Imprimir

Arqueología

Pequeñas aldeas precoloniales de la región norte de Brasil eran independientes

Cerámicas halladas en sitios arqueológicos de Santarém representan figuras híbridas de humanos y animales

Edivaldo Pereira

Un trabajo de la arqueóloga Denise Maria Cavalcante Gomes, de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), sostiene que los pueblos amerindios que habitaron la región que actualmente es Santarém, en el oeste del estado de Pará, entre los años 1000 y 1600, eran sociedades complejas con cierta organización sociopolítica, signada por la existencia de jefaturas emergentes, aunque no llegaron a vivir bajo un poder centralizado (Cambridge Archeological Journal, mayo de 2017). Entre 2006 y 2016, la investigadora estudió la disposición y la estructura de 30 enclaves arqueológicos dispersos por un área de 500 kilómetros cuadrados y analizó la iconografía de las cerámicas halladas en la región y los relatos etnohistóricos de cronistas que se aventuraron en la Amazonia entre los siglos XVI y XVII. En donde hoy se encuentra el centro de Santarém, había dos grandes aldeas que, en el pasado, estaban separadas por un lago, que en la actualidad está seco. Según las dataciones efectuadas mediante el método del carbono 14, esas aldeas fueron contemporáneas y exhibían una gran densidad demográfica. Sus poblaciones se relacionaban, cazaban y pescaban a la orilla del río Tapajós. La arqueóloga sostiene que en el siglo XIV se produjo en esas dos aldeas una explosión demográfica que trajo conflictos y distinciones sociales entre sus habitantes. Tal escenario habría motivado la dispersión de una parte de sus habitantes por aldeas menores e independientes. “Las cerámicas de todos los yacimientos arqueológicos presentan figuras híbridas de humanos y animales, algo que evoca una noción de transformación corporal, lo que remite a un concepto de inestabilidad”, comenta la arqueóloga.

Republish