Imprimir Republicar

Tapa

La sangre nueva de la innovación

Empresas emergentes adquieren reconocimiento y consolidan la colaboración con el sector público y con grandes compañías

La alfombrita con un sensor acoplado a un chip...

LÉO RAMOSLa alfombrita con un sensor acoplado a un chip…LÉO RAMOS

Casi festiva, con la participación de muchos jóvenes empresarios vestidos con saco, remera y pantalones vaqueros, una ceremonia realizada en el Palacio de los Bandeirantes, sede de la gobernación del estado de São Paulo, se erigió en uno de los más recientes y efusivos actos de reconocimiento del potencial creativo y económico de empresas incipientes que desarrollan productos innovadores, conocidas también como empresas emergentes o startups. Ese día, el 17 de noviembre, se anunciaron los nombres de las 15 firmas seleccionadas entre las más de 300 inscritas en la primera edición del proyecto Pitch Gov SP, que desarrollaron productos –en general, programas de computadoras– capaces de facilitar la gestión pública y el acceso de los ciudadanos a información médica o escolar bajo administración de organismos públicos. El reconocimiento y el crecimiento de las empresas emergentes en Brasil indican que una nueva realidad en el campo de la creación de tecnología se está configurando en el país, muchos años después de que numerosas pequeñas empresas creativas de Silicon Valley, en California, Estados Unidos, mostraran que podían ser sumamente rentables e incluso competir con las grandes compañías.

Una de las seleccionadas en el Pitch Gov, llamada Dev Tecnologia, es una empresa de São Paulo elegida también en un programa de economía creativa organizado por la multinacional Samsung, que desarrolló un software que reduce el consumo de agua y de energía eléctrica. Aime, otra de las finalistas, es una asociación entre la organización no gubernamental Viva Rio, de Río de Janeiro, y la Singularity University, de California; y ofrece un programa con recursos de inteligencia artificial destinado a prever las probables áreas de ocurrencia de dengue y otras enfermedades, tales como cólera y tuberculosis, con tres meses de antelación y un 88% de certeza, de acuerdo con pruebas realizadas en Malasia. AppProva, de Belo Horizonte, y ClasApp, de Limeira, en el interior paulista, que también fueron seleccionadas, crearon aplicaciones que facilitarán el trabajo de docentes y alumnos y la comunicación entre éstos y los padres de los alumnos.

Las 15 empresas seleccionadas ahora pondrán a prueba sus productos en instituciones públicas, y en marzo presentarán públicamente los primeros resultados de esa colaboración. En la siguiente etapa, el gobierno analizará las posibilidades de incorporación o compra de los proyectos exitosos. “El valor del Pitch Gov es estratégico, no económico”, dijo Guilherme Junqueira, gerente ejecutivo de la Asociación Brasileña de Empresas Emergentes (ABStartups), quien participó en la elaboración del programa impulsado por el gobierno paulista con base en una experiencia similar con grandes empresas ‒llamada Pitch Corp‒ que empezó en 2013 en Belo Horizonte. Junqueira dijo que ya ha sido consultado por representantes del gobierno de cuatro estados brasileños que desean implementar programas similares a la versión de São Paulo. “Estoy seguro de que el Pitch Gov fortalecerá a las empresas emergentes de nuestro estado”, afirmó el gobernador paulista Geraldo Alckmin al efectuar la presentación de las empresas.

Dos semanas antes, diez empresas emergentes, también de São Paulo, presentaban sus productos ante potenciales inversores en el marco de un encuentro organizado por el programa Start-Up Brasil, una iniciativa del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MCTI). En dos años, de acuerdo con Felipe Lemos Sereno, uno de los coordinadores de dicho programa, el ministerio invirtió 27 millones de reales en las primeras 94 de las 183 empresas seleccionadas, que a su vez lograron captar 57 millones de reales de inversionistas privados. También durante el mes de noviembre, la gobernación del estado de Amazonas anunció un programa de incentivo a la formación y el crecimiento de empresas de base tecnológica, y la Federación Industrial del Estado de São Paulo (Fiesp) realizó la presentación de las empresas seleccionadas durante la 7ª edición del programa Acelera Startup, que se puso en marcha en 2011 y ya ha redundado en inversiones por valor de cinco millones de reales en las 350 empresas seleccionadas, las cuales, mediantes acciones de este tipo, tienen la oportunidad de exponer lo que producen.

...y el lector de códigos de barras innovaciones de InfoPrice que atrajeron a las cadenas de supermercados

LÉO RAMOS…y el lector de códigos de barras innovaciones de InfoPrice que atrajeron a las cadenas de supermercadosLÉO RAMOS

Enseguida después, el día 9 de diciembre, la FAPESP anunció los 46 proyectos aprobados en el marco del tercer llamado de 2015 a la presentación de propuestas del Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe). “En 2015, el Pipe cumplió 18 años de existencia en pleno proceso de expansión hacia distintas regiones del estado de São Paulo. Esta descentralización, fruto de las asociaciones firmadas con la industria y también de una maduración de la cadena implicada en el proceso de innovación, pone en evidencia el potencial paulista en el área”, dijo el director científico de la Fundación, Carlos Henrique de Brito Cruz, al anunciar los nombres de las empresas seleccionadas, entre las cuales 11 eran incipientes y aún se encontraban en etapa de constitución formal. El Pipe fue un programa pionero creado por la FAPESP en 1997 para brindar apoyo a la investigación en ciencia y tecnología y al desarrollo empresarial, e incrementar la competitividad de las pequeñas y medianas empresas. Desde entonces ha financiado a 1.461 proyectos, de los cuales alrededor del 25% provenía de empresas emergentes, con un desembolso total aproximado de 180 millones de reales. La página web www.fapesp.br/pipe reúne información sobre este programa y enlaces con reportajes sobre las empresas publicados en Pesquisa FAPESP y en Agência FAPESP.

Desafíos y recompensas
Como un ejército de reserva finalmente convocado a entrar en acción, las empresas emergentes están siendo llamadas con mayor frecuencia para resolver problemas de los gobiernos y de las grandes empresas. Un buen ejemplo de esto es I.System, de la ciudad de Campinas, premiada en noviembre de 2015 por la Cámara de Comercio e Industria Brasil-Alemania de São Paulo, que despegó efectivamente cuando, en 2010, resolvió un problema de inestabilidad en el llenado de las botellas con refresco de Coca-Cola. “Nos enteramos de ese problema y planteamos una solución”, dijo Igor Santiago, uno de los fundadores de la empresa que desarrolló un software de control industrial para la disminución del consumo de agua y energía y el aumento de la productividad. “Nuestra propuesta siempre fue ambiciosa: generar sistemas de control industrial mejores que los de las empresas multinacionales. Uno de los primeros retos consistió en mostrar lo que éramos capaces de hacer.”

En otro frente de investigación, con el apoyo del Pipe, Santiago y sus socios –otros dos ingenieros en computación y un matemático, todos egresados de la Universidad de Campinas (Unicamp)– desarrollaron los llamados sistemas empotrados para la optimización de electrodomésticos y otros artefactos. Desde 2013, la empresa, que actualmente cuenta con 25 empleados, recibe inversiones del fondo paulista Pitanga, que brinda apoyo a empresas innovadoras con alto potencial de crecimiento (lea en Pesquisa FAPESP, edición nº 211).

En los últimos años, Pesquisa FAPESP ha venido siguiendo de cerca las innovaciones, los avances y las dificultades de empresas emergentes paulistas tales como la propia I.Systems y BrPhotonics, creada en 2014 en la fundación Centro de Investigaciones y Desarrollo en Telecomunicaciones (CPqD), que producirá equipos para comunicaciones ópticas de alta velocidad. Algunas empresas de base tecnológica hoy en día consolidadas pasaron por la fase de startup. Tal es el caso de Padtec, una de las mayores fabricantes de aparatos para transmisión vía fibra óptica de Brasil, egresada de CPqD, y de Ci&T, constituida por tres noveles graduados en ingeniería en computación de la Unicamp en 1995, que actualmente es una empresa brasileña internacional que trabaja con software corporativo y tiene 1.400 empleados. Todas ellas tienen sede en Campinas.

Talento a mano: alumnos y exalumnos universitarios se reúnen en São Paulo para mostrar lo que hacen...

LÉO RAMOSTalento a mano: alumnos y exalumnos universitarios se reúnen en São Paulo para mostrar lo que hacen…LÉO RAMOS

Omnisys, de la localidad de São Bernardo do Campo, nació con tres ingenieros en 1997, con el objetivo de producir y desarrollar sistemas aeronáuticos y meteorológicos, radares inclusive. Con el apoyo del Pipe y luego, en 2006, al ser vendida a la francesa Thales, siguió desarrollando proyectos de investigación en Brasil. Algunas empresas emergentes se orientan hacia el campo, tal como Promip, de la localidad de Egenheiro Coelho, en la Zona Metropolitana de Campinas, que también contó con el apoyo del Pipe y cría abejas nativas para la polinización y tres especies de ácaros predadores que combaten plagas de hortalizas y frutas.

“En el siglo XXI, la innovación proviene fundamentalmente de empresas emergentes, pues éstas son capaces de desarrollar nuevos productos con plazos y costos menores, y con equipos más motivados que los de las grandes empresas”, dijo Fabio Kon, docente del Instituto de Matemática y Estadística de la Universidad de São Paulo (IME-USP) y coordinador adjunto de investigación para la innovación de la Dirección Científica de la FAPESP. “Algunas de las primeras entre las 20 mayores empresas del mundo en la actualidad, como Google y Facebook, fueron empresas emergentes hace menos de 15 años”. Las grandes corporaciones ahora no sólo colaboran o disputan espacio con las pequeñas empresas, sino que también las compran cuando éstas ofrecen innovaciones con gran potencial de mercado, tal como sucedió con Waze, una empresa israelí que desarrolló una aplicación de tránsito y fue adquirida en 2013 por Google por casi 1.300 millones de dólares.

Empresarios entusiastas
“Fui excelente en ser un pésimo alumno. Nunca me gustó hacer lo tradicional”, comentó Paulo Garcia al evocar los tiempos en que cursaba mecatrónica en la Escuela Politécnica de la USP, antes de unirse a sus compañeros Marcus Roggero y Leonardo Monteiro y crear un dispositivo electrónico para leer códigos de barras en terminales de precios de tiendas y supermercados. Los primeros prototipos no funcionaron; pero ellos persistieron: tomaron parte en los programas Startup Farm y Start-Up Brasil, y en octubre de 2013 crearon InfoPrice, con el refuerzo de una socia, Juliana Glasser.

Finalmente, desarrollaran una versión exitosa del aparato que recibió el nombre de Smart Price: un simulador de código de barras acoplado a un celular que interactúa con la máquina verificadora de precios en supermercados y registra el valor de miles de productos en pocos minutos, con lo cual les permite a los comerciantes minoristas revisar con rapidez sus estrategias de venta, y a los fabricantes, sus planes de producción y distribución de los productos. En 2015, entonces ya con grandes clientes y 46 empleados, Infoprice recibió un aporte de inversión por un valor superior a los dos millones de reales a través del fondo Arpex Capital y de la transferencia del control accionario a B2W Digital, la misma empresa propietaria de Americanas.com y de Submarino.

...o para gestionar sus propias empresas en oficinas compartidas

LÉO RAMOS…o para gestionar sus propias empresas en oficinas compartidasLÉO RAMOS

En un congreso sobre supermercados realizado en 2015 en São Paulo, el equipo de la empresa presentó el prototipo de su segundo producto: Gondola no Break, apodado “la alfombrita”, para directores de cadenas minoristas. Se trata de una tabla de acrílico con sensores y chips que se pondrá sobre las góndolas de los mercados y avisará vía wifi a los repositores de stock cuando falte algún producto, de modo tal que el consumidor siempre encuentre lo que desea. Garcia tuvo esa idea al conocer los sensores de los minibares existentes en los hoteles de Las Vegas, en Estados Unidos, que se activan automáticamente cuando falta alguna bebida. Se estima que la producción y la venta de las alfombritas empezará a mediados de 2016.

Junqueira, de ABStartup, que reúne a alrededor de cuatro mil empresas incipientes de todo Brasil –“incluso 26 del estado de Acre”, recuerda él–, observó ese entusiasmo durante el primer Pitch Corp, realizado a finales de 2013 en Belo Horizonte, cuando la muchachada inquieta y creativa de las empresas emergentes presentó sus productos ante ejecutivos de grandes empresas. Según Junqueira, de cada diez empresas emergentes que presentaron sus productos ante grandes empresas, cuatro sellaron negocios.

Un ambiente favorable
Las empresas incipientes están avanzando porque actualmente es relativamente sencillo crear una compañía de software, elaborar un programa o una aplicación para celulares, lanzarlo y atraer a miles de usuarios en pocas semanas. “Hace 20 años, el costo para hacer nuevos programas era de millones de dólares; hoy en día es de unos pocos miles”, dijo Kon. Asimismo, en los últimos años ha madurado un ambiente que favorece la conexión entre éstas y empresas y organismos gubernamentales interesados en sus productos, con fuentes públicas o privadas de financiación, y con organismos que las apoyan en la planificación de los negocios, como es el caso del Servicio Brasileño de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas (Sebrae).

De acuerdo con un estudio que se dio a conocer en agosto en el periódico Valor Econômico, el fondo internacional Fundacity había registrado inversiones por 170 millones de reales en 191 empresas emergentes, realizadas por 45 inversores durante el primer semestre de 2015 en Brasil. Pero los expertos prevén que la actual crisis económica podría perjudicar el flujo de inversiones hacia las empresas incipientes. Como contrapartida, aseveró Kon, “se ha registrado un crecimiento en la inversión en tecnología de la información y en software en los últimos años como una manera de mejorar la productividad de las empresas, lo que ha sido muy bueno para las empresas emergentes de software”.

Un condominio de empresas en São Paulo que alberga a decenas de jóvenes emprendedores: la conexión con otros y la exposición de planes es una tarea común

LÉO RAMOSUn condominio de empresas en São Paulo que alberga a decenas de jóvenes emprendedores: la conexión con otros y la exposición de planes es una tarea comúnLÉO RAMOS

Para Junqueira, uno de los desafíos de los próximos años consistirá en motivar a los jóvenes a apostar en sus propias ideas y crear sus negocios sin miedo a equivocarse. Entre las empresas incipientes, las historias de fracasos son comunes, pero se las ve como una señal de madurez. “Pocos estudiantes consideran que los emprendimientos constituyen una alternativa de trabajo tras egresar de la carrera de grado”, afirmó Kon. Para cambiar esta situación, él y otros docentes, alumnos y exalumnos del IME-USP crearon IMEmprende, un grupo de emprendedores que ya cuenta con 1.221 participantes, de los cuales casi la mitad de afuera de la USP, que se reúne al menos una vez por mes.

“Todavía no somos rentables, y existe el riesgo de no tener éxito, pero confío mucho en este proyecto”, dijo Daniel Cukier en una de las charlas del último encuentro de 2015 de IMEmprende, realizado en la sede de Google en São Paulo. Cukier divide su tiempo entre la investigación doctoral en el IME y su empresa incipiente, Playax. Creada en 2014, la firma monitorea cinco mil radios, 60 canales de televisión y 1.000 sitios web para detectar automáticamente la cantidad de veces y los lugares donde se pasan alrededor de 700 mil temas musicales, a los efectos de facilitar la gestión de derechos autorales y la planificación de shows de acuerdo con el interés del público.

También en 2014, su colega Julian Monteiro, luego de finalizar su doctorado en computación en Francia, participó en la creación de Scipopulis, que actualmente cuenta con dos productos: una aplicación para que los usuarios vean a qué hora debe llegar el autobús que están esperando, que ha sido objeto de cinco mil descargas, y un tablero de monitoreo del transporte público que está ayudando a organismos públicos a seguir el flujo de autobuses y planear ajustes en la red vial de la ciudad de São Paulo. “Trabajamos con datos abiertos suministrados por la municipalidad de São Paulo”, dijo Monteiro, quien expresa así las transformaciones en el mundo de las empresas emergentes ocurridas en los últimos años.

En 1999, cuando se creó Buscapé, un sitio web de comparación de precios que actualmente es un ejemplo exitoso de startup en Brasil, las bases de datos eran escasas y el apoyo a empresas incipientes era ínfimo. En el anuncio de las 15 empresas seleccionadas para trabajar con el gobierno paulista, Romero Rodrigues, uno de los fundadores de dicha empresa, comentó que él y sus socios telefoneaban a los comerciantes, que les respondían que no informaban los precios de sus productos por teléfono. Poco a poco, Buscapé fue creciendo y actualmente tiene 11 millones de productos en sus registros. En septiembre de 2015, Rodrigues dejó la presidencia de la empresa –adquirida por un monto de 342 millones de dólares por el grupo de sudafricano de medios Naspers en 2009– para asociarse a un fondo de inversión en empresas emergentes.

Una mirada hacia el mundo
De acuerdo con un estudio de la fundación Dom Cabral, de Belo Horizonte, basado en entrevistas con directivos de 130 empresas emergentes brasileñas en actividad y 91 ya extintas, ​al menos el 25% de las pequeñas empresas innovadoras deja de existir en menos de un año, la ​mitad en menos de cinco años y un 75% cierra sus puertas antes de llegar a cumplir 13 años​, debido fundamentalmente a la falta de financiación. Con base en un viaje de estudios que realizó a Israel, Fabio Kon arribó a la conclusión de que las posibilidades de supervivencia de las empresas incipientes son mayores cuando, además de contar con un buen proyecto y un buen equipo de trabajo, están vinculadas a universidades, centros de investigación y compañías mayores para interactuar éstos; además, sí están inmersas en un ambiente social que valora la audacia y la creatividad y tienen acceso a la financiación y a una estructura legal y tributaria favorable al desarrollo de nuevos emprendimientos tecnológicos (lea el recuadro en la página 20). Las conexiones forman lo que Kon denominó ecosistema de startuups, que ayuda a pensar también las fuerzas y las limitaciones de la realidad brasileña.

“Necesitamos más empresas emergentes globales. Debemos pensar en el mundo, no sólo en el mercado nacional”, comentó, en referencia al hecho de que las empresas nacionales son menos ambiciosas que las que conoció en otros países. La trayectoria de diez años de Easy Taxi muestra que es posible ir más allá de las fronteras nacionales. La aplicación de esa empresa creada por Tallis Gomes, oriundo de Minas Gerais, tras fracasos sucesivos, es utilizada actualmente por alrededor de 17 millones de usuarios en 420 ciudades de 30 países, con 400 mil choferes oficialmente registrados.

Technion, en Haifa, Israel: con enfoque en ciencias exactas y en el apoyo a las nuevas empresas innovadoras

Technion Israel Institute of TechnologyTechnion, en Haifa, Israel: con enfoque en ciencias exactas y en el apoyo a las nuevas empresas innovadorasTechnion Israel Institute of Technology

La experiencia de Israel
La cercanía con universidades y grandes empresas y el incentivo a la audacia y al riesgo favorecen a las empresas incipientes

Luego de realizar 35 entrevistas con los fundadores, directivos e inversionistas de 25 empresas emergentes de Tel Aviv, Haifa y Jerusalén, en Israel, entre agosto a diciembre de 2013, Fabio Kon verificó que Israel forma un ambiente relativamente maduro de soporte a futuros emprendedores. Hay allí centros de excelencia en ciencia de la computación, ingeniería, química, física y biotecnología –en el Technion, en el Instituto Weizmann de Ciencia y en las universidades de Jerusalén y de Tel Aviv, entre otros– y centros de investigación de empresas multinacionales tales como IBM, Microsoft, Google, HP e Intel, en la zona de Haifa y Tel Aviv, que favorecen el desarrollo de nuevos productos en startups. Otra fuente de formación de emprendedores son los institutos de las Fuerzas Armadas. En Israel, todos los varones y las mujeres pasan por el servicio militar, y muchas veces aprovechan ese tiempo para reforzar sus conocimientos en computación y sobre otras tecnologías, y después van a la universidad motivados para abrir sus propios negocios.

Existe también una cultura favorable a la audacia, el riesgo y la innovación. Kon observó que la valoración del individualismo y el incentivo al riesgo favorecen la creación de empresas de base tecnológica, mientras que, inversamente, el apego a la jerarquía y a la tradición, y la vergüenza de fallar, como ocurre en Japón, y la perspectiva de tener empleo fijo en grandes empresas, como en Alemania, dificultan el espíritu emprendedor. A su juicio, Brasil en la actualidad se encuentra a mitad de camino entre los países con alto incentivo a los emprendimientos y los de poco incentivo, ya que el hecho de coleccionar fracasos empresariales es generalmente tenido como una señal de ineptitud, no de espíritu emprendedor. Muchos emprendedores relataron que sus negocios anteriores fracasaron porque gastaron demasiado dinero en tecnología y mucho también en marketing, o gastaron poco en los test de mercado de sus productos. “El equilibrio entre el desarrollo del producto y el marketing es crucial para el éxito de una empresa incipiente”, sostuvo Kon en un informe técnico sobre el trabajo realizado en Israel.

Proyectos
1. Los emprendimientos en ciencia de la computación y el ecosistema de empresas emergentes (nº 2013/06146-7) Modalidad Beca en el exterior – Regular; Investigador responsable Fabio Kon (IME-USP); Inversión R$ 31.811,14.
2. Aplicación de la plataforma hourus para la automatización industrial y de aparatos (nº 2010/51286-3); Modalidad Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe); Investigador responsable Igor Bittencourt Santiago (I.Systems); Inversión R$ 95.888,22 y US$ 1.210,71.
3. Una aplicación móvil para la obtención de información actualizada del transporte público basada en el conocimiento colectivo (nº 2013/50812-1); Modalidad Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe); Investigador responsableRoberto Speicys Cardoso (Scipopulis); Inversión R$ 47.152,87 y US$ 990,00.
4. Rastreadores de olhar-eye-trackers (nº 2014/50398-3); Modalidad Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe); Investigador responsable Camilo Rodegheri Mendes dos Santos (Dev Tecnologia); Inversión R$ 511.705,48 y US$ 12.465,00.
5. Láser de cavidad externa en fotónica de silicio con franja de sintonía ultra ancha para aplicaciones en sistemas DWDM (nº 2014/21731-6); Modalidad Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe); Investigador responsableWilson de Carvalho Júnior (BrPhotonics); InversiónR$ 144.037,27 y US$ 282.901,75.
6. Transmisor de banda S para integrar el sistema de radar meteorológico Doppler (nº 2002/07909-0); Modalidad Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe); Investigador responsableJean Claude Lamarche (Omnisys); Inversión R$ 109.311,96.
7. Producción masiva de colonias de abejas sin aguijón para su utilización comercial en la polinización agrícola (nº 2012/51112-0); Modalidad Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe); Investigador responsableCristiano Menezes (Promip); InversiónR$ 627.224,03 y US$ 3.913,46.
8. Plataforma de identificación automática de músicas y gestión de derechos autorales (nº 2014/50380-7); Modalidad Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe); Investigador responsable Juliano de Moraes Polimeno (Playax); Inversión R$ 34.660,95 y US$ 16.290,00.

Artículos científicos
PAMPLONA, J. B. y YANIKIAN, V. P. M. O sistema federal de financiação à inovação en Brasil. Pesquisa e Debate. v. 26, n. 1, p. 35-72, 2015.
​KON, F. et al. A panorama of the Israeli software startup ecosystem. Technical report. Social Science Research Network. mar. 2014.

Republicar