Imprimir Republicar

Tecnociencia

El acto de cocinar indujo la evolución del cerebro

Las especies necesitaron escoger entre ganar masa corporal o aumentar la cantidad de neuronas

WIKIPEDIA

La dieta de los gorilas no puede sostener al mismo tiempo un cuerpo y un cerebro grandesWIKIPEDIA

Los seres humanos son los primates con el mayor cerebro y la mayor cantidad de neuronas, a pesar de que nuestros cuerpos no sean tan voluminosos como los de los gorilas, por ejemplo. ¿Por qué la evolución de los grandes simios no se orientó hacia un aumento en el tamaño de sus cerebros? La respuesta podría encontrarse en una modificación de la dieta, según sostienen las neurocientíficas Suzana Herculano-Houzel y Karina Fonseca-Azevedo, ambas de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ).

Sabiendo que el gasto energético de un cerebro es directamente proporcional a su cantidad de neuronas, las investigadoras calcularon el número máximo de neuronas que 17 especies de primates son capaces de mantener mediante la energía suministrada por una dieta de alimentos crudos (PNAS, 23 de octubre). Descubrieron que la cantidad de horas disponibles para alimentarse y el bajo aporte calórico de la comida cruda imponen severos límites al desarrollo del cuerpo y del cerebro de los animales.

Parece ser que en el transcurso de la evolución, las especies necesitaron escoger entre ganar masa corporal o aumentar la cantidad de neuronas. Una especie como el Homo sapiens precisaría dedicar más de nueve horas diarias a su alimentación si consumiera alimentos crudos para mantener el funcionamiento del cerebro. Este obstáculo habría sido superado cuando nuestro ancestro, el Homo erectus, descubrió el fuego.

Los alimentos cocidos son más fáciles de digerir, y así aportan más calorías que los crudos. Al contar con más energía y más tiempo libre para las actividades sociales, la evolución habría favorecido el aumento de la cantidad de neuronas.

Republicar