Imprimir Republicar

Nutrición animal

Una dieta a base de pollo y maíz

Estudios señalan que estos dos ingredientes predominan en los alimentos balanceados brasileñas para perros y gatos, en una proporción que no siempre resulta ideal

En promedio, los alimentos para perros, que se analizaron tenían un 60% de nutrientes de origen animal y un 40% de origen vegetal

Léo Ramos Chaves

Los envases de alimentos para perros o gatos suelen exhibir la imagen de ingredientes que, en teoría, son los principales en la composición del producto. Aunque no hay paquetes ilustrados con maíz o subproductos de los frigoríficos de aves de corral, como la harina de vísceras de pollo, estos son los ingredientes que las mascotas brasileñas consumen más, según dos estudios realizados en la USP. La carne vacuna o de pescado, un ingrediente destacado en la comida para gatos, casi no está presente en los alimentos industrializados para estas mascotas, dice el coordinador de investigación, el ingeniero agrónomo Luiz Antônio Martinelli, del Centro de Energía Nuclear de Agricultura (Cena), en el campus de Piracicaba, de la USP.

Uno de los estudios analizó 82 muestras de 25 marcas de alimentos balaceados para perros, secos y húmedos, y encontró que, en promedio, los productos tienen un 60% de nutrientes de origen animal y un 40% de verduras. “El envase muestra una cosa, induciendo al consumidor a pensar en la ‘integridad’ de los ingredientes, pero, en realidad, casi todo se reduce a maíz y pollo”, dice Martinelli. “Esta práctica no es ilegal, porque la legislación brasileña es muy permisiva”. Los resultados del estudio fueron revelados en un artículo científico publicado en PeerJ, el 20 de febrero de este año.

Los envases a veces muestran un bife, pero el alimento puede contener únicamente aromatizantes de carne vacuna, dice Luiz Antonio Martinelli, de Cena-USP

Las conclusiones del segundo trabajo, que determinaba la composición de 52 muestras de 28 marcas de alimentos para gatos, fueron similares. Aunque el porcentaje de proteína animal, esencialmente pollo, detectado en las dietas para gatos ha sido en promedio aún mayor que en los alimentos industrializados para perros, la cantidad de ingredientes de origen vegetal, nuevamente maíz y un poco de soja, fue considerado excesivo por los investigadores. En sólo el 20% de las muestras había menos del 10% del contenido vegetal, rico en carbohidratos. “El perro es un carnívoro flexible y se ha adaptado a un régimen con más verduras a lo largo de la evolución”, dice la bióloga Janaina Leite, una estudiante de maestría del Cena que realizó los análisis sobre las raciones felinas. “Pero el gato es un carnívoro restringido, con menor capacidad para digerir hidratos de carbono. Por lo tanto, algunos autores recomiendan que su dieta esté compuesta, a lo sumo, por un 10% de este ingrediente.”

Incluso en las muestras de alimentos balanceados húmedos para gatos que enfatizaban en la etiqueta la presencia de carne bovina o de pescado, la presencia de los ingredientes de origen animal no pasó del 25%, según el análisis del Cena. El temor de los investigadores es que, a largo plazo, como sugieren algunos estudios, las cantidades exageradas de carbohidratos de maíz provoquen diabetes y problemas renales más frecuentes. Un artículo científico con los resultados detallados del estudio con los alimentos de felinos fue presentado para publicación en una revista científica y está aguardando aprobación.

Para inferir cuáles ingredientes están presentes en los alimentos balanceados y en qué cantidad, el grupo de Martinelli determinó la proporción de dos variantes estables (isótopos) del elemento químico de carbono y dos del nitrógeno que se encuentra en los alimentos industrializados. Cada grupo vegetal y tipo de proteína animal presenta una marca isotópica característica. En el caso de los vegetales, según la proporción de dos isótopos de carbono, el raro y pesado carbono 13 y el liviano y abundante carbono 12, es posible identificar si existen plantas del grupo C3 (soja, arroz y trigo) o del C4 (maíz) en la composición de la comida. Los vegetales se clasifican como C3 o C4 según el tipo de fotosíntesis que realizan. Las plantas absorben gas carbónico y, bajo la luz solar, producen reacciones químicas que generan moléculas de azúcar con tres átomos de carbono (llamados C3) o cuatro carbonos (las C4).

El mercado brasileño de alimentos para mascotas factura alrededor de 20 mil millones de reales por año

Una lógica similar puede seguirse para determinar qué tipos de carne (bovina, porcina, de pollo o de pescado) forman parte de los ingredientes de un alimento balanceado, utilizando sólo dos formas diferentes de nitrógeno, el escaso nitrógeno 15 y el común nitrógeno 14. “Los análisis isotópicos son un método reconocido de estudio de la composición de alimentos y bebidas y también del perfil de la dieta de las poblaciones”, comenta Martinelli, quien ya empleó este enfoque en el estudio de vinos, cervezas y salsa de soja.

El cuidado extremo que se tiene con las mascotas hace que sus dueños le atribuyan un mayor valor a los productos que tendrían ingredientes considerados más nobles por los seres humanos. Según el grupo de Martinelli, incluso las raciones clasificadas como premium, más caras y supuestamente de mejor calidad, que asocian a su producto la presencia de carne vacuna o de pescado, se componen fundamentalmente de pollo y maíz, insumos más baratos en Brasil. “La legislación sugiere que los ingredientes de los alimentos balanceados figuren en la etiqueta en orden decreciente, desde el más abundante hasta el menor, pero esto es sólo una recomendación”, dice Leonardo Galera, estudiante de doctorado de Cena, autor principal del artículo sobre comida para perros. La ausencia obligatoria de este principio en la legislación le abre espacio a la propaganda engañosa, según los autores de la obra. “El envase del alimento puede mostrar la figura de un bife en el paquete y tener únicamente aromatizante o saborizante de carne, sin contener verdaderamente carne”, dice Galera. Sobre el contenido ideal de carbohidratos que los gatos deben o pueden ingerir, aún no existe un consenso.

Según la Asociación Brasileña de la Industria de Productos para Mascotas (Abinpet), todas las marcas bajo su representación siguen rigurosamente la legislación brasileña y cumplen con las normas de la comunidad veterinaria. La mezcla de insumos utilizados en la producción de las dietas sigue las directrices de los estudios internacionales, afirma el principal líder de la entidad. “De hecho, entre las proteínas animales, el pollo es predominante, y el maíz es el más utilizado entre las materias primas vegetales”, dice en un comunicado José Edson Galvão de França, presidente ejecutivo de la entidad. “Los alimentos industrializados para perros y gatos deben contener entre el 30% y el 60% de los ingredientes de origen animal, y entre el 40% al 57% de vegetales. Finalmente, entre el 3% y el 10% de su composición debe ser de ingredientes de origen mineral, vitaminas o aditivos.”

Léo Ramos Chaves Según el estudio, la mayoría de las muestras de alimentos para gatos tenían una cantidad excesiva de carbohidratos de maízLéo Ramos Chaves

Composición cualitativa
Las normas vigentes de etiquetado de raciones en Brasil, figuran en la instrucción normativa nº 30, del 5 de agosto de 2009, del Ministerio de Agricultura. El documento, que posteriormente recibió modificaciones, enumera únicamente el requisito de especificar la composición “cualitativa” básica de los productos, sin especificar su cantidad. “Con respecto al etiquetado, es obligatorio que los fabricantes le ofrezcan claridad al consumidor sobre los ingredientes contenidos en cada producto”, dice França. “Sobre los envases y la estrategia de marketing, siempre y cuando sigan las leyes y las mejores prácticas, cada fabricante puede llamar la atención sobre los aspectos diferenciales de sus productos y decidir cómo comunicárselos al consumidor.” El artículo 43 de la instrucción normativa establece que las fotos e inscripciones en el envase del producto no deben “inducir al consumidor a la idea errónea, error, confusión, falsa comprensión o engaño, incluso por omisión”, sobre su composición y calidad.

Los investigadores de Cena no revelaron los nombres de las marcas de raciones que fueron analizadas. El objetivo inicial del trabajo era obtener una visión general de los productos en el mercado brasileño, donde hay alrededor de 130 millones de mascotas, entre perros, gatos, peces y aves. Sin embargo, están reuniendo una muestra más amplia de los productos disponibles en el sector nacional de raciones, que facturan más de 20 mil millones de reales al año, para la realización futura de análisis en marcas individuales. También prevén pruebas que simulen la capacidad de digerir raciones. “No basta con que el alimento contenga un cierto ingrediente de origen animal si su digestibilidad es baja”, dice el ingeniero agrónomo Adibe Luiz Abdalla Filho, otro autor del estudio, quien está realizando una pasantía postdoctoral en Cena.

Artículo científico
Galera, L. A. et al. Carbon and nitrogen isotopic composition of commercial dog food in Brazil. PeerJ. 22 fev, 2019.

Republicar