Imprimir

INVESTIGACIÓN EMPRESARIAL

Software en transformación

La empresa Dextra evolucionó al ritmo del mercado y apunta a su internacionalización

Eduardo Cesar La empresa emplea el sistema de trabajo Agile, que ayuda a desarrollar software de manera más rápida y con una mayor interacción entre los profesionalesEduardo Cesar

La adaptación rápida a las nuevas tendencias tecnológicas de la computación y un intenso trabajo cooperativo son las principales características de Dextra, una empresa de desarrollo de software a medida para el mundo empresarial. Recientemente, la compañía puso en marcha su internacionalización al abrir una sucursal en Estados Unidos, donde ofrece programas de gestión y de ventas por internet y aplicaciones para celulares. La propia historia de esta empresa de la ciudad de Campinas (São Paulo) muestra su capacidad de adaptación. Creada en 1995 por un científico y un ingeniero de la computación, ambos egresados de la Universidad de Campinas (Unicamp), Dextra empezó como una consultora de tecnología de la información (TI), cuando internet aún estaba en mantillas. Durante los últimos tres años creció a razón de un 10% anual, y en 2015 alcanzó una facturación de 20 millones de reales.

“Conocí a Eduardo Coppo en el laboratorio del profesor Rogerio Drummond, en el Instituto de Computación de la Unicamp, cuando fui a trabajar allí en el desarrollo de software. Anteriormente, yo había trabajado en la empresa Digirede”, comenta el científico de la computación Bill Coutinho, director de tecnología de Dextra. “Coppo y yo montamos la empresa para trabajar con redes computacionales y gestionar estructuras de internet, que comenzaba a expandirse. En 2000, decidimos cambiar y empezamos a brindar consultoría sobre el uso de internet y de sitios web”. En esa época estaban instalados en la incubadora de empresas de la Compañía de Desarrollo del Polo de Alta Tecnología de Campinas (Ciatec). Desde 2009, Dextra se encuentra en el Complejo Polis de Tecnología, junto a empresas tecnológicas tales como Fundação CPqD, CI&T y Padtec.

Empresa
Dextra
Sede
Campinas (São Paulo)
Personal
150 empleados
Principales productos
Software y aplicaciones bajo demanda

Antes, en 2002, ya con su tercer socio, Luis Dosso, también graduado en ingeniería de la computación en la Unicamp, la empresa cambió de enfoque nuevamente. “Nos percatamos de que existía un mercado prometedor para el desarrollo de software”, comenta Coutinho. Entonces empezaron a trabajar con programas opensource, de código abierto. “Decidimos ser desarrolladores de software a medida, lo cual nos obliga a intentar anticipar cuál será la próxima tendencia. Hacemos software para aseguradoras, bancos, empresas de servicios e industrias, entre otros clientes”. Uno de los últimos sistemas que desarrolló la empresa fue un algoritmo para una tienda virtual de Globosat, que le formula recomendaciones al cliente con base en el perfil del consumidor. La diferencia con relación a otros sistemas de tiendas virtuales, según Everton Gago, uno de los desarrolladores del sistema, reside en el soporte que Dextra suministra, mediante sistemas computacionales, para orientar a Globosat acerca de cómo trabajar con los resultados de los perfiles de usuarios del sitio web para ofrecer otros productos, por ejemplo.

“Trabajamos hace ocho años para Globosat y también desarrollamos otras aplicaciones, como una destinada a que los niños puedan elegir películas en el canal infantil Gloob”, comenta Coutinho. Además de trabajar para grandes empresas tales como Sul América, Nextel y Confidence Câmbio, actualmente del grupo Travelex, Dextra desarrolló el sistema Livelo, formado por una joint venture entre el Banco do Brasil y Bradesco, de conteo de puntos para el canje por productos de acuerdo con las compras con tarjetas de crédito.

Eduardo Cesar El ambiente es relajado, con varios lugares para reuniones y pizarras distribuidas por la empresaEduardo Cesar

Una metodología ágil
En la línea de tiempo de Dextra, el cambio siguiente se produjo en 2007, con una innovación en la metodología de trabajo. “Históricamente, el desarrollo de software es un proceso fabril, casi una línea de montaje con las etapas de especificación, requisitos, modelado y finalización. Los equipos están separados y la comunicación entre éstos transcurre vía documentos. Puede que funcione bien, pero la entrega del trabajo al cliente es lenta. Desde 2007, adoptamos el método Agile, creado en Estados Unidos en 2001 por un grupo de desarrolladores independientes [Agile Alliance], que prevé formas rápidas de producción de software y en el cual prevalece la interacción entre los profesionales en todas las etapas del desarrollo”, comenta Coutinho. “Adaptamos este método a la cultura brasileña”. Con éste se le muestra al cliente, en un plazo de dos semanas, un boceto del programa o de la aplicación.

A ejemplo de otras empresas en las cuales impera el ambiente relajado, como en Google, Dextra tiene salas especiales con almohadones y paredes coloridas o que sirven de pizarras, e incluso mesas altas, cerca del café, en donde pueden hacerse reuniones de pie, en forma rápida, y también con un panel para escribir. “Es un ambiente en el cual aprender forma parte del trabajo”, dice Coutinho. “Tenemos momentos conjuntos como el ‘café con código’, cuando alguien que está estudiando un tema ligado a la elaboración de un software les explica a otros profesionales de la empresa cómo encontró aquello, cómo lo usó y eventualmente la influencia que puede tener en el desarrollo de otros programas.”

Eduardo Cesar El director de tecnología Bill Coutinho: incentivo a la internacionalización de DextraEduardo Cesar

Otro encuentro es en el llamado Dojo, palabra japonesa que designa al lugar de entrenamiento. Algunos desarrolladores se dispersan por una de las salas de reunión, donde uno de ellos se ubica con un teclado en frente de una gran pantalla para aprender un nuevo lenguaje de computación. Cada uno permanece 10 minutos con el teclado. Así se intercambian experiencias y ese momento se convierte en un modo de adaptar un nuevo lenguaje computacional al estilo y a la realidad de la empresa. “Esto es importante, porque estamos siempre actualizándonos.”

Aunque sus socios y muchos de los empleados se graduaron en la Unicamp, Dextra no cuenta con la colaboración de la universidad en el área de investigación. “Contamos con colaboración en el área de emprendimientos: soy consejero de startups de Innova [Agencia de Innovación] de la Unicamp e imparto mentoría a nuevos empresarios”, explica Coutinho. Everton Gago, desarrollador de software pleno de la empresa, graduado en ciencia de la computación, también está vinculado con la Unicamp: realiza su doctorado en la facultad de Ingeniería Eléctrica y Computación (Feec) de dicha universidad. Gago entró en Dextra cuando comenzó su posgrado, en 2012. “Yo quería tener experiencia en una empresa y mi director de tesis estuvo de acuerdo.”

Eduardo Cesar Gago trabaja con sistemas de inteligencia artificialEduardo Cesar

Gago trabaja con técnicas computacionales que facilitan el reconocimiento de patrones. “Uno de los proyectos que desarrollamos para un cliente fue la previsión de precios del petróleo de acuerdo con el historial del producto”, explica. Con ese sistema, el cliente puede relacionar el aumento del petróleo en Europa con el alza de un derivado, el butanol, en Brasil o en Estados Unidos, por ejemplo. “También diseñamos en 2014 un canal en el sitio web de las facultades Anhanguera, del grupo Kroton, para conectar a los alumnos y sus currículos con las empresas asociadas”. Utilizando sistemas de inteligencia artificial, el programa nomina automáticamente a los candidatos más aptos para la vacante, diferenciando entre un programador sénior con inglés incompleto y un programador pleno con inglés fluente, por ejemplo.

Los equipos de Dextra trabajan en un producto normalmente con ocho personas, entre desarrolladores, analistas y un gerente de producto. “Todas las mañanas tenemos 15 minutos de reunión para saber qué se hizo el día anterior y entonces planificamos lo que se hará ese día. Es una forma de intentar anticipar riesgos y problemas”. Una reunión similar ocurre todas las semanas durante una hora con personal de varios grupos, para saber qué están haciendo los otros grupos y detectar dificultades.

Eduardo Cesar Häger está siempre conectado a sitios web de software libreEduardo Cesar

El desarrollador Oliver Häger trabaja principalmente en un área importante de la empresa, que es el aspecto del software. “Debo enterarme de las tendencias más avanzadas e investigar qué se adapta mejor al negocio del cliente”, dice Häger, un alemán graduado en ciencia de la computación en la Universidad Ostfalia de Ciencias Aplicadas. Tras un intercambio en computación gráfica en la Universidad Vale do Rio dos Sinos (Unisinos), en São Leopoldo, estado de Rio Grande do Sul, y una maestría en la referida universidad alemana, regresó a Brasil, más precisamente a Valinhos (São Paulo), donde su mujer empezó a dar clases en una escuela alemana bilingüe. Trabaja en Dextra desde 2013, permanentemente conectado con los sitios web donde los desarrolladores del mundo presentan software con códigos abiertos. “Hacemos investigación en esos  sitios web y si hay algo de valor lo traemos a Dextra”, dice Häger. Actualmente el investigador trabaja en el grupo que está elaborando un software para la gestión de pacientes en una clínica de salud de Estados Unidos cuyo nombre no puede revelarse.

Atención remota
“Vamos a Estados Unidos para asistir a eventos cada dos meses, donde conseguimos clientes y mostramos nuestro trabajo”, explica Coutinho. La presencia en Estados Unidos desde 2015 ‒en dicho país la empresa se llama Dexence‒ es responsable por el 10% de la facturación bruta total. “Hacemos todo el trabajo en Campinas, incluso reuniones virtuales, y la atención remota”. Dextra realiza un servicio similar al que es común en la India con relación a Estados Unidos, donde la prestación de servicios es casi siempre a distancia. “Pero tenemos una diferencia, que es que la variación de huso horario no supera las cuatro horas. Logramos despejar las dudas más rápido. Es una ventaja competitiva importante”, explica Coutinho. Entre los clientes de la empresa se encuentra WaterBit, de riego de precisión, que opera con sensores distribuidos por el campo que se comunican por radio y transportan los datos al sistema de computación en la nube. “Desarrollamos una plataforma que recolecta datos de los sensores, tales como humedad del ambiente y del suelo e información meteorológica, que se procesan y se interpretan para el cliente final: si es la hora de regar o no, por ejemplo.”

Eduardo CesarLa internacionalización de la empresa cuenta con el apoyo de la Asociación para la Promoción de la Excelencia del Software Brasileño (Softex), ligada al Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovación y Comunicaciones (MCTIC), que promueve la industria brasileña de software y su competitividad en el exterior. “El mercado de desarrollo de software y servicios brasileños en el exterior es de 2.100 millones de reales, con el 50% en Estados Unidos, y el crecimiento ha sido del 10% al año durante los últimos cinco años”, dice Guilherme Amorim, director del Softex. “Dextra es una de las compañías más activas entre las 285 empresas que adhirieron al programa y está entre las 10 mejores. Tiene flexibilidad y cuenta con masa crítica para entregar el producto que el cliente estadounidense desea”, comenta.

Con un cuarto socio desde 2010, el ingeniero de la computación también egresado de la Unicamp José Fernando Guedes, la empresa crece a un ritmo de 10% anual con relación a su facturación. Pero en lo que hace al personal el aumento es mayor: trepó de 115 en 2015 a 150 empleados a finales de 2016. Sobre el futuro, Bill Coutinho dice que la empresa quiere invertir en tecnologías para sistemas de inteligencia artificial, además de Internet de las Cosas, redes neurales y aprendizaje de máquinas.

 

Republish