Imprimir Republicar

INVESTIGACIÓN EMPRESARIAL

Foco en los negocios

El Laboratorio de Investigaciones de IBM en Brasil analiza innovaciones en las áreas de petróleo y gas, medio ambiente, logística y abastecimiento

De izquierda a derecha, Claudio Pinhanez, Sérgio Borger, Fábio Gandour, jefe científico, Nicole Sultanum y Ulisses Mello, del IBM Research, en São Paulo

Léo RamosDe izquierda a derecha, Claudio Pinhanez, Sérgio Borger, Fábio Gandour, jefe científico, Nicole Sultanum y Ulisses Mello, del IBM Research, en São PauloLéo Ramos

Tomar a la ciencia como un negocio. Ése fue el concepto que hace dos años orientó la creación del Laboratorio de Investigaciones de IBM en Brasil. El centro, el primero del gigante estadounidense de tecnología informática en el hemisferio sur, nació no sólo con el objetivo de realizar descubrimientos científicos y tecnológicos, sino también para generar utilidades e impactos positivos en los negocios de sus financistas y fomentar la economía del conocimiento. Brasil fue elegido en 2010 para albergar la instalación ‒en ese entonces tan sólo el noveno laboratorio global de la empresa‒ en función de las oportunidades de negocio que ofrece el país y por el énfasis estratégico en la innovación que muestra el gobierno en los últimos años. “El país es un buen ámbito de negocios, un rico ecosistema de investigación y desarrollo con talentos profesionales de sobra”, dice Ulisses Mello, de 54 años, director del laboratorio. “La investigación en IBM suma más de 65 años y comenzó en mercados maduros, en Estados Unidos y en Europa. Hace algunos años, el foco se trasladó hacia los países emergentes. Notamos que era necesario estar donde las cosas suceden. Por eso la decisión de inaugurar el centro de investigaciones en Brasil”.

Aparentemente, la apuesta fue un acierto. En dos años de actividad, el equipo brasileño ha generado más de 40 patentes y ha superado los 100 artículos científicos; dos de ellos fueron elegidos como los mejores de las conferencias donde se los presentó. IBM Research se divide en dos estructuras similares, una en São Paulo y otra en Río de Janeiro, y para 2015 alcanzará el objetivo de sumar a 100 profesionales. “Diría que vamos a superar esa meta antes de lo planeado”, relata Mello. Graduado en geología por la Universidad de São Paulo (USP) y con doctorado en la misma área por la Universidad Columbia, en Estados Unidos, antes de dirigir el laboratorio brasileño, lideraba en Nueva York la investigación global de la compañía volcada al desarrollo de innovaciones para el sector de los recursos naturales. Investigador premiado ‒en 1998 recibió el Wallace Pratt Award, la principal condecoración que otorga la Asociación Americana de Geólogos del Petróleo‒, computa más de 70 artículos publicados y tres patentes.

Ciencia de servicios
IBM estableció cuatro focos de acción para su centro de investigaciones en el país. El primero consiste en la denominada ciencia de servicios. “La finalidad del equipo multidisciplinario es perfeccionar los servicios que IBM presta en las áreas de tecnología de la información y consultoría. También trabajamos para tornar más eficientes a empresas que actúan en el área de servicios, tales como bancos y supermercados, como así también organismos de la administración pública”, informa el matemático Claudio Pinhanez, con 49 años de edad, doctor en ciencias de la computación por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Él coordina, desde São Paulo, un área que cuenta con investigadores en la capital paulista y en Río de Janeiro. Uno de los más recientes desarrollos del grupo bajo su liderazgo fue la creación de un simulador capaz de prever el impacto de las actividades de comunicación en medios sociales, tales como Facebook y Twitter, basándose en modelos de comportamiento de los usuarios.

Centro de Operaciones del Ayuntamiento de Río de Janeiro: soluciones urbanas

Raphael Lima/ IBM Centro de Operaciones del Ayuntamiento de Río de Janeiro: soluciones urbanasRaphael Lima/ IBM

Los primeros resultados de ese proyecto, realizado en forma conjunta con investigadores del Departamento de Computación del Instituto de Matemática y Estadística (IME) de la USP, se presentaron en mayo en el marco del Latin American eScience Workshop 2013, organizado por la FAPESP y Microsoft Research, en São Paulo. Para crear el método inicial para modular y simular las interacciones entre los usuarios de las redes sociales, se recabaron mensajes publicados por 25 mil personas en el Twitter del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y de su adversario en la última contienda presidencial, Mitt Romey, en octubre de 2012, el último mes de la campaña electoral. Los investigadores analizaron los contenidos de los mensajes y lo que cada persona hizo en relación con la frecuencia de los posteos, si eran positivos o negativos, y el impacto de las opiniones en otros usuarios. “Esa tecnología pionera deja expedito el camino tecnológico para la utilización efectiva del análisis de sentimientos por parte de las empresas que actúan en el mercado brasileño”, resalta Pinhanez.

El desarrollo de sistemas humanos inteligentes, con énfasis en eventos a gran escala, es el segundo segmento de negocios de la filial de investigación brasileña. El objetivo inicial de esa área es fomentar innovaciones que se utilizarán en los grandes eventos deportivos que el país albergará en los próximos años, como son el Mundial de Fútbol, en 2014, y las Olimpíadas de Río de Janeiro, en 2016. El líder del sector, también coordinado desde Sao Paulo, es el ingeniero electrónico paulista Sérgio Borger, de 47 años y empleado de IBM desde 1990. “Promediaba mi doctorado cuando la empresa me invitó para participar del grupo que desarrollaba la primera generación de sistemas de administración de redes IP [Protocolo Internet]. Acepté el desafío, y viajé a Raleigh, en Carolina del Norte, Estados Unidos. Allí permanecí un año y luego regresé a Brasil. Formé parte de diversas áreas de la compañía y, en 2009, me sumé al grupo responsable del montaje de IBM Research en el país”, dice Borger.

Él se integró al equipo liderado por el investigador Fábio Gandour, uno de los principales ideólogos del centro de investigaciones brasileño. Gandour, de 60 años, un paulista nacido en São José do Rio Preto, médico graduado y con un doctorado en ciencias de la computación por la Universidad Stanford, en California, quien trabaja desde hace 22 años en la compañía y tiene un especial interés por la computación de alto desempeño, es el mayor defensor de la idea de hacer ciencia como negocio. “Nuestro laboratorio nació a partir de ese paradigma”, dice.

Ambientes complejos
Como actual jefe científico de IBM Research Brasil, Gandour es el primer contacto para todo empresario que llama a las puertas de la empresa en demanda de soluciones. “El modelo de ciencia como negocio se beneficia con la ciencia doctrinaria realizada en la academia, pero cuenta con un objetivo particular, el de producir resultados con impactos relevantes en los negocios de quien la financia”, dice. En su opinión, la ciencia debe ser capaz de auxiliar al sector productivo, ayudando a lidiar con la complejidad del ambiente. Con el fin de lograr ese objetivo, IBM desarrolla diversos proyectos en colaboración con universidades, centros de investigación y otras empresas.

062-065_Pesq-Empresa-IBM_209-3

Léo RamosSede de IBM, en São Paulo: impacto de la ciencia como negocioLéo Ramos

IBM Research también se encuentra conectado con otros laboratorios existentes de la compañía en el país, como en el caso de la tercera línea de investigación del centro que consiste en la generación de innovaciones relacionadas con el descubrimiento, la explotación y la logística de los recursos naturales, que contempla principalmente las áreas de petróleo y gas. Este sector trabajará en forma integrada con el Laboratorio de Soluciones para la Industria de Recursos Naturales, con sede en São Paulo, y en Centro de Soluciones para Recursos Naturales, con sede en Río de Janeiro.

Uno de los desarrollos de IBM en el sector del petróleo y gas es la utilización de mesas digitales multitouch, un ámbito de visualización e interacción accesible para varios usuarios en simultáneo. Tales mesas permiten, por ejemplo, una visualización interactiva con modelos de reservorios petrolíferos en el fondo del mar. “Esa tecnología ya existe y está comenzando a cobrar gran utilidad en diversos campos. Estoy integrando mesas digitales a las actividades del petróleo y gas para tornarlas más cooperativas, intuitivas e interactivas”, dice la investigadora pernambucana Nicole Sultanum, de 27 años, una de las más jóvenes integrantes del equipo de especialistas de IBM. Ella es magíster en ciencias de la computación, título otorgado por la Universidad de Calgary, en Canadá, y experta en interfaces hombre-computadora.

El cuarto pilar de IBM Research es la investigación volcada al desarrollo de dispositivos inteligentes que pueden crearse a partir de los avances en el área de semiconductores y microelectrónica. La empresa proyecta que el laboratorio se transforme en un centro cooperativo para empresas brasileñas y globales en las áreas de desarrollo y utilización de esos avances. Las soluciones generadas en Brasil van a apuntalar la tecnología generada en IBM. En 2012, por 20º año consecutivo, la compañía lideró el ranking de registro de patentes en Estados Unidos, según el estudio llevado a cabo por la consultora especializada IFI Claims. En 2012 depositó 6.478 patentes, un 5% más que el año anterior. En el segundo lugar de la clasificación se ubicó Samsung, con 5.081 registros. El área global de investigación de la empresa está constituida actualmente por 12 filiales, localizadas en 10 países de los cinco continentes. Además del centro brasileño y de tres filiales en Estados Unidos, IBM mantiene instalaciones en Suiza, Irlanda, Japón, China, Australia, Kenia, India e Israel. En total, cuenta con más de 3 mil investigadores trabajando en red, que disponen de un presupuesto anual de 6 mil millones de dólares para investigación y desarrollo. Los recursos destinados a ese sector representaron un 5,7% de los ingresos brutos en 2012, que sumaron 104.500 millones de dólares.

Republicar