guia do novo coronavirus
Imprimir Republicar

Ingeniería

Economía en los tomacorrientes

Surge de una alternativa para reducir el consumo de energía con los aparatos electrónicos en modo de espera

EDUARDO CESARPequeños puntos luminosos de color en televisores, DVD’s y otros aparatos electrónicos indican que estos aparatos se encuentran en modo de espera o stand-by, listos para accionarse con un simple comando del control remoto. Resulta una comodidad incuestionable, pero que puede representar a fin de mes alrededor de 15% del valor de la factura de energía eléctrica residencial, considerando que los brasileños consumen en promedio alrededor de 200 kilovatios-hora (kWh). Para reducir ese gasto sin necesitar desconectar los enchufes del tomacorriente, un grupo de investigadores vinculados con la empresa GT Gestión y Tecnología, instalada en el Programa Municipal de Incubación Avanzada de Empresas de Base Tecnológica (Prointec) de Santa Rita do Sapucaí, en Minas Gerais, también conocida como Valle de la Electrónica, desarrolló un aparato denominado Ecoenergy, que economiza hasta un 95% del consumo en stand-by y un 15% en la factura de energía. “El consumo de un televisor y de un receptor de TV satelital conectados en modo de espera es de alrededor de 10 vatios por hora”, dice Jorge Henrique de Oliveira Sales, investigador del Instituto de Física Teórica (IFT) de la Universidad Estadual Paulista (Unesp), coordinador del proyecto y colaborador de GT. “Cuando esos aparatos son conectados al Ecoenergy, el consumo energético en modo de espera queda en alrededor de 0,5 watts por hora, lo cual representa un ahorro del 95% en ese tipo de consumo”.

Esa disminución sustancial se debe al circuito del aparato, desarrollado para tener un bajísimo consumo y alta eficiencia. “Utilizamos controladores y circuitos que cuando no se encuentran activos consumen corrientes del orden de los microamperes, manteniendo sólo lo necesario para la operación del control remoto”, explica Sales, responsable de la parte teórica del proyecto. Dos ingenieros de desarrollo de GT, Frederico Farias Ferrão y Rodrigo Gaigher, también participaron de la investigación, iniciada en enero de 2008. En octubre del año pasado, el proyecto fue aprobado en un informe de la Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de Minas Gerais (Fapemig), dirigido para el desarrollo de innovaciones electrónicas en la ciudad de Santa Rita do Sapucaí.

Desconexión programada
El Ecoenergy fue concebido para ser un dispositivo simple. El enchufe del cable de alimentación del aparato electrónico debe conectarse en el Ecoenergy y éste, a su vez, conectado al tomacorriente. El aparato también puede contar con dos clavijas, si el consumidor desea conectar al mismo tiempo un televisor y un receptor de TV por cable, por ejemplo. El dispositivo posee un control remoto, que desconecta y conecta automáticamente todos los aparatos, sin necesidad de desenchufar y enchufar en el tomacorriente nuevamente. Un temporizador o timer permite desconectar los aparatos en cuatro horarios programados cada 15 minutos. En el tiempo predeterminado, todos los aparatos son efectivamente desconectados, mientras en el modo stand-by continúan consumiendo energía. El Ecoenergy posee un diodo emisor de luz (LED) de color rojo que sólo parpadea cuando el control remoto o el timer son accionados, contribuyendo a una máxima reducción del consumo de energía.

La empresa, que ya depositó el pedido de patente en el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI), planea sacar el producto al mercado en septiembre de este año. “El precio final aún no está pactado, pero según nuestros cálculos, el equipamiento más simple, con una conexión, será vendido en alrededor de 60 reales, incluyendo impuestos”, dice el ingeniero Frederico Ferrão. “En seis meses, el consumidor conseguirá amortizar el aparato con el dinero que dejó de gastar en la factura de energía”. Actualmente los investigadores se dedican al desarrollo de un control general para los equipos electrónicos, en el marco un proyecto apoyado por la Fapemig. “Desde un único comando instalado en el hogar, será posible controlar varios aparatos”, dice Ferrão.

Entre los principales responsables del alto consumo de energía eléctrica en el modo stand-by se encuentran los receptores de TV por cable o satelitales. Una investigación llevada a cabo durante el año pasado por el Instituto Brasileño de Defensa del Consumidor (Idec) con siete empresas de productos electrónicos y cuatro empresas de TV satelital, apuntó un consumo entre 6,5 y 14 vatios (W) por hora de los conversores de TV en modo stand-by. Las pequeñas cajas consumen prácticamente la misma energía cuando están conectadas o en modo de espera. Sólo apagan la lucecita cuando el enchufe es retirado del tomacorriente, ya que no poseen botones que las apaguen por completo. En promedio, un conversor de TV satelital consume 9,2 W en stand-by y 11,5 W cuando se encuentra funcionando. El instituto realizó una simulación del consumo de energía promedio de los conversores considerando cuatro horas diarias de uso. Mediante este cálculo, el consumo de energía en el modo de espera será de 6,9 kWh mensual por conversor. “Ese alto consumo proviene del modo de funcionamiento del circuito del receptor, que aun en stand-by permanece conectado para poder acceder a la programación del TV o para recibir la señal de transmisión”, dice Sales. La investigación del Idec reveló también que los aparatos de DVD, por ejemplo, consumen mayor cantidad de energía mensual en modo stand-by (0,67 kWh) de lo que lo hacen en funcionamiento (0,51 kWh) durante dos horas diarias. En tanto, los televisores sí consumen más cuando están encendidos que en modo de espera. Un TV de LCD consume mensualmente 26,57 kWh y en stand-by 0,29 kWh, tomando como base un promedio de utilización de cuatro horas diarias. No obstante, los antiguos televisores de tubo, consumen alrededor de 3 kWh por mes en el modo de espera.

“El cálculo según el cual los aparatos en modo de espera pueden representar hasta 15% del total en la factura de luz a fin de mes se realizó tomando como parámetro una casa en la que habitan dos personas, que poseen un televisor convencional de tubo, un receptor de TV por cable o satelital, un aparato de DVD o videocasette y un microondas”, dice Ferrão. El número de personas es importante para el cálculo final de la factura de luz, ya que en el caso de haber muchos habitantes en la misma residencia, el porcentaje del modo de espera puede variar en función del consumo de energía de la ducha eléctrica. El microondas también es responsable de un gran derroche de energía en el modo de espera. “Sólo para mantener algunas programaciones, tales como el reloj y el teclado digital, el microondas queda con todo el circuito del display conectado, lo cual representa un consumo del 30%, en promedio, de la energía que utiliza mensualmente para cocinar o calentar alimentos”, dice Sales.

El Proyecto
Una central para la economía de energía, automatización y control residencial; Modalidad Apoyo a las Innovaciones en Empresas de Índole Productiva Local de Electrodomésticos; Coordinador Jorge Henrique de Oliveira Sales – GT Gestión y Tecnología; Inversión R$ 130.610,00 (Fapemig)

Republicar