Imprimir Republicar

Difusión

Retratos de la preservación

Una exposición en Berlín muestra la riqueza de la biodiversidad brasileña registrada por proyectos de la FAPESP

Reproducción del libro Flora brasiliensis by Carl Friederich Phillip von Martius El Museo del Jardín Botánico de Berlín alberga hasta el día 14 de septiembre una muestra inédita sobre la biodiversidad brasileña basada en imágenes y datos originales de tres proyectos financiados por la FAPESP: la Flora brasiliensis on line, la Flora fanerogámica del estado de São Paulo y el Biota-FAPESP. La exposición, cuyo título es Brazilian Nature mystery and destiny (Naturaleza brasileña: misterio y destino), dispone de paneles con reproducciones de imágenes, ilustraciones y textos explicativos. Un significado especial de la exposición es mostrar que Brasil se halla atento a su biodiversidad y que hace eso por medio de programas de investigación muy bien organizados y preparados, dice Carlos Henrique de Brito Cruz, director científico de la FAPESP.

Los 37 paneles de la exposición, programada para iniciarse el día 4 de junio, se despliegan en la tercera planta del museo alemán como así también por las cuatro rampas de acceso al mismo. Los textos explicativos son todos en inglés, ya que existe la intención de que la muestra viaje por otros países, aunque se preparó un catálogo de la exposición en alemán. Los contenidos fueron compilados con la ayuda de representantes de los tres proyectos. La Flora brasiliensis on line, que hace dos años cuenta con dirección propia en Internet florabrasiliensis.cria.org.br– , la versión integral del más completo y abarcador estudio de la flora nacional realizado hasta ahora, está representado en la exposición por una selección de imágenes de especies y de escenarios reproducidos, en su mayoría, del siglo XIX. El archivo de 3.840 planchas y 10.207 páginas con los textos de las descripciones de las casi 23 mil especies, fue realizado bajo el liderazgo del botánico Carl Friedrich Philipp von Martius (1794-1868). Además de las imágenes históricas, el proyecto Flora brasiliensis on line contempla la actualización de los nombres de las especies y el agregado de información reciente.

Volker BittrichCada diseño llevado a la exposición cuenta con la compañía de una fotografía actual de las especies o ecosistemas retratados, en un esfuerzo por mostrar que buena parte de lo que Von Martius vio durante su viaje de diez mil kilómetros por el Bosque Atlántico, la Caatinga, el Cerrado y la Selva Amazónica, aun puede ser vislumbrado. La producción o investigación de las nuevas imágenes estuvo a cargo del equipo de Maria do Carmo Amaral, del proyecto Flora brasiliensis on line. Además de la FAPESP, el proyecto contó con el patrocinio de la Fundación Vitae y de la empresa de cosmética Natura.

El proyecto Flora fanerogámica se inició en el año 1993 y contó con la participación de más de doscientos investigadores, quienes describieron alrededor de dos mil especies fanerógamas de la vegetación autóctona paulista. De ellas, al menos veinte, jamás habían sido identificadas. Se estima que los ecosistemas paulistas acogen siete mil quinientas especies de plantas de ese tipo. El estudio ya devino en la publicación de cinco tomos con ilustraciones e información sobre plantas de todo tipo presentes en el estado de São Paulo. Otros diez volúmenes serán publicados en los próximos años. Las decenas de imágenes presentadas en la exposición fueron compiladas bajo la coordinación de George Shepherd, del Instituto de Biología de la Unicamp y coordinador adjunto del programa Flora fanerogámica del estado de São Paulo.

Volker BittrichEn tanto, el programa Biota-FAPESP permitió, desde su creación en el año 1999, la descripción de más de quinientas especies de plantas y animales desplegados por los doscientos cincuenta mil kilómetros cuadrados del territorio paulista. También produjo setenta y cinco proyectos de investigación, ciento cincuenta maestrías y noventa doctorados, además de generar quinientos artículos en ciento setenta periódicos, dieciséis libros y dos atlas. Recientemente, los datos científicos fueron transformados en mapas, que pasaron a orientar los criterios de preservación de la vegetación autóctona paulista. El trabajo de selección de imágenes estuvo a cargo del botánico Carlos Joly, docente de la Universidad Estadual de Campinas, quien por varios años se desempeñó como coordinador del Biota-FAPESP. El Museo de Berlín cuenta con varias especies brasileñas y es una referencia para nosotros, dice Joly. ?Cuando tenemos que realizar alguna revisión taxonómica, es muy común que tengamos que ir a Berlín para evaluar ese archivo. Por eso es especialmente importante que podamos llevar esa exposición hasta allá y demostrar a los investigadores alemanes que realizamos investigación de vanguardia, afirma.

La elección del nombre de la exposición se explica. Misterio, porque aún existe mucho por descubrir en la biodiversidad brasileña, muy al contrario de lo que sucede en Europa, que hace mucho tiempo que dejó de identificar nuevas especies, dice la periodista Maria da Graça Mascarenhas, gerente de comunicación de la FAPESP y curadora de la muestra. Y destino, pues cuidar ese patrimonio, al fin y al cabo, depende de nosotros, agrega.

Reproducción del libro Flora brasiliensis by Carl Friederich Phillip von Martius Biocombustibles
El embajador de Brasil en Berlín, Luiz Felipe de Seixas Corrêa, destaca la importancia de la exposición. En un momento en que el debate sobre los biocombustibles y los riesgos que imponen las fronteras agrícolas crece en Europa, la FAPESP nos otorga la valiosísima oportunidad de mostrar nuestra seriedad acerca de la preservación del medio ambiente, mostrando ejemplos claros del pasado y del presente, y de lo que será el futuro, dice el diplomático, que visitó la sede de la FAPESP el día 16 de mayo. Además de provocar impacto desde el punto de vista de nuestra imagen ante Alemania, la exposición sucede en un momento especial, en el que el tema de la biodiversidad se hallará bajo la consideración de la comunidad internacional, dice Seixas Corrêa, refiriéndose a la 9ª Conferencia de los Estados Signatarios de la Convención sobre Diversidad Biológica (COP 9), que se realizó en Bonn, durante los días 19 al 30 de mayo. El encuentro anterior, la COP 8, se realizó en Curitiba en el año 2006.

La trayectoria de la exposición, a propósito, se remonta a la conferencia de Curitiba, cuando un evento realizado por la FAPESP presentó los resultados de la digitalización del archivo de la Flora brasiliensis para los investigadores de todo el mundo presentes en el encuentro. Durante el año pasado, Wanderley Canhos, director presidente del Centro de Referencia en Información Ambiental (Cria), entidad responsable de la organización del banco de datos del proyecto, fue requerido por investigadores alemanes interesados en llevar hacia Alemania una exposición con las placas de Von Martius. La FAPESP sugirió ampliar el objetivo de la exposición e incluir, además del Acervo de Flora brasiliensis, imágenes de otros importantes proyectos en el campo de la biodiversidad, tales como, la flora fanerogámica del estado de São Paulo y el Biota. En el acto, un equipo de la Fundación comenzó a trabajar en el itinerario de la exposición.

miguel boyayanPara la composición de los paneles, los organizadores debieron sortear algunas dificultades. Fue necesario, por ejemplo, obtener autorizaciones por el uso de imágenes firmadas por los autores de todas las fotografías exhibidas, sin lo cual el Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional no permitiría el envío de los paneles hacia Alemania. Tuvimos problemas, por ejemplo, a la hora de aprovechar imágenes exhibidas en exposiciones anteriores. Algunas fotografías habían sido cedidas por nuestros equipos, pero ya no se sabía exactamente quien era el autor, recuerda el botánico Carlos Joly. El caso es que hubo que sustituirlas por otras, afirma.

Republicar