Imprimir Republicar

Política C&T

La pobreza develada

Centro de estudios mapea áreas para la implementación de políticas públicas

La ciudad de São Paulo tiene 2.018 favelas, y un total de 1,16 millones de habitantes que viven en condiciones precarias de saneamiento y vivienda. En dichas zonas, o en un radio adyacente a 200 metros de éstas, vive alrededor del 45% de los niños internados con diagnóstico de neumonía infantil en los hospitales que operan con convenios con el Sistema Único de Salud (SUS). Las áreas más carentes concentran también a la mayor parte de las personas de la tercera edad que reciben renta mensual vitalicia -la jubilación que se les paga a las personas de más de 65 años que nunca aportaron al Sistema de Previsión Social -, como así también a aquéllos que reciben pensión por deficiencia física.

Y pese al aparente equilibrio estadístico entre la oferta y la demanda de bancos en la red escolar del municipio, se encuentran allí niños fuera de la escuela. Pero la Secretaría de Asistencia Social (SAS) de la Municipalidad de São Paulo cuenta ahora con una manera de identificar eses enclaves de pobreza, por medio del Mapa de la Vulnerabilidad Social y el Déficit en la Atención a Niños y Adolescentes del Municipio de São Paulo, elaborado por el Centro de Estudios de la Metrópolis (CEM), uno de los diez Centros de Investigación, Innovación y Difusión (Cepids) apoyados por la FAPESP. “El mapa será una herramienta estratégica para la implementación de políticas públicas más eficientes y orientadas”, afirma Argelina Cheibub Figueiredo, directora del CEM.

Niveles de privación
El mapeamiento de la pobreza en una ciudad de más de 10 millones de habitantes es una tarea complicada: exige la consolidación, actualización, digitalización y cruzamiento de informaciones dispersas en distintas bases de datos. El relieve del perímetro de las favelas y la estimación de la población residente, por ejemplo, se hicieron con base en el análisis de 8.500 fotos aéreas y de 800 inspecciones físicas llevadas a cabo por los investigadores del CEM y de la Secretaría Municipal de Vivienda. La identificación de las áreas de mayor incidencia de neumonía infantil y de los lugares de residencia de los que reciben renta mensual vitalicia y pensión por invalidez, como así también la territorialización de las vacantes en las escuelas, fue posible gracias al análisis de datos de los más de 13 mil sectores censales identificados por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) en 2000, de estadísticas de las secretarías municipales de Vivienda, Salud y Asistencia Socialydeinformaciones catastrales. El análisis georreferenciado permitió evaluar los resultados estadísticos en pequeñas áreas, habitadas por 200 familias en media.

“La SAS pretendía que generásemos informaciones geográficas, que permitieran la ubicación de esas personas”, dice Haroldo da Gama Torres, coordinador del Núcleo de Geoprocesamiento e Informática del CEM. Con base en la disgregación delos datos para el conjunto de las áreas del municipio, los investigadores pudieron clasificar a la población con relación a su distribución socioeconómica en el espacio urbano, teniendo en cuenta 11 variables, como ser: ingresos, escolaridad del/a jefe/a del domicilio, presencia de niños y jóvenes en la familia, entre otras. La población fue clasificada de acuerdo con esos indicadores en ocho grupos. El primero de éstos abarca un 6,3% de la población sin ninguna privación: tiene las mejores condiciones de ingresos y escolaridad del municipio, registra baja presencia de niños de entre 0 y 4 años y adolescentes y está fuertemente concentrado en la región sudoeste de la ciudad.

Pero casi la mitad de la población de São Paulo (un 48%) se distribuye entre los tres grupos calificados como de baja, media baja y mediana privación. Son familias de mayor edad, con baja presencia de niños y jóvenes y la mayoría de los/as jefes/as de familia tiene al menos enseñanza básica. Se concentran alrededor de la región sudoeste y en la zona este de la ciudad. En el extremo opuesto al primer grupo, viviendo en situación de altísima privación, se encuentra el 3,8% de los habitantes de São Paulo.

Representan alrededor de 420 mil familias, que viven en la periferia de la ciudad, en familias con alta concentración de niños de entre 0 e 4 años y jóvenes de entre 15 y 19 años, y pésimos indicadores de escolaridad – el 18% de los jefes de familia corresponde a no alfabetizados – y de ingresos – un 76% de los responsables de los domicilios gana hasta dos salarios mínimos. El otro 41,9% de la población se distribuye en un gradiente que va del 1º y al 8º grupo. La identificación de los grupos más vulnerables en la ciudad de São Paulo es uno de los primeros resultados de la investigación que está siendo realizada para el SAS. El paso siguiente consistirá en localizar los 420 mil domicilios con familias muy pobres, adelanta Torres.

La metropolización de São Paulo
El CEM fue estructurado con el objetivo de analizar la reciente consolidación del proceso de metropolización de São Paulo. El Mapa de la Vulnerabilidad Social figura como uno de los apartados de las metas: construir una base georreferenciada de datos, integrando informaciones de diversas fuentes. Desde esa perspectiva, los investigadores del CEM han recuperado la base de datos de la Empresa Metropolitana de Planeamiento S.A. (Emplasa) y han permutado tales informaciones con las Municipalidades de la Región Metropolitana de São Paulo (RMSP) mediante la concreción convenios, por ejemplo. “Ya hemos prestado servicios para las Municipalidades de Mauá, Guarulhos y Embu”, comenta Argelina.

Al final del año pasado el CEM lanzó un CD-ROM con la cartografía digital, datos de los censos del IBGE de 1991 y 2002 y el Conteo Poblacional de 1996 para 21 municipios de la RMSP (lea en Pesquisa FAPESP, edición 80). La digitalización de los datos fue realizada por la Fundación Sistema Estadual de Análisis de Datos (Seade), socia del CEM. Actualmente el Centro se encuentra en tratativas con la Empresa Municipal de Urbanización (Emurb), que podrá hacer posible la participación del CEM en un proyecto de revitalización del centro de la ciudad de São Paulo.

Al CEM lo integran el Centro Brasileño de Análisis y Planeamiento (Cebrap), la Fundación Seade, la Facultad de Arquitectura y Urbanismo (FAU) y la Escuela de Comunicación y Artes, éstas dos últimas de la USP. Además de la base georreferenciada de datos, el Centro lleva adelante diez proyectos de investigación en las áreas de política y política pública, cultura, sociabilidad y religión y urbanismo. Y están en marcha proyectos referentes a las configuraciones familiares en el Gran São Paulo, nuevas formas del empleo en la RMSP y movilidad ocupacional en la metrópolis, análisis del patrón de distribución de votos en los diferentes niveles de representación y conflictos ambientales en la metrópolis, entre otros. En el área de sociabilidad y religión, por ejemplo, los investigadores están mapeando todos los lugares de culto en la ciudad de São Paulo. “Los evangelistas tienen una fuerte actuación en la periferia. Podremos asociar el patrón religioso con el patrón electoral y asociativo”, dice Torres.

Republicar