Imprimir Republicar

Trayectorias

Señora del agua

La preocupación referente a la calidad de los recursos hídricos lleva joven del estado brasileño de Santa Catarina a trabajar para la ONU

Archivo personalAngela Renata Cordeiro Ortigara todavía recuerda el olor que emanaba el río Peixe, en Videira, interior del estado de Santa Catarina, los días de lluvia. “Los productores de cerdos se aprovechaban de la fuerte corriente del río para arrojar allí los deshechos de los animales”, relata. La preocupación por la calidad de las aguas de su ciudad natal la hizo ingresar a la carrera de tecnología en saneamiento ambiental en la Universidad del Oeste de Santa Catarina, en 2003.

Su buen desempeño wn los estudios llamó la atención y ella aceptó el consejo de un profesor: decidió seguir la carrera académica. Recién aprobada en un concurso en el Correo estatal, Angela se postuló para una plaza en la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC), en Florianópolis. “Contrariando a mi familia, dejé el asegurado empleo público y me fui a hacer la maestría en ingeniería ambiental”, confiesa.

Fue así como, a los 22 años e interesada en el desarrollo de estrategias para el tratamiento de efluentes producidos por vinícolas próximas al río Peixe, ingresó al posgrado. Antes de terminar la maestría, decidió cursar un doctorado en el exterior. “Entré en contacto con varios autores de artículos que usé en mi investigación para saber de la posibilidad de estudiar en sus departamentos”, recuerda.

Una de las investigadoras a quien escribió le sugirió que intentara el Programa Erasmus Mundus, financiado por la Unión Europea, para ingresar a la Universidad de Trento, donde era profesora. Cordeiro Ortigara fue aprobada y se mudó a Italia. “Trabajé en estrategias de tratamiento de aguas servidas en comunidades de la región.”

El deseo de ir más lejos la hizo buscar oportunidades vinculadas a la temática en la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En 2012, a los 27 años, la seleccionaron para una pasantía de dos meses en el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la institución, en Nueva York, Estados Unidos. “Analizaba los informes de los Estados miembros sobre cuestiones hídricas asociadas a los Objetivos de Desarrollo del Milenio”, refiere.

De regreso a Italia, concluyó el doctorado y pasó a dedicarse al trabajo de consultoría en recursos hídricos para la ONU. Trabajó para el Programa Mundial de las Naciones Unidas para la Evaluación de los Recursos Hídricos, en la implementación de programas de capacitación en agua y desarrollo sostenible para países africanos y en la elaboración de informes mundiales.

Actualmente ella coordina la producción del informe de ONU-Agua “Síntesis del Objetivo de Desarrollo Sostenible nº 6”, que elabora recomendaciones para los países sobre el camino a seguir. “La situación de los recursos hídricos y del saneamiento en el mundo puede mejorar y la agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible ofrece una plataforma para acelerar ese proceso”.

Republicar