Imprimir Republicar

CARTA DEL EDITOR | 228

Excesos y estímulos

El mes de enero tuvo abundancia de noticias importantes. Entre la severa sequía en el centro-oeste y el sudeste de Brasil y los atentados en el exterior, también figura la elevada cantidad de partos quirúrgicos ‒las cesáreas‒ que llaman la atención en el país. El Ministerio de Salud y la Agencia Nacional de Salud Suplementaria decidieron al comienzo del mes que tendrían que intervenir para intentar reducir la cantidad de cesáreas innecesarias, aquéllas que se realizan sin indicación médica. Para desalentar esa práctica, se les exigirá a los médicos una justificación minuciosa de las razones que condujeron a la opción quirúrgica. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un máximo de un 15% de partos quirúrgicos, en tanto que en Brasil, el índice general de cesáreas es del 40% en los hospitales públicos y del 90% en los privados. Está comenzando a investigarse mejor una de las consecuencias de ese exceso. Investigadores de diferentes universidades están recabando evidencias de que parte de esas cirugías pueden conducir al nacimiento de niños aún sin madurez biológica, lo cual implica un mayor riesgo de desarrollo de problemas respiratorios e incluso de muerte.

La elevada cifra de cesáreas en Brasil no constituye ninguna novedad. A partir de la década de 1970, vienen incrementándose permanentemente. Pasaron del 15% hace 40 años al 52% en la década en curso, según indica el informe Nascer no Brasil, un estudio coordinado por investigadores de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz). Ahora, nuevas investigaciones de la Universidad de São Paulo (USP) de Ribeirão Preto señalan claramente y por primera vez un aumento en la tasa de prematuros como consecuencia de las cesáreas innecesarias. Se analizaron los días y horarios en que ocurrieron los partos quirúrgicos y si se llevaron a cabo en el sistema público o privado, y se constató una gran influencia del factor conveniencia, es decir, buena parte de las cesáreas se habían pactado previamente. La periodista Alice Giraldi y el editor de Ciencia, Ricardo Zorzetto, revelan los vericuetos de esa historia.

Pero las novedades de esta edición no se restringen sólo a la maternidad. Un trabajo efectuado por investigadores de Rio Grande do Sul aporta nuevos elementos para intentar comprender el comportamiento social y la formación de lazos afectivos entre los mamíferos. La oxitocina es una hormona importante que actúa, por ejemplo, en la contracción uterina en el momento del parto. Recientemente se descubrió que también podría tener importancia en la actividad paterna. Para traducirlo mejor: se determinó que ciertos monos de América del Sur, cuyos padres generalmente cuidan a sus crías, presentan alteraciones en esa hormona. Tal comportamiento no es algo común entre los mamíferos machos. La editora del contenido online de la revista, Maria Guimarães, explica cómo se concretó ese raro hallazgo en el marco de un estudio evolutivo genético y experimentos conductuales.

Los trabajos científicos descritos anteriormente exhiben complejidades que podrían amedrentar a quien se plantea seguir los senderos de la ciencia. Para demostrar que la investigación científica también puede ser divertida y dinámica, un grupo de investigadores recreó los kits de ciencia. Se trata de una caja que contiene un pequeño laboratorio individual destinado a estudiantes de la enseñanza media, cuyo objetivo es estimular el interés por la investigación científica. Por ahora, la colección Aventuras en la Ciencia cuenta con cinco kits (física, astronomía, matemática, química y biología), y ha circulado de modo restricto. Para este año, se contempla acercarles esta experiencia a estudiantes de 22 mil escuelas públicas de todo el país. El editor asistente Bruno de Pierro relata cómo se está retomando esta idea, que fuera tan exitosa en la década de 1970.

Para concluir, recomiendo la lectura de la entrevista con el profesor Elson Longo, un experto en materiales cerámicos de la Universidade Estadual Paulista, campus de Araraquara, a cargo del editor de Tecnología, Marcos de Oliveira. El profesor siempre se mostró atento a las necesidades del mundo académico y de las empresas, con una aguda sensibilidad para concertar colaboraciones productivas y beneficiosas para ambas partes.

Republicar