Imprimir Republicar

mineral

Un cambio de status

Brasil comienza a producir manganeso de alta pureza para la industria electrónica

El carbonato de manganeso de alta pureza, una de las materias primas más requeridas por la industria de componentes electroelectrónicos, está comenzando a ser producido en Brasil. Fermavi, una empresa situada en Suzano, en el Gran São Paulo, desarrolló una tecnología propia para el procesamiento del manganeso y experimenta los primeros resultados comerciales del producto. Pequeñas cantidades ya están siendo suministradas a la empresa Thornton, de Vinhedo, en la región de Campinas, fabricante de cerámicas magnéticas (ferrito de manganeso-zinc).

Esas cerámicas son utilizadas en la producción de inductores, transformadores y filtros de aparatos electrónicos, como computadoras y televisores, además de equipos de telecomunicaciones y de iluminación. Fermavi es actualmente la única empresa que produce carbonato de manganeso en el país, un material relativamente nuevo en la industria. Es producido a partir de la disolución del manganeso en una solución de amoníaco (carbamato de amoníaco), que pasa después por un proceso de purificación y precipitación (solidificación) como carbonato de manganeso de alta pureza.

La empresa es una tradicional proveedora de insumos minerales para el sector químico y de fertilizantes, y ha desarrollado el carbonato con un proyecto financiado por el Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE) de la FAPESP.

Dominio del proceso
La conclusión de la planta industrial, prevista para el final de 2002, va a permitir que Fermavi altere el status de Brasil: de simple proveedor del mineral en bruto, pasará a ser productor y exportador de carbonato de manganeso de elevada pureza. “Se trata de un proyecto de dominio de tecnología que generará un retorno asegurado y permitirá la transferencia de ese conocimiento a otras empresas del sector, además de la apertura de nuevos empleos”, analiza el ingeniero Sílvio Benedicto Alvarinho, que coordina el proyecto en Fermavi.

En los años 70, en su función de investigador del Instituto de Investigaciones Tecnológicas (IPT), Alvarinho realizó los primeros ensayos en laboratorio para la obtención de un producto de alta pureza procedente del manganeso.El ingeniero siguióuna línea de investigación basada en un proceso desarrollado en los años 50 en Estados Unidos para tratar minerales utilizados en siderurgia. Después, el proceso fue complementado en dicho país con una etapa de purificación que resultó en el carbonato de alta pureza. La idea del proyecto actual tuvo inicio en el marco de una investigación sobre el mercado de nuevos materiales realizada por Alvarinho en 1995.

Reservas de peso
Hablar de carbonato de manganeso de elevada pureza es aún una novedad en el medio empresarial brasileño, pero en el exterior se trata de un producto caro y muy disputado en el mercado de componentes electrónicos. Los principales productores son Bélgica, Estados Unidos y Japón. El manganeso bruto llega a esos países a 90 dólares por tonelada, y el producto final (el carbonato de manganeso de alta pureza) es vendido a las industrias electroelectrónicas a 1,5 mil dólares la tonelada.

Uno de los principales efectos de este proyecto es la valorización del mineral brasileño, clasificado como de alta calidad, extraído en grandes cantidades, principalmente de los yacimientos de Carajás, en Pará, por la Companhia Vale do Rio Doce, en Urucum, Mato Grosso, y en algunas regiones de Bahía y Goiás, aún poco explotadas. “Calculamos que la nueva planta industrial, si es concebida para una producción de 4 mil toneladas por año (t/año), permitirá una facturación anual de 6 millones de dólares”, prevé Alvarinho. Fue él quien le hizo la invitación a Fermavi para asociarse en 1997, cuando la propuesta de producción de carbonato fue presentada ante la FAPESP. La Fundación le otorgó 208 mil reales en los últimos tres años, lo que posibilitó el montaje de la planta piloto de producción del carbonato y de dos unidades de laboratorios.

En los primeros meses de estudio en laboratorio, la empresa se limitaba a producir bloques de 50 gramos de carbonato de manganeso de alta pureza. Después pasó a obtenerlos de 1 kilo y actualmente produce cerca de 100 kilos por hora en la unidad piloto. “Es aún una producción experimental, pero la misma permitió el estudio de los parámetros de los procesos necesarios para el proyecto de la unidad industrial.”

El mercado mundial de carbonato de manganeso de alta pureza mueve unas 25 mil t/año. Para entrar al mismo, Fermavi tiene como meta la producción de alrededor de 5 mil t/año, o un 20% del mercado mundial. “El trabajo desarrollado hasta ahora nos brinda seguridad para decir que podemos llegar a ese nivel de producción”, agrega el ingeniero Oscar de Nucci, que trabaja con Sílvio Alvarinho.

Otro producto
La producción del carbonato abre también un otro camino. Es importante para la producción del bióxido de manganeso químico o bióxido de manganeso gama, materia prima utilizada en la composición de pilas y baterías. Se trata de un producto considerado extremadamente sofisticado, sobre todo en razón de la compleja tecnología que se emplea para su obtención, que está siendo desarrollada por el equipo de Alvarinho. “Ese tema es objeto de otro proyecto nuestro dentro del PIPE que será finalizado en un año.”

Las dimensiones del mercado mundial para el bióxido son mucho más amplias: cerca de 200 mil t/año, frente a las 25 mil toneladas del carbonato especial. Optimista con los resultados alcanzados hasta ahora, Alvarinho adelanta que Fermavi también estará en condiciones de controlar una parte expresiva del mercado de bióxido. “Brasil produce el mineralen cantidad y de buena calidad, y nuestro equipo domina parte de la tecnología necesaria para el desarrollo de ese producto.” Para los dos proyectos se estructuraron líneas de procesamiento que incorporan rígidos conceptos de protección ambiental, sin el descarte de residuos en el medio ambiente. Pese a tales cuidados, la empresa deberá buscar otro lugar para instalarse. El área actual es una zona de manantiales y no soporta mayores expansiones industriales.

El momento ideal
Alvarinho explica que la continuidad de los ensayos de laboratorio y su perfeccionamiento permitieron la consolidación de los parámetros operativos de la empresa y la definición del diagrama de flujo que se utilizará en una etapa posterior, en un proyecto de unidad industrial o semiindustrial. Con la ampliación, la empresa desea alcanzar una escala de producción de 5 mil toneladas de carbonato de manganeso y 10 mil toneladas de bióxido de manganeso gama por año.

Según Alvarinho, el momento es ideal para desarrollar proyectos de esta naturaleza porque existe una evidente demanda del mercado de carbonato de manganeso de alta pureza y también de bióxido de manganeso. Un momento que debe ser aprovechado.

El proyecto
Producción de Carbonatode Manganeso de Alta Pureza (nº 97/06574-4); Modalidad Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE); Coordinador Sílvio Benedicto Alvarinho-Fermavi; Inversión R$ 208.365,00

Republicar