Imprimir Republicar

Buenas prácticas

Agencias con desafíos distintos

El psiquiatra Donald Kornfeld, profesor emérito de la Universidad Columbia, en Nueva York, publicó en la revista Accountability in Research un estudio comparativo en el que analiza el modo en que dos de las principales agencias de fomento a la investigación de Estados Unidos afrontan los casos de mala conducta. Los National Institutes of Health (NIH), que financian investigaciones en el campo biomédico, subvencionan una cantidad de proyectos cuatro veces mayor que la de la National Science Foundation (NSF), que se especializa en ciencia básica, en tanto, el número de informes sobre investigaciones de mala conducta es 2,5 veces superior en la NSF. Mientras que un 88% de las investigaciones en la NSF concluyen inculpando a los acusados, el índice en la NIH es del 42%. El plagio está presente en el 83,6% de las infracciones punidas por la NSF, frente a tan solo un 4,8% en los NIH.

De acuerdo con Kornfeld, las diferencias están relacionadas con el tipo de público que atienden las dos agencias y el de sus publicaciones. Los clientes de la NSF son más heterogéneos: además de los proyectos liderados por científicos de fuste sobre temas en la frontera del conocimiento, la agencia interviene vigorosamente en el área de la educación científica, mediante iniciativas enfocadas en los alumnos de grado. Las dos agencias trabajan en forma complementaria: la NSF patrocina la investigación básica en ciencias e ingeniería, mientras que el área médica queda a cargo de los NIH.

Republicar