Imprimir Republicar

Política C&T

El IPT renueva su planta de personal

El Instituto llamará a concurso público para cubrir vacantes de técnicos e investigadores

El Instituto de Investigaciones Tecnológicas (IPT, sigla en portugués) va a contratar 87 investigadores, ocho técnicos y cinco supervisores administrativos para ocupar un total de 100 cargos ya existentes. Los nuevos contratados actuarán en sus diversas áreas de investigación y en el desarrollo de nuevas tecnologías. La autorización para la ampliación de la actual plantilla de personal, firmada por el gobernador Geraldo Alckmin, fue publicada en el Boletín Oficial del Estado de São Paulo el día 17 de julio. “En un ambiente dinámico como el de tecnología e innovación, ésta es una buena nueva”, celebra Guilherme Ary Plonski, director superintendente del IPT.

Las vacantes serán ocupadas por medio de concursos públicos, que se realizarán en el transcurso del segundo semestre. “No haremos un paquete para seleccionar y escoger a los investigadores”, adelanta Francisco Emílio Baccaro Nigro, director técnico del IPT. El Instituto ya cuenta un perfil de las vacantes, entre las cuales incluso hay lugar para posdoctorados. Para algunas categorías, la selección seguirá los mismos moldes de una mesa examinadora, con prueba de currículum, entrevista y presentación de temas. Las contrataciones se efectivizarán a partir de enero, una vez terminado el período electoral.

El último concurso en el Instituto se realizó en 1994 y el número de empleados a la época llegó a 1.470. En el transcurso de los últimos ocho años, la rotación en el trabajo y las jubilaciones redujeron la planta a 940 empleados, sin posibilidad de nuevas contrataciones. No obstante, la reducción del personal no comprometió la oferta de servicios prestados por la institución, y tampoco sus ingresos, que treparon de 20 millones de reales en 1994 a 45 millones este año. La dotación presupuestaria del estado en igual período cayó de 80 a 42 millones de reales. Plonski explica que la salud presupuestaria de la institución permitirá que ésta asuma la responsabilidad de los haberes de los nuevos empleados, “sin tener que pedir más dinero a los ciudadanos”. El director comenta también que la inyección de ánimo producto de la renovación de la planta de personal producirá una inflexión en la curva de los ingresos y ampliará la oferta de servicios para la sociedad.

Nuevas tecnologías
El refuerzo en la plantilla permitirá que el IPT junte sus distintas incumbencias para avanzar en dirección hacia nuevas líneas de investigación, como la creación de un Núcleo de Tecnología Aplicada a la Seguridad Pública. La idea es brindar apoyo a la acción del Estado y a otras partes interesadas en el análisis, selección, desarrollo e implementación de tecnologías de seguridad, tales como, por ejemplo, un sistema de reconocimiento de detenidos, visitantes y personal de presidios, basado en la impresión digital y/o por el iris; un sistema de reconocimiento de alteraciones en el patrón geológico superficial y en el patrón acústico, que permitiría la detección de la construcción de túneles, utilizados para las fugas; y también un sistema de identificación de residuos de alta resolución, que incrementaría la precisión de las pericias.

Otro tema que también ganaría espacio con la ampliación de la planta de investigadores es el de las aplicaciones industriales desarrolladas con base en productos agrícolas. “Nuestra intención es investigar nuevos materiales a partir de productos reciclables y aplicaciones en microelectrónica y nanosensores, entre otros”, afirma el director técnico del instituto. El IPT ya está desarrollando en fase experimental plásticos biodegradables, extraídos de la sacarosa. “Brasil tiene un enorme potencial agrícola y necesita encontrar alternativas para aplicaciones industriales que permitan la reducción de las emisiones de gas carbónico (CO2) y mejoras en el medio ambiente, por ejemplo.”

Republicar