Imprimir

residuos

Secretos del bacurí de la Amazonia

Bacurí: la cáscara es más rica que la pulpa en moreloflavona, una sustancia con efecto antioxidante

HELLEN PERRONE/ WIKICOMMONSBacurí: la cáscara es más rica que la pulpa en moreloflavona, una sustancia con efecto antioxidanteHELLEN PERRONE/ WIKICOMMONS

Los residuos provenientes de las cáscaras de frutas en las industrias de jugos, pulpas y golosinas constituyen, en gran parte de los casos, un problema que oculta sorpresas, tal como es el caso del bacurí (Platonia insignis), un fruto nativo de la región amazónica. Las industrias familiares o de menor porte desechan las cáscaras de este pequeño fruto, rico en una sustancia denominada moreloflavona o fukugetina. “Ese flavonoide posee efectos antioxidantes y antiinflamatorios, tal como lo demostraron las pruebas enzimáticas realizados in vitro”, dice Maria Luiza Zeraik, docente de la Universidad Estadual de Londrina (UEL). Zeraik participó en ese estudio cuando hacía su pasantía de posdoctorado en el Departamento de Química de la Universidade Estadual Paulista (Unesp), en su campus de la localidad de Araraquara ‒que forma parte del Centro de Investigación e Innovación en Biodiversidad y Fármacos (CIBFar), uno de los Centros de Investigación, Innovación y Difusión (Cepid) de la FAPESP‒ bajo la supervisión de la profesora Vanderlan Bolzani. “El proyecto sobre frutos endémicos de Brasil viene revelando una increíble riqueza molecular. En el caso del bacurí, lo que más me impresionó fue la constatación de que su cáscara contiene la moreloflavona, algo que no es común”, dice Bolzani. “El costo de cinco miligramos de esa sustancia es de alrededor de 60 dólares”, dice Zeraik. La investigadora añade que el proceso de extracción de dicho flavonoide de las cáscaras es algo sencillo y rápido, que puede fácilmente replicarse a escala industrial. “Confío en que la investigación despertará el interés de empresas que aprovecharán las cáscaras del bacurí con el objetivo de desarrollar un antioxidante natural para productos cosméticos”, dice Vanderlan Bolzani.

Republicar