Imprimir Republicar

INGENIERÍA DE COMPUTACIÓN

Simulador de seguridad

Una pequeña empresa brasileña desarrolla un aparato de entrenamiento virtual de vigilantes y se lo vende a la multinacional Brink’s

Sospechosos virtuales responden de acuerdo con el abordaje.

EDUARDO CESARSospechosos virtuales responden de acuerdo con el abordajeEDUARDO CESAR

Los simuladores electrónicos están presentes desde hace muchos años en la aviación, para la capacitación de pilotos. Y desde hace poco, tractores, grúas y tanques de guerra también cuentan con este tipo de aparatos. Con el avance de las tecnologías de reconocimiento de voz y de imágenes 3D, los simuladores ahora están ingresando en el área de seguridad, para la capacitación de vigilantes y policías. En forma interactiva, con proyección de imágenes y sonido, se entrena en el uso progresivo de la fuerza: el tiro es el último recurso, y un buen abordaje inicial de los asaltantes resulta esencial. Este sistema, que en algunos momentos parece más un videojuego, ya se encuentra disponible en Brasil. La empresa nacional Cientistas Desenvolvimento Tecnológico, de la ciudad de São Carlos, en el interior paulista, concretó en 2014 la primera gran venta de este aparato: fueron ocho unidades adquiridas por la multinacional Brink’s, del área de transporte de valores, que opera en más de 100 países, y que en Brasil cuenta 8 mil empleados distribuidos en 63 sucursales. Los dos primeros aparatos se habían vendido también en 2014, a una empresa de formación de personal de seguridad de la localidad norteña de Belém, capital del estado de Pará.

El sistema, denominado Entrenamiento Interactivo de Seguridad (o TIS, por su sigla en portugués), está compuesto por un software, un sensor de movimiento, micrófonos inalámbricos, emisores de láser, cámaras de captura de imágenes, parlantes y proyectores. Existen aparatos similares en otros países, y las innovaciones de Cientistas, que depositó dos patentes en el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI), se refieren al sistema de captación de voz y de reconocimiento del movimiento del cuerpo del vigilante. “Empezamos a desarrollar el TIS en 2003, con una propuesta de proyecto del Pipe [el Programa Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas de la FAPESP] que fue aprobada en 2002, por un valor de 62 mil reales”, dice Antônio Valério Netto, socio de Cientistas, firma que fue fundada en 2003 para ejecutar este proyecto del Pipe. Posteriormente, entre 2007 y 2009, la empresa recibió otro aporte económico, en esa oportunidad proveniente de la Financiadora de Estudios y Proyectos (Finep), en el marco del programa Subvención Económica, por un valor de 500 mil reales. Valério, graduado en Ciencias de la Computación en la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar), con maestría y doctorado por la Universidad de São Paulo (USP), comenta que tuvo que tener de mucha persistencia hasta llegar al producto final en 2011.

“Con el avance y abaratamiento tecnológico, logramos montar el sistema. En 2012, lanzamos una fuerte campaña en el área de ventas, con foco en empresas e instituciones de seguridad privada y pública”, dice Valério. Si bien fue del agrado de algunas policías civiles, guardias municipales y empresas de seguridad del estado de São Paulo, las primeras ventas llegaron recién en 2014. Aparte de los ocho adquiridos, Brink’s asumió un compromiso de compra por otros dos en 2015 y dos en 2016.

En la simulación de tiro, abajo, el láser en la punta del caño del arma

EDUARDO CESAREn la simulación de tiro, abajo, el láser en la punta del caño del armaEDUARDO CESAR

Brink’s ya utilizaba simuladores en Estados Unidos ‒el país sede de la empresa‒, Canadá, México y Chile, y estudiaba la utilización de un aparato adecuado a sus actividades en Brasil. Salió en busca de sistemas fuera del país, pero eran aparatos sin integración. “El que se produce acá es un aparato único y es más resistente, lo que facilita el transporte entre las sucursales, además de contar con asistencia técnica en Brasil”, dice Rosana Alcine, gerente de capacitación y desarrollo de Brink’s. La empresa probó primeramente el sistema y luego lo aprobó para la compra. En uso operativo en Brink’s desde abril del año pasado, el simulador ha aportado distintos beneficios. Según Alcine, se han observado algunos puntos al respecto, tal como una mejor postura de los vigilantes en la llamada “fuerza de presencia”. El desempeño en el simulador mejoró el entrenamiento de tiro real, realizado fuera de la empresa en un lugar adecuado, y dotó de mayor confianza al trabajador de seguridad. “Con relación al desempeño laboral de un grupo de vigilantes que analizamos, la mejora fue del 18% con relación al acierto de tiros, aparte de la mejora en la percepción de los vigilantes”, dice Alcine.

Entre las ventajas que la empresa apunta se encuentra también la disminución del tiempo en el stand de tiro real, el aumento de la cantidad de horas de entrenamiento y la variedad de escenarios producidos. El papel de quien utiliza el simulador consiste en ganar en percepción y reaccionar acorde con las situaciones de ataque con foco solamente en personas que presenten riesgo. Luego de la conclusión, un instructor muestra los resultados alcanzados y analiza los puntos que pueden mejorarse, y el vigilante rehace el ejercicio. También se analiza su voz: si es fuerte y asertiva, impactará en el comportamiento de los personajes virtuales. De igual forma, el sistema analiza los movimientos del cuerpo del vigilante, y reacciona según la entrada de información. Si la simulación no ocurre dentro de los parámetros correctos de abordaje, el vigilante puede ser alcanzado “virtualmente” por un tiro.

Sistema portátil
Aparte de lograr un mejor entrenamiento del personal, la empresa reduce la necesidad de desplazamiento del mismo al stand de tiro, y así se disminuyen los gastos en horas extras y transporte. De este modo, el entrenamiento con el simulador se lleva a cabo en las sedes de la propia Brink’s, y complementa la capacitación práctica. Otra reducción de gastos se concreta debido a la disminución en un 50% del uso de municiones en el tiro real. Cada disparo cuesta 2 reales. Para funcionar, el sistema, que es portátil, requiere únicamente una sala con paredes blancas y energía eléctrica. La evolución del aparato, comenta Valério, se concretó mediante la lectura de diversos documentos sobre seguridad, y con la colaboración de los expertos a quienes mostraba el sistema en funcionamiento. “Partí de un sistema únicamente orientado al entrenamiento de tiro hacia otro más avanzado y actual, que privilegia el abordaje de quien se encarga de la seguridad”, dice Valério. Le ha presentado este aparato, que cuesta alrededor de 70 mil reales, a diversas guardias municipales que han manifestado interés; pero todos los gobiernos locales alegan falta de financiación del gobierno federal y de las gobernaciones para la realización de las compras.

Proyecto
Sistema interactivo para el entrenamiento en el área de seguridad (nº 02/ 12914-2); Modalidad Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe); Investigador responsable Antonio Valério Netto (Científicos); Inversión R$ 62.789,15 (FAPESP).

Republicar