Imprimir Republicar

Tecnociencia

El peligroso confort de los cobayos

El movimiento en defensa de los animales de laboratorio está creciendo y la Comisión Europea, órgano ejecutivo de la Unión Europea, prepara recomendaciones para mejorar las condiciones de las jaulas de los roedores y los conejos. Los ratones, por ejemplo, deberán tener nidos más parecidos a los naturales, en cuanto que los conejillos de Indias tendrán jaulas equipadas con sitios para esconderse, tales como tubos y cabañas. Pero todas estas mejoras podrán provocar un serio efecto colateral en las investigaciones. Un estudio realizado en la Universidad de Oxford, Inglaterra, y publicado en Annals of Neurology (vol. 51, pág. 235) indica que la mejora en las condiciones de vida de los animales de laboratorio modifica su comportamiento y su fisiología, y esto puede interferir directamente en el resultado de los trabajos.

“En todos los experimentos en los cuales se está midiendo el comportamiento, se requiere una estandarización estricta de las condiciones”, explica Emma Hockly, coordinadora del estudio. En una prueba de coordinación motora, los ratones que estaban en las jaulas más cómodas obtuvieron resultados mucho mejores que los que estaban confinados en jaulas comunes. De esta manera, a menos que se unifiquen las condiciones ambientales, tales cambios incrementarán las dificultades para comparar los resultados de diferentes experimentos. Si hubiera muchas variables ambientales, será necesario hacer pruebas con una mayor cantidad de animales para garantizar el valor estadístico de los resultados.

Republicar