Imprimir Republicar

Ciencia

Falla en la producción

Un estudio detecta una variación cromosómica muy por encima de lo esperado en las neuronas

ARQUIVO STEVENS KASTRUP REHENLos anormales: existen tres cromosomas 2 (en rojo) y solamente uno 15 (celeste) y uno 17 (verdoso). El cariotipo normal del neuroblasto del ratón tiene 20 pares de cromosomasARQUIVO STEVENS KASTRUP REHEN

En un sistema nervioso normal, las neuronas deben poseer un genoma idéntico. Su cariotipo debe estar compuesto por el mismo número de cromosomas. Eso es lo que dice la teoría. Pero en la práctica, la realidad puede ser más compleja, como lo muestra el resultado de un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de California, en San Diego, Estados Unidos, con la participación del brasileño Stevens Kastrup Rehen, de la Universidad Federal de Río de Janeiro, que realiza su posdoctorado en dicha institución norteamericana. El trabajo revela que un tercio de los neuroblastos, células precursoras de las neuronas, en embriones de ratones, presentan una cantidad variable de cromosomas.

En vez de los esperados 40 cromosomas, un 33% de los más de 200 neuroblastos analizados contenían cromosomas de más o de menos con relación al patrón. “Este nivel de aneuploidia (variación en el número de cromosomas) es diez veces mayor que el patrón aceptado en la citogenética convencional”, dice Rehen, que está publicando el trabajo en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences , de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. En los linfocitos (un tipo de glóbulo blanco de la sangre), la tasa de aneuploidia es del 3%.

Las mediciones fueron realizadas durante la mitosis de los neuroblastos, un proceso de división de su núcleo, que se parte y genera dos células hijas. Cuando la mitosis es perfecta, las células hijas tienen el mismo número de cromosomas que la célula madre. De acuerdo con los datos de la investigación, este proceso presenta muchas imperfecciones en el caso de los neuroblastos. Por suerte, el destino de la mayoría de estos neuroblastos con cromosomas de más o de menos es la muerte a medida que el organismo crece.

Tanto es así que los niveles de aneuploidia en las neuronas, los sucesores de los neuroblastos, en ratones adultos, es significativamente menor: del orden del 10%. Menor, pero no por ello despreciable. Rehen cree que la mayor preponderancia de la aneuploidia en neuronas adultas puede ser un indicador de una mayor predisposición a enfermedades neurodegenerativas.

Republicar