Imprimir Republicar

Fernando de Noronha

La danza del sol y el viento

Fernando de Noronha: física en busca de fuentes de energía

MARTIN STUCHI MONTINGELLIFernando de Noronha: física en busca de fuentes de energía MARTIN STUCHI MONTINGELLI

El archipiélago de Fernando de Noronha es un paraíso natural ubicado a 360 kilómetros de la costa del estado brasileño de Pernambuco. Pero la electricidad que abastece a la comunidad del archipiélago proviene sobre todo de contaminantes generadores alimentados con gasoil. El sol y el viento son fuentes de energía abundantes por allí, pero indómitas. Y no hay motivo para que lo sean. La velocidad de los vientos y la radiación solar están correlacionadas por un índice que persiste en la escala de tiempo anual, de acuerdo con análisis estadísticos realizados durante la maestría de Priscilla Sales dos Anjos, bajo la dirección de la física serbia Tatijana Stosic, de la Universidad Federal Rural de Pernambuco (Physica A, abril). Las investigadoras encontraran una alternancia entre la persistencia del viento y la de la radiación solar que tornaría productivo el uso de aparatos que combinen ambas fuentes de energía. Este resultado se desprende de datos recabados entre 2004 y 2013, una serie temporal inédita para análisis conjuntos de ambos fenómenos, que también mostró que los vientos mantienen una persistencia más fuerte en el transcurso del tiempo en comparación con la radiación solar. Para explicar la ligazón entre las variables, los autores sugieren que la radiación solar está relacionada con la formación de vientos mediante el calentamiento del suelo, del mar y del aire, al producir un gradiente de presión que los genera. Esto también tiene efectos sobre la disposición de las nubes, que modulan la luz solar que llega a la Tierra. En el marco de nuevos estudios, se deberá evaluar el potencial de estas energías alternativas.

Republicar