guia do novo coronavirus
Imprimir Republish

Memoria

De la botica al aula

La Primera Escuela de Farmacia de las Américas fue creada hace 165 años en la localidad de Ouro Preto (Minas Gerais)

Hubo un tiempo durante la primera mitad del siglo XIX en que los médicos no gozaban de buena reputación entre la población del interior del Brasil. Los boticarios, herederos de los raiceros [raizeiros: curanderos], conocedores de plantas y de sortilegios diversos, les caían más en simpatía a los habitantes de las provincias. La pésima situación de la enseñanza y la mala calificación de los profesionales de la salud tampoco ayudaban a que los médicos fuesen más eficientes en la provincia de Minas Gerais, una de las más importantes del país.

De allí la decisión de la Asamblea Provincial en el sentido de aprobar una ley el 4 de abril de 1839 que creaba dos Escuelas de Farmacia ?una con sede en Ouro Preto y otra en São João Del Rei? con una especificación importante: “… en dichas escuelas se enseñará la farmacia y la materia médica, especialmente la brasileña”. La escuela de São João Del Rei no prosperó. Pero la de Ouro Preto se convirtió en la primera de ese género en las Américas en contar con una enseñanza desvinculada de las facultades de medicina ?antes la farmacia era tan solo un apéndice de las carreras médicas.

La organización inicial de la facultad afrontó dificultades durante los primeros años, debido a la falta de recursos para pagarles a sus dos profesores concursados, Calixto José Arieira y Manoel José Cabral, que a su vez eran también los propietarios de farmacias de la ciudad. Interesados en la enseñanza y en la formación de buenos profesionales, ambos docentes trabajaron durante muchos años sin percibir haberes de parte del gobierno. Pero una vez superados estos obstáculos, la Escuela de Farmacia se transformó en un importante centro de enseñanza en el siglo XIX, que atraía hacia sí a estudiantes de distintas partes del país.

Y tenía un carácter democrático poco común a la época, pues recibía a alumnos negros, mucho antes de la Abolición de la Esclavitud. En 1891 arribó a la ciudad el botánico alemán Wilhelm Schwacke, que había sido nombrado a la sazón director de la escuela. “Schwacke dio inicio a las investigaciones en el área de botánica sistemática e comenzó con la tradición de realizar expediciones periódicas con los alumnos a distintas zonas de Minas Gerais para estudiar la flora de cada región”, cuenta Victor Vieira de Godoy, profesor de la escuela y estudioso de su historia.

Este trabajo redundó en la creación de un herbario en 1892, ampliado conla colaboración de otros botánicos, y que cuenta hoy en día por con unas 32 mil piezas, constituyendo así un importante registro de la flora de una región devastada por la actividad predatoria de la minería. En 1969 la Escuela de Farmacia se incorporó a la Universidad Federal de Ouro Preto y actualmente brega por la construcción de un Centro de Memoria de la Farmacia.

Republish