Imprimir Republicar

Energía

Miles de paneles solares en el embalse de Sobradinho

Sujetos al fondo mediante cables, los paneles aprovechan la línea de distribución de la central hidroeléctrica

Saulo Cruz/ MME

La Compañía Hidroeléctrica del Río São Francisco (Chesf) instaló 7.300 módulos de placas solares en un área de 10 mil metros cuadrados en el embalse de la Central Hidroeléctrica de Sobradinho, sobre el río São Francisco, en el estado de Bahía. Estos aparatos tienen capacidad para generar un pico de 1 megavatio (MWp) a partir de diciembre de 2018. Hasta ahora, sistemas similares solo se habían montado en tierra. Esta plataforma flotante está sujeta al fondo del depósito mediante cables y también se instalarán contenedores para convertir la energía de corriente continua en corriente alterna, adecuada para su envío a las líneas de transmisión de la planta. Se cree que el nuevo sistema flotante fotovoltaico refrigerado por agua y viento es más efectivo que las placas montadas en tierra, que pierden eficiencia con el fuerte calor. Los efectos de la producción de energía sobre la fauna del río aún son inciertos. Con un costo estimado de 56 millones de reales, la nueva planta solar estaría terminada en el segundo semestre de 2019, con la instalación de otras 42.7 mil placas en la zona y la expansión de la capacidad de generación de energía a 4 MWp, suficiente como para asegurar el suministro de energía para 20 mil viviendas. Con este proyecto, Chesf pretende hacer que las plantas flotantes sean factibles en términos técnicos, económicos y ambientales. Si funcionan, podrían aplicarse a otros embalses o incluso a ríos de superficie amplia, como los de la Amazonia y del centro-oeste de Brasil, evitando la expropiación de tierras y reduciendo las pérdidas de energía.

Republicar