Imprimir Republicar

Entrevista

Antonio Carlos Rossini Jr.: Una apuesta a los ambientes conectados

El ingeniero se refiere a la expansión de internet de las cosas en Brasil y a la trayectoria de una de las primeras startups nacionales enfocadas en ese ecosistema

Para el cofundador de Nexxto, las deficiencias en la red de telecomunicaciones constituyen un obstáculo para la IoT en Brasil

Léo Ramos Chaves

La internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) aún estaba en mantillas en Brasil al final de la década pasada cuando tres ingenieros recién graduados unieron fuerzas para montar una startup dedicada a monitorear objetos a distancia, como los equipamientos de informática en datacenters, por ejemplo, mediante el uso de la tecnología de identificación por radiofrecuencia RFID (en inglés, radio frequency identification). “Esa fue una de las primeras tecnologías que formaron parte del ecosistema de la IoT”, dice el ingeniero en telecomunicaciones Antonio Carlos Rossini Jr., uno de los fundadores de RFIdeas, en 2010.

El recorrido de la empresa fue meteórico. En los primeros años, contó con la ayuda de una incubadora paulista, obtuvo recursos a través de un programa de la FAPESP para pequeñas empresas innovadoras y recibió un aporte millonario de un fondo de estímulo a startups, el Fondo de Innovación Paulista. En 2015, los emprendedores invirtieron en una nueva solución basada en IoT para controlar en forma remota la calidad de alimentos, fármacos y ambientes. Ahora, 1.500 de esos sensores son operativos.

En la entrevista que se lee a continuación, Rossini, de 34 años, quien completó su formación con especializaciones en finanzas y mercadotecnia, se explaya sobre los retos de la IoT en Brasil y relata cómo la apuesta por la innovación definió el rumbo de la startup, que acabó adoptando la marca Nexxto, inspirada en la expresión next to your things.

¿Qué opinión le merece la expansión de internet de las cosas en Brasil?
Además de grandes empresas, están emergiendo diversas startups que trabajan en IoT. Hay buenas oportunidades en la industria 4.0, en la agricultura 4.0, en edificios inteligentes, entre otros sectores. Hay muchas aplicaciones que pueden crearse mediante el uso de monitoreo e inteligencia en redes locales. En tanto, la expansión hacia redes regionales o nacionales constituye todo un desafío. Para esas aplicaciones, que requieren una conectividad mucho más amplia, el talón de Aquiles es la infraestructura de telecomunicaciones. En las grandes ciudades, la cobertura de celulares funciona bien, pero basta con alejarse un poco para que la señal se torne intermitente o desaparezca. Si pensamos en aplicaciones de IoT en el campo o que requieran movilidad, como en el caso del monitoreo de un camión en tiempo real, tenemos problemas. Para eso necesitamos una red de comunicación con mayor cobertura, más robusta y confiable.

¿Ese es el único obstáculo?
No. Otro cuello de botella es la estandarización de la conectividad que permite que los dispositivos –las “cosas” en cuestión– se comuniquen entre sí. La tecnología de comunicación inalámbrica que se conoce como Wi-Fi está tan difundida porque se definió un modelo. Tanto celulares como computadoras conversan en el mismo idioma del Wi-Fi, el protocolo IEEE 802.11. Hoy en día, varias tecnologías de comunicación inalámbrica, entre las que pueden mencionarse LoRa, SigFox y NBIoT, se disputan cuál va a ser el modelo de la IoT. Sin esa definición, la difusión de la IoT queda limitada, ya que los elementos de red de distintos fabricantes, tales como sensores, enrutadores y repetidores, no siempre se comunican entre sí. Un tercer obstáculo es el costo de los componentes de hardware. El precio disminuirá cuando la escala sea mayor, pero para tener cierta escala es preciso vender más. ¿Cómo lo resolvimos en Nexxto? Ideamos nuestro hardware para que conceptualmente sea simple, robusto y de bajo costo.

¿A qué se dedica exactamente Nexxto?
Al momento de crearla, en 2010, poca gente conocía el concepto de IoT. La empresa nació para actuar con la tecnología de etiquetas electrónicas de identificación por radiofrecuencia, RFID. Nuestro nombre original era RFIdeas. Las etiquetas son pequeños sensores que, al instalarlos en computadoras, máquinas diversas y otros objetos de alto valor, pueden monitorearlos. Esa solución, que se denominó Artis, previene hurtos y genera un alza en la eficiencia por encima del 80% en procesos de gestión de activos, según indican nuestros clientes.

En aquella época, ¿había empresas en Brasil que ofrecieran la tecnología RFID?
Así es, había compañías que creaban proyectos para atender demandas específicas de los clientes. Nosotros adoptamos otra estrategia, que consistió en fabricar productos masivos para resolver las necesidades claras del mercado. Descubrimos que había una gran demanda para rastrear objetos en datacenters, tales como servidores, storages [almacenadores de memoria] y switches [dispositivos de red para redireccionar informaciones]. No resulta fácil controlar todo eso mediante planillas y procesos manuales. Hay riesgos financieros y de seguridad, ya que los aparatos están sujetos a extravío. Pero el mayor problema es que pierdan las informaciones almacenadas. Uno de nuestros clientes en California concentra en sus servidores el 70% de todo el tráfico en internet. Imagínense lo que ocurriría si uno de sus dispositivos se extraviara. Por eso creamos un plan de negocio enfocado en el uso de la tecnología RFID para el rastreo de activos de datacenters.

La empresa creada en 2010 cuenta con 250 mil ítems monitoreados por las soluciones Artis y Ativis, además de 1.500 sensores activos de la plataforma Nexxto de IoT

¿Usted solo montó RFIdeas?
No, la empresa la monté junto a un compañero que estudió conmigo en la Poli [Escuela Politécnica de la Universidad de São Paulo], el ingeniero en sistemas electrónicos Lucas Almeida. Ya durante nuestra carrera estábamos planeando un emprendimiento. Una vez que concluimos el plan de negocio, al final de 2010, fuimos incubados en el Cietec [Centro de Innovación, Emprendimiento y Tecnología, una incubadora instalada en la Ciudad Universitaria]. Ahí conocimos el Pipe [Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas], de la FAPESP. Les enviamos un proyecto para construir un prototipo del Artis y lo aprobaron. Como ni Lucas ni yo sabíamos cómo desarrollar software de manera profesional, invitamos a un colega de Lucas, el ingeniero electricista Matheus Costa, graduado en la Unicamp [Universidad de Campinas] para que se asociara con nosotros. Y él aceptó.

¿Cuánto se invirtió en el emprendimiento?
Durante el primer año nos mantuvimos con recursos propios, pero cuando salimos elegidos para la primera fase del Pipe recibimos 125 mil reales. Con ese dinero contratamos un becario y compramos el material para construir la versión cero del Artis. En 2012, conseguimos nuestro primer cliente, Alog Datacenters, que aquél año había sido adquirida por la líder global del sector, la firma estadounidense Equinix. Poco tiempo después, nos aprobaron para la segunda fase del Pipe y recibimos 500 mil reales para continuar desarrollando la solución RFID.

¿Cómo se dio el cambio de nombre de la empresa a Nexxto?
En 2013 participamos en una competencia que organizaba la Fundación Getulio Vargas con más de mil startups. Quedamos en segundo lugar y nos escogieron como la mejor empresa de tecnología. Los ganadores del premio recibían horas de consultoría con la empresa SP Ventures, administradora del Fondo de Innovación Paulista, con el objetivo de preparar a las startups para recibir inversiones. Al comenzar 2014 visitamos el Valle del Silicio, en California, para aprender más sobre emprendimiento y conocer el ecosistema de IoT. Al regresar de allá pensamos: si ya habíamos tenido éxito con una solución de rastreo de activos, ¿por qué no crear una plataforma de control para monitoreo a distancia de cualquier tipo de variable? Nuestro intercambio con SP Ventures evolucionó y al comienzo de 2015 nos asignaron 3 millones de reales del Fondo de Innovación Paulista. Con ese dinero, le dimos continuidad al negocio en el área de RFID y diversificamos nuestro porfolio construyendo la plataforma Nexxto. Para desvincular la imagen de la empresa de la tecnología RFID, cambiamos su nombre a Nexxto, cuya inspiración es la expresión en inglés next to your things, que quiere decir “cerca de tus cosas”.

¿Qué es la plataforma Nexxto?
Es una solución de IoT destinada a la teledetección en tiempo real. Por medio de pequeños sensores, de un tamaño menor que una caja de fósforos, que funcionan con una batería y se comunican en forma inalámbrica, recabamos diversas informaciones del ambiente, tales como temperatura, humedad y abertura y cierre de puertas. Luego de procesar esos datos, generamos informes para los clientes con la finalidad de aumentar la calidad de sus operaciones, reducir el desperdicio y automatizar rutinas. Realizamos una inversión intensiva en I&D [investigación y desarrollo] para obtener esa solución de IoT.

¿Dónde se aplica esa tecnología?
Se aplica en tres segmentos principales. En el alimenticio, la plataforma monitorea alimentos en heladeras, cámaras frigoríficas y exhibidoras refrigeradas de industrias, empresas de distribución, supermercados y restaurantes. En el rubro salud, realiza el monitoreo de medicamentos y vacunas que necesitan conservarse refrigerados, y en el segmento de facilities se usa para monitorear ambientes críticos. Algunas empresas cuentan con salas técnicas cuyos equipamientos son caros y generan mucho calor. En el caso de que la temperatura del aire acondicionado so sea la adecuada, ellos pueden presentar fallas.

Nexxto Sensores Nexxto: monitoreo de temperatura y humedad para el control de calidad de alimentosNexxto

¿Cuál es la envergadura de Nexxto?
En 2017, nuestra facturación aumentó un 40% y fue de alrededor de 5 millones de reales, pero prefiero no decir el valor exacto. Este año, facturaremos entre 5 y 10 millones de reales. Aparte de Artis, enfocada en dispositivos de datacenters, disponemos de otra solución de RFID denominada Ativis, pensada para la gestión de activos en general. Sumadas, ambas responden por el 60% de los ingresos, mientras que la plataforma Nexxto genera el 40% restante. Tenemos más de 50 clientes, entre ellos el portal UOL, la empresa Danone, la red de farmacias Raia Drogasil, el banco Rabobank t B3 [la antigua Bolsa de Valores de São Paulo]. En el exterior, le proveemos la solución Artis a la Agencia Nacional de Telecomunicaciones de Uruguay y tenemos planes para implementar esa tecnología en todos los datacenters de Equinix en el mundo. Recientemente nos contactó una empresa española que nos propuso representar a la plataforma Nexxto en Europa.

¿Cuál es la importancia de la innovación en la trayectoria de Nexxto?
En nuestras tecnologías usamos el estado del arte y nos apoyamos en las principales metodologías y referencias mundiales al momento de fabricar hardware y software, así como para proyectar la usabilidad de nuestras soluciones. Nuestros productos son innovadores para aquello para lo que están diseñados. Automatizamos procesos que nuestros clientes realizaban en forma manual y logramos reducir los extravíos de equipamientos y las pérdidas de mercaderías.

¿Cómo está estructurado el sector de I&D de la empresa?
El 30% de nuestros recursos los destinamos a I&D. Tenemos seis colaboradores dedicados a esa área, cuatro de ellos con máster y doctorado. Son investigadores graduados en ciencias de la computación y en ingeniería de telecomunicaciones, de computación y de sistemas electrónicos. Somos una empresa pequeña, integrada por 15 personas, y para fin de año seremos más de 20. Esta es una de las características de las empresas de tecnología. Cuando uno desarrolla un producto con alto valor agregado, que funciona bien, no se necesita contar con mucha gente en el equipo. Lo más importante es contar con profesionales capacitados.

¿Qué proyectan para el futuro?
Actualmente tenemos más de 250 mil ítems monitoreados en tiempo real por las soluciones Artis y Ativis, además de 1.500 sensores activos de la plataforma Nexxto. Esta solución es un producto vivo que, para evolucionar, necesita incorporar innovaciones que atiendan a las necesidades de los clientes y del mercado. En nuestro itinerario de desarrollo tenemos pensados nuevos sensores para monitorear otras variables y permanentemente estamos implementando nuevas funcionalidades. Pretendemos ampliar el mercado en el que actuamos e incursionar en otros segmentos.

Republicar