guia do novo coronavirus
Imprimir Republicar

Difusión

A la luz de la ciencia

La Unicamp convocó a 12 mil personas en el marco de la 60ª Reunión Anual de la SBPC

eduardo cesarDurante el transcurso de una soleada semana de julio, 12 mil personas se reunieron en Campinas para participar de un maratón científico que debatió temas estratégicos para el desarrollo nacional, tales como el futuro del etanol y los desafíos de la innovación. La 60ª Reunión Anual de la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia (SBPC) se realizó del 13 al 18 de julio en la misma ciudad que albergó, en el año 1949, la primera edición de lo que se consagraría como el mayor encuentro científico de Latinoamérica. Así como el encuentro de hace 59 años tuvo lugar en el Instituto Agronómico (IAC), el campus de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp) fue el escenario de la reunión de 2008, que contó con 7 asambleas, 80 conferencias, 55 mesas redondas, 7 sesiones especiales, 71 simposios y 43 minicursos. Según evalúa el presidente de la SBPC, Marco Antonio Raupp, uno de los logros de la reunión fue la discusión por núcleos temáticos, tales como etanol de caña de azúcar; conocimiento, desarrollo e innovación tecnológica; calentamiento global; biodiversidad y conservación; experimentos con animales en laboratorio; investigación científica y legislación brasileña; educación para la ciencia en la enseñanza básica y salud pública: enfermedades endémicas, entre otros.

De las 12 mil personas que asistieron al evento, 6.264 se hallaban oficialmente inscriptas en la programación científica. De ese total, 2.020 eran del estado de São Paulo. En segundo lugar había 375 asistentes del estado de Pará, que fue sede de la reunión de la SBPC en el año 2007; seguido por Minas Gerais, con 368 inscriptos. El público pudo circular por unas instalaciones que exhibían más de 3 mil pósteres con trabajos de jóvenes investigadores y estudiantes de iniciación científica, además de una Feria del Libro, con stands de 25 editoras, y la Exposición de Tecnología y ciencia (ExpoT&C), que contó con la presencia de más de 60 expositores. El stand de la FAPESP de la ExpoT&C presentó al público las principales áreas de actuación, programas y proyectos apoyados por la Fundación.

El núcleo temático “Etanol de caña de azúcar” fue uno de los que más atrajo la atención, con charlas, conferencias y mesas redondas sobre varios aspectos de los biocombustibles, animadas por nombres como el del botánico Marcos Buckeridge (USP) e Isaías Macedo y Cylon Gonçalves da Silva (Unicamp), entre otros. También tuvieron gran concurrencia los eventos del núcleo temático sobre el calentamiento global, entre los cuales, la conferencia del meteorólogo Carlos Nobre, del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe) y miembro del Panel Intergubernamental sobre Cambios Climáticos (IPCC) de la ONU. El presidente del Inpe, Gilberto Câmara, se desahogó explicando los sistemas de monitoreo del desmonte de la Amazonia, que reflejaron un aumento de las áreas desbastadas durante este año -y fueron puestos en duda por las autoridades. Câmara afirma que el tiempo le dará la razón al Inpe. “La relación entre poder y ciencia es muy interesante”, afirmó. “No se trata de una relación pareja, pero la desigualdad varía con el tiempo. En el corto plazo, el poder cuenta con la capacidad de perjudicar a la ciencia. A largo plazo, sin embargo, la ciencia es más fuerte. La verdad sale a la luz y no siempre es agradable para quien intentó perjudicar a la investigación científica”. Las trabas para el desarrollo de la ciencia también fueron objeto de discusión.

La necesidad de crear una legislación que regule la experimentación científica con animales fue discutida en diversas charlas y debates. La disminución del interés de los jóvenes brasileños por las carreras de informática animó un panel de debate intitulado “El futuro de la computación y la robótica”. Desde el año 2004 se registra un declive en la curva del número de alumnos de grado, maestrías y doctorados y en el total de alumnos en las áreas de robótica, ingeniería de software y microelectrónica. La única excepción la constituye el doctorado en microelectrónica, donde los números no sufrieron alteración. Eso, no obstante el crecimiento de la producción científica nacional en cuanto a tecnología de la información. Según Dante Barone, secretario de la SBPC, el carácter teórico de los currícula es un factor desmotivador para los alumnos. “Los contenidos de las facultades no siempre contemplan, en las cátedras oficiales, cursos de diseño web y lenguajes específicos, lo cual también contribuye para apartar a los alumnos”, opina.

Aliado
Dos ministros de Estado estuvieron presentes en el encuentro. Carlos Minc, de Medio Ambiente, expuso los principales proyectos de su cartera y admitió que existe exageración en las exigencias planteadas por el Ibama (el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables) para permitir el ingreso de los investigadores en las reservas ambientales. “La actividad científica no puede ser vista como nuestro adversario. Desde mi punto de vista, ella es nuestro principal aliado”, dijo. El ministro de Ciencia y Tecnología, Sérgio Rezende, anunció la adquisición de un superordenador para simulaciones avanzadas de los cambios climáticos globales. El sistema, que será adquirido mediante una colaboración entre la Financiadora de Estudios y Proyectos (Finep) y la FAPESP, se instalará en el Centro de Pronóstico del Tiempo y Estudios Climáticos (CPTEC), en la ciudad de Cachoeira Paulista, en la región de Vale do Paraíba (lea más en la página 31). Rezende también anunció la creación de 50 Institutos Nacionales de Investigación durante los próximos tres años, que sustituirán a los Institutos del Milenio del Consejo Nacional para el Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq). Según Rezende, se encuentra prevista una inversión de 270 millones de reales hasta 2010, financiados por el CNPq y la Finep. Se seleccionarán hasta 30 institutos por pliego para actuar en las siguientes áreas estratégicas: biotecnología y nanotecnología; tecnología de la información y comunicación; insumos para la salud; biocombustibles; energías renovables; petróleo; agronegocios; biodiversidad y recursos naturales; meteorología y cambios climáticos; programa espacial; programa nuclear; y defensa nacional. Otros 20 institutos trabajarán en temas generados bajo demanda. De acuerdo con Rezende, la iniciativa representa una fase de transición en el sistema de fomento federal para ciencia y tecnología. “Los Institutos del Milenio lograron excelentes resultados, pero cuentan con recursos muy limitados. Los Institutos Nacionales van a reemplazarlos con mayor sustentabilidad”, confió Rezende a la Agencia FAPESP.

Durante la clausura del evento, el rector de la Unicamp, José Tadeu Jorge, alabó la calidad de los debates y dijo sentirse orgulloso por la posibilidad que tuvo la universidad de albergar a la principal reunión científica brasileña. El gobernador de Amazonas, Eduardo Braga, participó de la clausura del evento con una charla sobre el sistema de ciencia y tecnología montado exitosamente en Amazonas. “Sin la tecnología no sería posible implementar el desarrollo necesario para vencer los desafíos de la Amazonia brasileña”, dijo Braga, al convocar a la comunidad científica para asistir a la 61ª reunión, que tendrá lugar en la ciudad de Manaos, en julio de 2009.

Republicar