Imprimir Republicar

Carta de la editora | 127

Ciencia, cine y celebraciones

Es común en cada campaña política una cierta controversia en cuanto a las encuestas electorales y el desempeño de los institutos que la realizan. ¿Se puede confiar en esas encuestas? ¿Sus resultados tienen influjo sobre los medios? ¿Crean tendencias en el electorado? ¿Qué tienen para decir los analistas políticos y otros estudiosos de las llamadas humanidades acerca de esos sondeos, con sólida base estadística que entraron de lleno en el proceso político brasileño desde la redemocratización de los años 1980? Fue exactamente eso lo que el editor de humanidades, Carlos Haag, intentó investigar, consultando estudios académicos y entrevistando a sus autores, para ofrecer a los lectores de la revista Pesquisa FAPESP una visión  completa y abarcativa sobre lo que representan las encuestas para el presente de la política, cómo y por qué ellas funcionan, sin olvidar hacer una breve reseña sobre su historial. Vale la pena dar crédito, repasando el texto que se expone, el cual sustenta esa saltarina danza de números que los medios nos presentan a intervalos de tiempo cada vez menores a lo largo de la campaña, hasta la víspera de la elección.

En un campo transitorio entre las ciencias humanísticas y las biológicas, quiero destacar el artículo revelador del editor especial Marcos Pivetta sobre un mega estudio del potencial pesquero de la costa brasileña, patrocinado por el gobierno federal, y cuyos resultados figuran en una publicación presentada por esos días. La noticia no muy alentadora que trae, es que no abundan los peces en el litoral nacional, debido a sus aguas cálidas y pobres en alimentos para estos animales. Pero, como contrapartida a la escasez de recursos, parte de ellos es muy valiosa y, de esa forma, la pesca nacional puede crecer en términos cualitativos.

En esa misma zona fronteriza entre humanidades y biología, merece registrarse aquí el sensible relato que el editor de ciencia, Carlos Fioravanti, junto con Mariana Martinez Estens, periodista del diario Frontera, de Tijuana, México, hace sobre la propagación en gran escala de virus y bacterias a través de la gran frontera que separa a México de Estados Unidos y la consecuente explosión de enfermedades de todo tipo, facilitada por las precarias condiciones de vida de la región, de un sofocante dramatismo, tenga éste el carácter de temporal o permanente.

En tecnología, el editor Marcos de Oliveira detalla el inicio de las actividades de una de las más significativas sociedades firmadas en este país entre instituciones científicas y una empresa en este caso Petrobras. Nada menos que 76 instituciones en 17 estados brasileños van a recibir el total de 1.000 millones de reales, en el período de tres años, para desarrollar proyectos de investigación cuya premisa es el aumento de la producción brasileña de petróleo y gas y el desarrollo de un gran número de nuevas formas de energía.

El destacar dentro del trabajo colectivo una pequeña pieza firmada justamente por quien está realizando la evaluación de ese trabajo puede ser abrumador. Pero no es ese el caso de la entrevista que Fernando Birri me concedió. Vale la pena vencer ese constreñimiento a cuenta de sus palabras, de su fantástica visión de futuro a los 80 años, y del tamaño de su obra en la construcción del cine en Latinoamérica, ya sea realizando películas, creando escuelas de cine o examinando teóricamente, con gran argucia y originalidad, los caminos de esa expresión cultural tan insistente y persistente en nuestro continente.

Y, finalmente, lo que más quería resaltar desde el comienzo de este texto: Pesquisa FAPESP, compitiendo con muchas de las grandes cadenas nacionales, conquistó el primero y segundo lugar del Premio de Reportaje sobre Biodiversidad del Bosque Atlántico, en la categoría periodismo impreso. Los reportajes ganadores fueron los de Alessandra Pereira y Carlos Fioravanti. Ellos se completan con otras noticias que podrían sugerir que estamos entonando loas hacia nosotros mismos. Pero no se trata de eso. Se trata de celebrar buenas noticias y el reconocimiento de que hemos tenido aciertos en un trabajo que este equipo se empeña en hacer bien porque adora hacerlo. ¡Punto por punto!

Republicar