Imprimir Republicar

Opinión

El futuro está en las alianzas

Una forma de trabajo convergente

La FAPESP ha celebrado sus 40 años. Pese a que ya estaba contemplada en la Constitución de 1947, cuando se redactó su Acta de Nacimiento en el seno de la Asamblea Constituyente, recién en 1962 el gobernador Carvalho Pinto, al promulgar el Decreto Ley 40.132 del 23 de mayo, reconoció su mayoría de edad, dotándola de condiciones para operar.Merece ser destacada la lucha de la comunidad científica y la percepción de diversos políticos lúcidos, capaces de soñar futuros prometedores. Esa alianza constituyó el primer paso para hacer que esos sueños se convirtieran en realidades. Digamos entonces que esa sociedad constituyó el inicio, el punto de partida. Tanto de la FAPESP como de muchas otras asociaciones que se fueron pactando entre diversos actores, especialmente en los últimos años.

La idea de asociación o alianza se encuentra en alza, ya sea porque poseemos una gran extensión territorial, que requiere formas de desconcentración del Sistema de Ciencia y Tecnología, sin que por ello perdamos el punto de vista común, o porque representa un buen camino para amalgamar grupos de investigación que surgen con otros, ya mejor organizados. La asociación es un camino para trabajar de manera convergente, en busca de un pensamiento común y construyendo el futuro que anhelado. Las asociaciones surgen con mayor fuerza cada vez más, como una forma madura de trabajo, que logra gestionar proyectos de grandes dimensiones, cosa que los investigadores solitarios difícilmente podrían hacer.

Sin embargo, todas las formas de asociación deben tener en cuenta -y respetar- las diferencias políticas, económicas, sociales y culturales que un país como el nuestro tiene.La asociación entre políticos, investigadores y enseñanza superior , similar a aquélla que dio origen a la FAPESP, es responsable por las leyes que crean los órganos de enseñanza e investigación. Es una alianza puntual, hecha no de acciones conjuntas, sino principalmente acciones de creación, de realización de sueños. Este tipo de asociación tiene un aspecto importante, y poco explotado aún, que es aquél que lleva a unir las visiones de los especialistas con las preocupaciones amplias de los políticos. Con todo, dichas sociedades no pueden verse contaminadas ni por la exageración de un determinado enfoque, ni por la falta de esa grandeza humana que todo estadista debe tener.

Más recientemente, una nueva forma de alianza comenzó a establecerse, con la apertura de nuestra economía y la consiguiente necesidad de mejorar la competitividad:la asociación entre empresarios e investigadores . La necesidad de generar productos de mejor calidad y precio constituyó un importante estímulo para que la idea de la innovación dejara los compendios académicos y ganara las calles. Esa forma de asociación lleva en sí casi siempre un trasfondo de tercerización. Sin embargo, puede percibirse la estructuración gradual de una efectiva asociación, con la creación de laboratorios propios en las empresas y la designación de personas capaces de efectuar la interfaz en las relaciones con las universidades y centros de investigación. Agréguese a ello que son varias las agencias de fomento que ya cuentan con programas de incentivo a esta modalidad de asociación. En el caso de la FAPESP, son dos los programas: el Asociación para la Innovación Tecnológica (PITE), creado en 1994, y el Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE), creado en 1997.

Se están estructurando también algunas variantes. El ConSITec – Consorcios Sectoriales para la Innovación Tecnológica, es un programa de la FAPESP destinado a estimular la creación de consorcios integrados en asociación por un sector empresarial y una o varias instituciones de investigación. En otras palabras, se trata de unaasociación de un sector empresarial con los investigadores . Es interesante mencionar también un convenio recientemente firmado entre el Instituto de Investigaciones Tecnológicas (IPT, sigla en portugués) y la Asociación Brasileña de Materiales Plásticos Compuestos (Asplar), con 110 empresas asociadas, para incubar un centro de investigación -el Centro Tecnológico de Compuestos (Cetecom)- que podrá ser independiente en el futuro.

Finalmente, y pese a que es poco común en Brasil, vale la pena hacer referencia a la existencia de unaasociación entre empresas , en la cual un grupo de firmas contrata o participa de investigaciones que interesan a un conjunto de empresas como fundamento para desarrollos más específicos y diferentes -o no- entre sí. Cabe entonces recordar el modelo italiano de pequeñas empresas que se asocian, bajo la forma decluster , por el cual un grupo de empresas de una región -a veces más de cien- se une en torno a un producto común (cerámica o zapatos, por ejemplo). Cada una de éstas se especializa en una actividad, pero su plan director es aprobado en bloque por el sistema bancario, que por tal motivo las obliga a un trabajo de producción y de innovación asociado.

Hace algunos años, los Proyectos Temáticos de la FAPESP introdujeron una “interesante novedad”:la asociación de investigadores con investigadores , porque se crearon los proyectos multidisciplinarios. Esta novedad fue profundizada por el Programa Genoma-FAPESP, que fomentó e intensificó esa misma asociación: dejó de hacerse tan solo entre algunos investigadores para dar lugar a decenas de laboratorios y centenares de investigadores, adquiriendo así una nueva dimensión. Con ese programa, se introdujo la novedad de la red virtual, utilizando Internet. De manera análoga, el Biota-FAPESP reúne en red en la actualidad a más de 400 doctores, que trabajan con los mismos patrones de clasificación a fin de caracterizar la biodiversidad paulista.

Los Institutos del Milenio ampliaron aún más esta visión, toda vez que hacen posible la asociación entre investigadores de estados diferentes, es decir,la asociación entre estados . De ese modo se introduce también una asociación de gran importancia: la de losgrupos de investigación nacientes con grupos de investigación estructurados . A decir verdad, la relación interestadual ya estaba presente en algunos proyectos de investigación anteriores a los institutos. Ése es el caso, por ejemplo, del Genoma Caña, de secuenciamiento de genes expresados de la caña de azúcar, responsables por la resistencia de la planta y por el tenor de sacarosa. En dicho proyecto se estableció, a través de sus respectivas fundaciones de investigación, una asociación entre Pernambuco y São Paulo y entre Alagoas y São Paulo. Se trata de unaasociación horizontal entre estados , porque se concreta de manera independiente del gobierno central. Vale la pena llamar la atención de que la asociación horizontal entre los estados puede plasmarse entre estados que tienen un problema común, regional, o entre estados distantes y de diferentes estructuras económicas.

Curiosamente, una forma de asociación que fue puesta a prueba pocas veces, pero que ahora empieza a consolidarse, es laasociación entre el gobierno federal y los estados . El Programa de Plataformas Tecnológicas creado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCT) tiene como objetivo la identificación de problemas regionales, con las investigaciones correspondientes que parten de las Cámaras de Gestión, con presencia local y federal. Surge de este modo laasociación regional . Cabe notar que se trata también de un proceso de descentralización, otra novedad interesante para nuestra cultura. Un ejemplo más avanzado es el del Ministerio de Salud, que resolvió descentralizar incluso las decisiones de prioridades, atribuyéndolas a las FAPs – Fundaciones de Apoyo a la Investigación.

Ese ministerio suscribió recientemente un convenio con las Fundaciones de Apoyo a la Investigación de las regiones norte y nordeste de Brasil en ese sentido, que pretende hacerlo extensivo a todo el país. Mediante dicho convenio, las Secretarías de Salud de esos estados y las respectivas FAPs establecen las prioridades, y el Ministerio de Salud, las directrices operativas. Ese modelo es bastante interesante, pues permite que las agencias de fomento locales -las FAPs- que conocen mejor las características regionales, sus laboratorios y sus problemas, y a sus investigadores, puedan tomar mejores decisiones que un ente centralizado y distante del campo de batalla.

La asociación entre países , que siempre existió, pese a aparecer de forma incipiente y con más fuerza en una dirección que en otra, empieza a cambiar gracias a la mejora de las comunicaciones y a la presencia más fuerte de Brasil en el escenario internacional de la ciencia y la tecnología. Se puede afirmar que esas dos condiciones ya han abierto caminos hacia una efectivaasociación entre instituciones internacionales . En ese sentido se destaca el proyecto brasileño de secuenciamiento de la bacteria causante del mal de Pierce, que ataca a los viñedos de California, a pedido del Departamento de Agricultura estadounidense y de la Sociedad de Vitivinicultores de California.

La presencia física y el creciente número de propuestas de trabajo junto a las agencias de fomento y las universidades llegadas de países extranjeros constituye una confirmación de esa tendencia de una mayor presencia brasileña en el escenario mundial.

Republicar