Imprimir Republicar

Políticas públicas

De primera mano

Para colaborar con la prevención, un grupo de científicos divulga previamente resultados de investigaciones sobre Sida

Cuestionario aplicado en el marco del Proyecto Muriel con travestis y transexuales que viven en el estado de São Paulo

LÉO RAMOSCuestionario aplicado en el marco del Proyecto Muriel con travestis y transexuales que viven en el estado de São PauloLÉO RAMOS

Un grupo de científicos vinculados al área de salud pública ha puesto en práctica una estrategia inusual en otros campos, con el objetivo de difundir resultados de investigaciones. Tras la conclusión de un estudio según el cual la prevalencia de la infección por el virus VIH sigue siendo elevada (del 15,4%) entre homosexuales y travestis que frecuentan bares, discotecas y otros lugares de sociabilidad del centro de São Paulo, los investigadores resolvieron divulgar los resultados de ese trabajo para que lleguen a conocimiento de la población y de organismos públicos antes incluso de publicarlos en un artículo científico. Esta iniciativa forma parte del proyecto SampaCentro, que congrega a investigadores de la Facultad de Ciencias Médicas del hospital Santa Casa, la Secretaría de Salud del Estado de São Paulo, la Universidad de Campinas (Unicamp), la Universidad de São Paulo (USP), el Instituto Adolfo Lutz, la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) y organizaciones no gubernamentales.

“Tan pronto como analizamos los datos y organizamos la información, realizamos reuniones con las personas que participaron en el estudio, con organizaciones de la sociedad civil y con agentes de salud pública para alertarlos sobre los altos índices de infección y sobre la necesidad de contar con políticas de prevención dirigidas al grupo de gente estudiado”, comenta Maria Amélia de Sousa Mascena Veras, docente de Santa Casa y coordinadora del estudio, realizado entre 2011 y 2012 y publicado en la revista Aids and Behaviour sólo en noviembre del año pasado. “Difundimos los resultados en eventos científicos y a través de las redes sociales”, dice la profesora.

Uno de los motivos para acelerar la presentación del estudio consiste en que buena parte de los participantes no sabía que estaba infectada con el virus del Sida. Tras la realización de las entrevistas, los 1.217 varones que tienen sexo con varones fueron invitados a realizar la extracción de sangre para el test de VIH. De ese total, 771 aceptaron participar en el examen, de los cuales 118 (el 15%) estaban infectados con el virus. De éstos, 54 dijeron que ya sabían que daban positivo para Sida; los demás (64) no tenían conocimiento de ello. “El proceso de publicación de un artículo puede tardar meses. Cuando se trata de salud pública, cuanto más tempranamente ponemos a disposición de la población investigada y de la propia área de salud pública la información, mayores son las posibilidad de influir sobre aquéllos que toman decisiones y elaboran políticas de combate contra el Sida”, dice Maria Veras. El estudio, realizado entre 2011 y 2012, tuvo el objetivo de estimar la prevalencia del virus HIV en la población de homosexuales y travestis, y saber si éstos tienen acceso a la prevención, si sufren discriminación y qué lugares de sociabilidad frecuentan.

El estudio muestra que la proporción de infectados entre las personas estudiadas en el centro de São Paulo es alta (un 6,4%) entre los más jóvenes (varones de 18 a 24 años) y entre los de más bajos ingresos. Otras informaciones ayudan a componer el cuadro: entre los entrevistados, el 63% se considera blanco; el 57% no tiene la secundaria completa; el 60% dijo ya haber sufrido algún tipo de prejuicio y el 30% sostuvo haber mantenido relaciones sexuales bajo el efecto de drogas, lo que aumenta el riesgo de exposición a enfermedades de transmisión sexual. Con base en los datos obtenidos, dice la investigadora, es posible conocer mejor a esa población y actuar de manera más eficiente y asertiva al momento de diseñar políticas preventivas.

Despliegues
Otra iniciativa llevada a cabo por el grupo es el Proyecto Muriel, que apunta a estudiar el grado de vulnerabilidad de la población de travestis y transexuales femeninas y masculinos. Se evalúan datos sociodemográficos y de acceso a derechos y servicios de salud y educación. El proyecto está aún en marcha y concluirá el año que viene. Hasta el momento, fueron entrevistadas 259 personas, de las cuales 77% cursó el secundario completo y el 23% afirmó que portaba el HIV. Ésas y otras informaciones se están divulgando como resultados preliminares en el sitio web del proyecto (www.projetomuriel.com.br). A su vez, se están fomentando las reuniones con los interesados, con organizaciones no gubernamentales y con entes de gobierno para mejorar la atención de ese público.

“La falta de información precisa sobre travestis y transexuales impide la elaboración de políticas más específicas para ese grupo”, dice Brunna Valim, de 40 años, activista del movimiento LGBT/ Sida y trabajadora del Centro de Referencia y Defensa de la Diversidad de São Paulo. Aparte de formar parte del grupo estudiado en el marco del Proyecto Muriel, Valim ayudó al equipo de investigadores a elaborar el cuestionario aplicado en diversas ciudades del estado de São Paulo. “Los datos hasta ahora nos muestran que travestis y transexuales demandan otros cuidados, que van más allá del tratamiento del Sida cuando tienen la enfermedad. Se trata de una población que necesita un mejor acogimiento en la atención básica de la salud”, añade Valim.

Para Ana Maria Costa, presidenta del Centro Brasileño de Estudios de Salud (Cebes), iniciativas como éstas que se llevan adelante en São Paulo se ubican en el centro de la investigación en salud colectiva. “Es un campo científico que surge del compromiso con el derecho a la salud”, dice Costa. Según ella, muchas investigaciones en salud colectiva realizadas en Brasil suelen generar informes, evaluaciones, libros y anales de congresos, los tipos de publicación que no siempre llegan a las revistas científicas. Éste es otro factor que contribuye para que los investigadores opten por otras formas de divulgación de los resultados parciales y finales. Para hacer un seguimiento de ese conjunto de informaciones que tangencia los periódicos tradicionales, un grupo de investigadores de la Universidad Federal de Bahía (UFBA) creó recientemente el Observatorio Nacional de Políticas de Salud. El mismo rastreará y dejará disponibles estudios que en un primero momento no salieron publicados en forma de artículos científicos, pero que contienen datos importantes para la gestión pública de la salud.

Proyectos
1. Comportamientos y prácticas sexuales, acceso a la prevención, prevalencia de VIH y otras infecciones de transmisión sexual entre gays, travestis y hombres que tienen sexo con hombres (HSH) en la región central de São Paulo (nº 09/ 53082-9); Modalidad Ayuda a la Investigación – PPSUS; Investigadora responsable Maria Amélia de Sousa Mascena Veras (Santa Casa de São Paulo); Inversión R$ 326.835,63 (FAPESP).
2. Vulnerabilidades, demandas de salud y acceso a servicios de la población por parte de travestis y transexuales del estado de São Paulo (nº 13/ 22366-7); Modalidad Ayuda a la Investigación – Regular; Investigadora responsable Maria Amélia de Sousa Mascena Veras (Santa Casa de São Paulo); Inversión R$ 330.016,70 (FAPESP).

Republicar