeccionamientos también van modificando a la propia Sobek. Un grupo de alumnos programadores trabaja permanentemente en ello. Recientemente, toda la interfaz del ambiente se reformuló para que sea más dinámica, y en poco tiempo más se presentará una aplicación para la utilización de la herramienta en aparatos móviles, incluso no conectados a internet.

Republicar